Equilibrio

Para negociar se requieren dos… “con Poder de decisión Real…”, sin esa condición cualquier intención de diálogo es solo eso,&nbsp y buenos deseos.

En la cumbre del G-20 el Presidente negro de los Estados Unidos no solo se alzó como un líder carismático, sino como el Líder del “Primer Mundo”, a pesar de los retortijones de Sarkozy y Compañía, inclinando aún más la balanza interna de fuerzas a su favor y ofreciéndole el espacio necesario que le permitirá Gobernar sin muchos problemas, al menos los próximos años.

En la Habana, desde la que se habían estado enviando señales contradictorias de poder, solo una voz ha comenzado a alzarse marcando la pauta de los acontecimientos, sin portavoces externos, mediadores o “interpretes”. Fidel no solo sigue siendo el Líder, es el Secretario General del Partido Comunista Cubano y desde el Partido, por Constitución, se rigen los destinos de la Nación.

Está claro que para nuestro Partido, el enemigo hoy por hoy no es el Presidente de los Estados Unidos, es el Sistema. Los Presidentes van y vienen, el problema perdurará mientras perdure la esencia Imperial del Sistema, desde ese punto de vista no es Cuba la que tiene que cambiar, son los Estados Unidos los que deben cambiar su visión geopolítica y por consiguiente su accionar imperial.

Pero, ¿es realmente posible que Estados Unidos deje de ser un Imperio?, y en caso de no ser posible, ¿existe alguna posibilidad de que algún día Cuba y Estados Unidos puedan subsistir la una al lado del otro sin conflictos permanentes a pesar de sus diferentes Sistemas y visión del Mundo?, ¿o sencillamente la lucha es a muerte?

Las leyes Universales, se cumplen en la Naturaleza y en lo Humano; en un ambiente cerrado, con recursos materiales limitados como nuestro Mundo, cuando un cuerpo abandona su lugar otro inexorablemente intentará ocupar el espacio vacío que este ocupaba; cuando un cuerpo disminuye su volumen otro crece a expensas de este, al igual que cuando un cuerpo crece lo hace a expensas de otro al que succiona; los cuerpos tienden a moverse de un lugar de menores recursos a otro con mayores posibilidades de crecimiento. Es así de simple.

Mientras existan espacios que ocupar, el Balance puede darse de forma natural, mediante la interacción de los cuerpos, unidad y lucha de contrarios, unidad para explorar nuevos espacios y poblarlos, lucha para conquistar las posiciones más ventajosas y con mayores posibilidades de supervivencia y crecimiento individual.

Pero en nuestro Mundo los espacios y recursos disponibles son cada vez más escasos y en muchos lugares ya no existen; los “ciclos naturales balanceados” de vida y muerte son sobrepasados por el crecimiento general, los nuevos organismos no encuentran espacios donde radicar y se apretujan en espera de una oportunidad. El Balance entonces en su forma “natural” tiende al despojo y el canibalismo, destruir y conquistar, quítate tú para ponerme yo; el Sistema se convierte en enemigo del individuo, si a esto unimos la destrucción sistemática de los ecosistemas, deviene inexorablemente la extinción en masa, pocas especies sobreviven a tal desastre.

Pero el Hombre es un ser pensante, el único que ha logrado consciencia de sí mismo y de su entorno, además de perpetuar el conocimiento atreves de la escritura, lo que le permite predecir los acontecimientos por el análisis consciente del pasado y el conocimiento preciso de los Procesos, y de esa forma controlar su destino, esa es la diferencia.

En todo caso, nuestra supervivencia depende de varios factores:
– Conciencia de la esencia Global y a la vez limitada de nuestro Mundo, no puede desarrollarse un País aislado totalmente del resto del Mundo, está condenado a la extinción, de la misma forma que un solo hombre sobre la faz de la Tierra solo significa la Extinción de la Raza Humana.
– Capacidad de interactuar armónicamente con todos los individuos de la especie en Armonía con el Universo que lo rodea.
– Consciencia de que el Caos es parte integrante de nuestra esencia y no puede ser eliminado, por cuanto vivimos en un Universo Caótico, que no podemos controlar totalmente, con leyes que escapan a nuestra capacidad de raciocinio, al menos por ahora.
– Consciencia de que la capacidad de desarrollo de la Humanidad proviene de la esencia misma de nuestra especie, constituida por individuos independientes y libre pensantes, capaces de asociarse racionalmente y planificar para alcanzar objetivos determinados conscientemente.
– Consciencia de que, en este contexto, los sistemas totalitarios son incompatibles con el desarrollo de la Humanidad al atrofiar la individualidad y el libre pensamiento, elementos claves del desarrollo humano.
– Consciencia de que esa individualidad debe ser regida por leyes que permitan la interacción y el desarrollo integral de todos los individuos que componen la Sociedad, impidiendo que el Caos controle el destino de la Humanidad llevándola hacia su extinción.

