Es muy fácil de entender. Es muy difícil de aceptar

¿Que qué cómo qué que cómo me volví loco que por qué? Pues porque la Autoridad del Gobierno está cada vez más y más deslegitimada. ¿Qué es la legitimidad? La legitimidad de un Sistema es la que hace que cuando el policía detiene al insurgente, el pueblo lo vea bien y piense “se lo merece”. Pues enteraos: ya hay mucha gente que ya ve mal la violencia del Estado. La gente no es tonta y contempla la diferencia de trato que hay entre Fabra y Urdangarín, en comparación con la desahuciada y el parado. Y en el interior de las tripas humanas, el sentimiento de honor ofendido va abriéndose paso. 

Y vienen los palos. El Parlamento se ve obligado a legislar con más y más dureza contra los dominados…, y es porque tiene miedo, percibe la rebelión, y entonces, ¡zas! ¡nos golpea! Y cada golpe que nos propina, muestra más y más lo que es la verdadera naturaleza de esto que llamamos Estado del Bienestar: desigualdad, explotación, opresión y miseria que se asientan en cárceles, policías, jueces y militares. El Poder ha dejado de ser invisible ante la multitud, muestra su verdadera naturaleza: es un cabrón con escopeta. A partir de este momento perceptivo, cada porrazo que sacuda un policía, cada detención arbitraria, cada sanción administrativa, cada preso gubernativo por luchar contra la injusticia, va a tener como efecto inmediato crear lo que la prensa llama pomposamente “antisistemas”. Así que, poco a poco, cada vez que aparezca un juez, un empresario, un político, un rey, un policía… El dominado pensará torvamente: “Hijo de de la Grandísima Puta”, con perdón de las putas, que son completamente inocentes y buenas.

¿Que es lo que le encantaría al Poder? Enfrentarse a otro poder tan brutal, violento y letal como él, que sea su caricatura. No caigas en esa trampa, porque por esa vía tendrás más de lo mismo, ganes o pierdas.

¿Que otra cosa le gustaría muchísimo? Que emplees los recursos que te ofrece: elecciones, cargos, subvenciones… Y que te pongas a su servicio. Ten un poco de dignidad, caramba, que a estas alturas ya está más que visto lo que da de sí el Estado y el Capitalismo.

¿Cuál es la salida a esta situación de crisis, a este cúmulo de infamias cotidiano, a esta caída cuesta abajo? La única salida sincera y realista es el anarquismo: Rechazo de toda forma de autoridad, de toda clase de poder y de cualquier modo de explotación; construcción de una sociedad igualitaria y libre, que facilite la acción sin coacción.

Es muy fácil de entender. Es muy difícil de aceptar. Entiende y acepta humano. Lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de nadie es de uno.

http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/27080?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS