Erri de Luca par lui même

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

Decir Erri da Luca( Nápoles, 1950) es nombrar a un gran escritor y a un hombre con un hondo compromiso cívico. Más de una vez me he referido a él en esta misma red y muy en especial, que recuerde, a raíz del proceso judicial que contra él se celebró, denunciado por la empresa constructora, Lyon Turin Ferroviaire L.T.F. S.A.S, que le acusaba de incitación a la delincuencia, tras. mostrar, con contundentes palabras, su cerval oposición a la construcción del TGV ( Tren de Alta Velocidad), que iba a destruir el valle de Suze, sus montes y todo el sublime paisaje , flora y fauna incluidos; sin obviar naturalmente los perjuicios para los habitantes de la zona ( https://kaosenlared.net/erri-de-luca-el-compromiso-de-un-escritor/ y https://kaosenlared.net/erri-de-luca-se-explica/ ). El carácter combativo y radical del italiano no es cosa nueva ya que hace años militó durante unos diez años en el grupo de izquierda radical Lotta Continua ; independizado de su familia tempranamente se buscó la vida como obrero, de la construcción y fabril, camionero a la vez que inició el aprendizaje de varios idiomas ( entre ellos el hebreo que le hizo más tarde traducir nada menos que la Biblia), comportándose como un tenaz autodidacta de libro. Más tarde , finalmente, decidió dedicarse por entero a la escritura, ámbito en el que le sonrió el éxito, y le llovieron los premios. Y lo que te rondaré…

Muchas de las obras del napolitano reflejan claros tintes autobiográficos plasmados en una escritura delicada, lírica, que hace que domine la sensualidad, la pausa y cierto sentimiento de paz, me atrevería a decir que en algunos casos el texto se ve invadido por unos tonos de sencillez, casi, franciscana. Sus filias y sus fobias irrumpen con fuerza en sus libros, cosa que queda netamente reafirmada en un libro reciente que acabo de pillar, pasaba por allí, en francés, ya que ando de Bidasoa parriba. « Le plus et le moins », editado por Gallimard. En él se reúnen relatos breves que presentan al escritor en diferentes facetas que van desde los tiempos de la niñez napolitana a los del compromiso, y nos hacen conocer las estrechas calles de su ciudad , su experiencia en la fábrica que le enseñó a permanecer de pie, sus adoradas montañas que no son objeto de mera contemplación sino de ascenso costoso pero placentero ( « practico la escalada y sé que una cima alcanzada satisface tanto un deseo como fatiga ») , los textos dichos sagrados, animales domésticos, el mar Mediterráneo, las luchas ganadas y la fraternidad que en ellas se establecen, como intensos momentos de libertad solamente igualados por el disfrute de la naturaleza, los inaplazables combates futuros, sus padres ( adoptando peso el constante desasosiego materno y el recuerdo de algunos de sus formidables platos, y el inolvidable ragú que cocinaba su abuela), las mujeres ( los primeros besos y escarceos), los tiempos de vacaciones en la isla de Ischia, los hijos, la amistad, los libros, su gusto por Bob Dylan, como banda sonora de sus tiempos jóvenes, homenaje a las ciudades-víctimas-incluida Gernika- en las que los héroes son los seres anónimos, y las más representativas las voces femeninas clamando al cielo ante el ruido de las sirenas que anuncian el espanto…todos estos aspectos son tratados con medida soltura y vienen a suponer un retrato del hombre y mostrar las claves de su obra toda. Significativa y singular resulta el relato en el que se desentraña la posible vocación temprana del futuro escritor, cuando siendo chiquillo su redacción escolar, en forma de fábula con animales que les había mandado realizar el profesor de turno, fue rechazada por ser excesivamente brillante…la huella del episodio quedó como una marca en el niño que vio la escritura como un modo de salida, de escape, al tiempo que le empujó a adoptar posturas de abierta resistencia contra las domesticaciones institucionales; quienes detentan el mando ( a diferentes niveles del tejido social) pueden ayudar o destrozar, y lo segundo siempre se hará con quienes molestan a la marcha ordenada del mecanismo organizativo y reproductor. Los dos pies sobre los que caminar quedaban marcados, siendo ambos importantes ya que a pesar de que en muchas ocasiones se valore, como esencial, el pie de delante por ser el que primero llega, quizá no le faltara razón a Robert Musil cuando destacaba que la importancia reside en el de atrás que es el que presta apoyo en toda ascensión…Erri de Luca mantiene en su quehacer la unión inquebrantable entre escritura y resistencia, inseparables fisis y polis…como signo de la casa y como singular música que desprende su lírica prosa, como fruto, tal vez, de la experiencia infantil relatada ( sin dejarse llevar, eso sí, de una interpretación causalista, tipo el hapax existencial, tan cara a Michel Onfray, por ejemplo).

Treinta y siete textos conforman el libro y los temas nombrados, y muchos más, son acompañados por la presencia permanente de los fenómenos que son el escenario en donde se desarrolla lo narrado, vientos, polvo, y el inexorable paso del tiempo que hace que tascas con sabor desaparezcan, por ejemplo en Turín…El estilo suave se desliza sin alharacas, la sencillez toma la página y el escritor permanece con los pies en el suelo y absolutamente pegado a las cosas, a la materia, lejos de cualquier nebulosa o de recargados discursos ideologizados ; esto no quita para que la sensación que se experimenta es la propia de una especie de suspensión, en una topografía propia que nos arroja a un cruce entre lo real ( personal y social) y un cierto vacío ( ¿ en cercanía a la sveltesse zen?), que en ningún caso se pretende dominar / domar por parte de Erri de Luca.

Los textos presentados pueden servir de magnífica presentación e introducción a la obra y a su autor. El carácter derivante de los textos que como guiados por un avezado y ágil saltamontes van de un lado para otro logran que la lectura sea leve, ligera y que el mapa catastral, completado con flechas, mojones y consejos de uso, que se nos entrega sea fiel hasta las cartolas…Y…los olores, los sabores, la naturaleza venerada, y las ciudades que son tantos recuerdos y huellas en la vida de este singular escritor, que nos entrega esta colorida, y poliédrica, joya . ¡ Así, Erri de Luca!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More