Publicado en: 9 diciembre, 2015

Escritos inconformistas (I)

Por Patrocinio Navarro Valero

Una serie de conceptos y análisis que se expondrán sucesivamente pretenden acercar al lector a una visión holística del mundo en que vivimos. Una visión holística debe superar los estrechos marcos fragmentados y enfrentados entre sí a que nos quieren conducir el Poder y sus acólitos.

 I

Hacia una visión holística

Una serie de conceptos y análisis que se expondrán sucesivamente pretenden acercar al lector a una visión holística del mundo en que vivimos. Una visión holística debe superar los estrechos marcos fragmentados y enfrentados entre sí a que nos quieren conducir el Poder y sus acólitos en todos los frentes, desde el educativo al informativo; desde los púlpitos de sus decadentes iglesias y parlamentos a los juegos de rol de las elecciones para elegir a quienes deben apuntalar todo eso para evitar que se derrumbe.

Una visión holística pretende incluir y no excluir, unir y no fragmentar la realidad en compartimentos estancos como pueden ser política, economía, ciencia, cultura, ecología, educación, religión y otros pensados para dividir, separar y ejercer de pensamientos dominantes sobre conciencias dominadas por ejércitos de servidores de la fragmentación, la explotación de unos por otros, las desigualdades sin límite, y el atontamiento colectivo para ejercer alguna clase de poder.Porque el deseo de poder sobre otros es una vieja enfermedad milenaria que no hemos conseguido erradicar de nuestras vidas como agentes o como pacientes o impacientes sufridores.

Una visión holística trata de huir de dogmas políticos o de otro tipo y de incluir la conciencia como elemento de transformación y fuerza impulsora para cambios profundos, pues sin evolución de la conciencia crítica, ética y cooperativa, inclusiva y no excluyente , no es posible avance social profundo, sino pequeñas mejoras parceladas y superficiales que nunca terminan de afianzarse.Mejoras siempre expuestas ,por lo demás, a los diversos avatares relacionados con las leyes del mercado y a las emanadas de las presiones políticas de grupos de intereses concretos con cada vez mayor poder en los Parlamentos. A nadie se le escapa esto. A nadie se le escapa ya que los Parlamentos son hoy rehenes de los grandes intereses financieros y diversas multinacionales.Y a nadie se le escapa que estamos a las puertas de grandes cambios y a la vez de grandes desastres.

A todos estos asuntos trataremos de ir acercándonos en sucesivos capítulos si el lector tiene paciencia, tiempo o ganas.

Comenzaremos por mencionar tres graves amenazas sobre nuestras vidas.

TTIP

Nos faltaba el Tratado de Libre Comercio entre Europa y EEUU elaborado en secreto y con alevosía buscando el control absoluto sobre nuestros recursos personales y los del medio ambiente y no por último el tenernos asustados, controlados a cualquier nivel- incluido el pensamiento y la conciencia- recortados derechos y libertades y empobrecidos.Estos son los verdaderos propósitos del capitalismo,bajo la bandera ahora del TTIP, de su llamado nuevo orden mundial, que nada tiene de nuevo, excepto que se ha quitado la máscara de su fanatismo economico y su radicalismo antisocial.

Una grave amenaza se cierne sobre nosotros con este ignominioso Tratado, mientras la mayoría der la gente, con sus partidos políticos y sindicatos a la cabeza,anda empeñada en solucionar asuntos domésticos de mucha menor importancia que vienen a servir de cortina de humo para impedir ver lo que hay tras todo eso. Y lo que hay tras todo eso, precisamente, es lo que nos va a ocupar en las páginas que se ofrecen en sucesivas entregas.

CAMBIO DE CLIMA

Al mismo tiempo nos hallamos ante un serio cambio climático producido por la falta de control gubernamental sobre los emisores de todo tipo de venenos con el apoyo de millones de ciudadanos ignorantes que mientras se encogen de hombros, o se resignan pasivamente a lo peor que pueda pasar, colaboran con la destrucción de sus propias condiciones de vida por su forma de actuar antiecológica, individualista y egocéntrica que coinciden con la filosofía de los poderosos: “ Después de mí, el diluvio”.

