¿Es la corrupción el principal problema de Brasil?

Por Juliane Furno, Brasil de Fato

El problema principal es una política económica que tan sólo favorece a las élites ¿Y si cayese un rayo en Brasilia que acabase con todos los “corruptos”, tendríamos entonces un Brasil mejor? ¿Y si todo el dinero desviado en prácticas corruptas a las arcas del Estado fuese devuelto, tendríamos entonces una sanidad y educación públicas […]

El problema principal es una política económica que tan sólo favorece a las élites

¿Y si cayese un rayo en Brasilia que acabase con todos los “corruptos”, tendríamos entonces un Brasil mejor? ¿Y si todo el dinero desviado en prácticas corruptas a las arcas del Estado fuese devuelto, tendríamos entonces una sanidad y educación públicas de calidad?

En Brasil se desviaron, en 2015, 69 mil millones de reales de las arcas del Estado a prácticas corruptas, según una investigación de la FIESP. Pero un problema siete veces mayor que el de la corrupción es el fraude fiscal. Solamente en el año 2015 Brasil dejó de recaudar 500 mil millones de reales debido al fraude fiscal, según denunció Celso Vicenzi en su blog. No obstante, los mismos medios de comunicación que defraudan a Hacienda son los mismos que afirman que el problema sólo es la corrupción.

Comparemos con otros datos: el monto total que el gobierno federal gastó en el año 2016 en intereses y amortizaciones de la deuda pública brasileña fue de 407 mil millones de reales, es decir, una cantidad algo menor que la que ese mismo gobierno gastó en el año 2016 en la Seguridad Social -550 mil millones de reales-, que, al contrario de lo que ocurre con el servicio de la deuda -que sólo beneficia a unos pocos poseedores-, beneficia a millones de brasileños.

¿Y por qué el gobierno quiere modificar la Seguridad Social y sin embargo no quiere tocar el interés de la deuda? Parece una pregunta obvia. No obstante, su ocultación en los grandes medios de comunicación diarios dice mucho de las prioridades políticas y económicas de los dueños del poder. Además, durante el año 2016 el gobierno gastó 84 mil millones de reales en el poder judicial brasileño, incluyendo en esa cantidad los súper salarios de los jueces que juzgan, por ejemplo, la corrupción. Es decir, 15 mil millones de reales más de lo que se había desviado en prácticas corruptas en el año anterior.

Edición: Daniela Stefano | Traducción: Alfredo Iglesias Diéguez/Rebelión

www.brasildefato.com.br/2018/02/06/es-la-corrupcion-el-principal-problema-de-brasil/

-->
COLABORA CON KAOS