A algunos puede resultar novedoso y un punto extravagante afirmar que la falta de control de los gobiernos sobre ricos contaminadores no es la única causa. Debemos considerar que nuestros pensamientos son energía electromagnética con carga emocional que interactúa con la energía electromagnética natural del Planeta. Y a nadie debería sorprender que la carga electromagnética del colectivo humano influya en el electromagnetismo de la Tierra, y por tanto sobre los polos, que han comenzado a invertir su polaridad, y sobre el cambio climático.Si nuestros pensamientos colectivos son emisores despolarizadosmpor prevalecer en ellos energías negativas como el odio, el miedo, y semejantes, ¿ qué tiene de extraño la despolarización electromagnética del Globo? Como vemos, no todo es cuestión de gases de efecto invernadero, de los que cada uno, por cierto, también es responsable en una u otra medida por el engranaje de mundo que hemos creado.

LAS GUERRAS DEL TERROR

El nuevo Diluvio es el de las bombas que no cesan

La causa aparente es detener al terrorismo. Pero ¿ Por qué el terrorismo? ¿ Qué hay en la mente de un terrorista que le conduce a la forma más extrema de locura que conocemos, que es el suicidio para asesinar a otros? ¿Solo ideas? ¿ Solo fanatismo religioso o político? ¿ solo odio infinito? ¿ revanchismo absoluto? ¿ Todo eso a la vez y algo más? Es dificil imaginar para nosotros el papel que cada uno de esos elementos juega a la hora de que alguien se coloque un cinturón con explosivos o ametralle a quienes se le pongan por delante. Lo que sí sabemos, ahora que el terrorismo de Oriente Medio hace daño en Europa y lleva de cabeza a los gobiernos, es que tiene una relación directa con la política agresiva de esos mismos gobiernos europeos durante años. ¿ Existiría el terrorismo sin el colonialismo, el neocolonialismo y las guerras que allí se han ido montando con diversos argumentos? ¿ Existiría si las naciones de occidente hubiesen exportado el bien en todas las formas posibles ( economìa, justicia, libertades, progreso ideológico, ejemplo moral) en lugar de la muerte en todas las maneras imaginables? No se trata de justificar el terrrorismo,que no tiene justificación alguna para una persona decente, sino de intentar explicar por qué es posibleen este momento y a esta escala. Y no podemos olvidar que si la filosofìa de muchos terroristas es la Ley del Talión, para los gobiernos occidentales que envían drones asesinos o tropas, solo existen las leyes del mercado. Del mercado de armas, del mercado del petróleo… Del todopoderoso Mercado. Unos matan por sentimientos y se suicidan para matar. Todo eso es personal. Estos otros lo hacen simplemente por negocios. Nada personal. Estos no matan por odio, lo hacen por cálculo. Lo primero es detestable, impropio de una conciencia sana, y todos deberiamos rechazar semejante barbarie. Lo segundo, es simplemente vil, carece de justificación alguna, es igualmente impropio de gentes de conciencias sanas y todos deberiamos rechazar también esa forma de barbarie, que es la guerra, donde mueren a diario más personas como usted y como yo, que nada tienen que ver, que soldados en campaña. Entre tanto, quienes dan las órdenes nunca están expuestos ni tan siquiera a los terroristas, y solo buscan popularidad, riquezas, y quitarse de enmedio, entre otros, stocks de de armas y equipos para poder seguir fabricando más y más de lo mismo.

Cabe preguntarse…

Cabe preguntarse si no estamos al borde de un tremendo abismo o si ya se está en caída libre. Cabe preguntarse si tantos siglos de supuesta civilización han servido para algo en oriente o en occidente. Cabe preguntarae también, a la vista del elevado número de personas que en todo el mundo se oponen a toda forma de barbarie, si al haber tocado fondo como humanidad no hemos ya iniciado el proceso de vuelta atrás. Muchos apostamos por el amor, que es la paz, la creatividad, el reparto de las riquezas, el amor a los animales, el crecimiento cero y la economía racional en armonia con las leyes natrurales. Porque si la Naturaleza funciona con leyes que armonizan el conjunto para garantizar la supervivencia de sus especies, entre las que nos hallamos, ¿hemos de oponernos nosotros, que precisamente formamos parte de ella?

Oponerse es irracional y además es imposible, pero quienes tienen mayor poder , son los más irracionales y los que más se oponen, aunque sea inútilmente a medio plazo. Ellos dirigen nuestras sociedades tecnológicas, tan ricos y poderosos como soberbios, violentos, inconscientes y egocéntricos.Y llegado a este punto, aún cabe preguntarse: ¿ estamos libres de algo de todo eso los ciudadanos de a pie? Y todavía una segunda: ¿estamos dispuestos a eliminar de nuestras vidas lo que se asemeja a aquellos que buscan dominarnos desde esos mismos supuestos? Incómodas cuestiones, incómodas preguntas, sí, pero ¿ necesarias?

-->
COLABORA CON KAOS