Vivimos en un Universo caótico y cambiante, no podemos controlar o eliminar el Caos, pero sí podemos “convivir” con él y aprovecharlo a nuestro favor; y la única forma de lograrlo es reconociendo en primer lugar que el Caos existe, que gracias a él existe la vida y existimos nosotros como especie, y que podemos romper el ciclo que nos condena a la extinción, aprovechando al máximo nuestra individualidad y libre pensamiento, en un contexto de normas y leyes que permitan el desarrollo integral de todos y cada uno de los individuos que integran la Humanidad, asociados conscientemente con el objetivo de sobrevivir, expandirnos y desarrollarnos, en armonía total con el Universo, que es el entorno en que vivimos, sin miedo, con decisión.

No podemos pensar que sobreviviremos como especie si destruimos nuestro habitad, no podemos pensar que sobreviviremos como sociedad si destruimos al individuo.

Y el momento ha llegado, es hora de poner fin a la etapa “natural” de nuestro desarrollo, el Mundo, nuestro Mundo, no aguanta más. Antiguos dogmas y doctrinas han de ceder el paso a los nuevos paradigmas, no nos queda de otra que avanzar o extinguirnos.

¿De qué forma nos vamos a organizar?, ¿Cómo regularemos los flujos y las tendencias?, ¿Cuáles son los límites de crecimiento que puede soportar nuestro entorno global, nuestro planeta, nuestro sistema solar, nuestro universo?… ¿Cuál DEBE SER EL NUEVO CONCEPTO DE LIBERTAD?…

Volvamos a plantearnos las preguntas anteriores:
¿Es realmente posible que Estados Unidos deje de ser un Imperio?
Sí, no solo es posible, es necesario si queremos sobrevivir como especie que TODOS los Imperios desaparezcan, pero si solo el Imperio Norteamericano desaparece y los demás imperios sobreviven, el ruso, el chino… entonces nada habrá cambiado, por cuanto el espacio dejado por el Imperio que desaparece será inmediatamente ocupado por el siguiente… y literalmente estaremos mucho más jodidos que antes.

¿Existe alguna posibilidad de que algún día Cuba y Estados Unidos puedan subsistir la una al lado del otro sin conflictos permanentes, colaborando e interactuando pacíficamente a pesar de sus diferentes Sistemas y visión del Mundo?
Sí, y esa sería por el momento la mejor solución al dilema, respetando mutuamente el derecho y la soberanía de cada quien, buscando caminos en los que podamos transitar juntos.

¿La lucha es a muerte, las contradicciones son necesariamente irreconciliables?
No, si queremos sobrevivir como especies eso no lo podemos permitir.

Desde esta visón, ambos Países hemos andado por el camino equivocado, Cuba no puede seguir sustentando su política hacia los Estados Unidos desde el principio de que el Enemigo es el Sistema y que hasta que este no cambie o desaparezca seguiremos siendo enemigos a muerte; de la misma forma que Estados Unidos no puede seguir sustentando su Política hacia Cuba en la injerencia, la prepotencia y el intervencionismo de la Doctrina Monroe, América no puede seguir siendo para los “americanos” de Estados Unidos, sino para los Americanos de toda América, de la misma forma que en un futuro cercano el Mundo deberá ser para todos los Humanos.

Vivimos en un Mundo finito de recursos limitados, nuestra única posibilidad real e inmediata de supervivencia es EL EQUILIBRIO.

Hoy es el día del encuentro, no habrá más oportunidades, y lo decimos con completo convencimiento, si ha de darse una apertura al diálogo, si las cosas al fin van a comenzar a cambiar, gústenos o no, nadie más que Fidel Castro puede estar al frente de las negociaciones, ¿a quién otro el Pueblo cubano (y todos los otros que difícilmente pueden llamarse Pueblo) podría aceptar?

Las cartas van apareciendo sobre la mesa y nadie puede darse el lujo de cerrar el juego.

Hace dos días, Fidel nos obsequiaba una reflexión atinadamente titulada “Con los Pies en la Tierra”, donde nos dice:

“No es necesario enfatizar lo que siempre Cuba ha dicho: no tememos dialogar con Estados Unidos. No necesitamos tampoco la confrontación para existir, como piensan algunos tontos; existimos precisamente porque creemos en nuestras ideas y nunca hemos temido dialogar con el adversario. Es la única forma de procurar la amistad y la paz entre los pueblos”.

Desde hace días “Una importante delegación política de Estados Unidos se encuentra entre nosotros (en Cuba). Se trata del Caucus Negro Congresional (CBC) que, en la práctica, ha funcionado como parte del ala más progresista del Partido Demócrata”, según palabras del propio Fidel.

En un artículo de la reconocida periodista norteamericana Karen DeYoung, citado por Fidel, el Senador Republicano por Indiana Lugar expone lo que sin lugar a dudas es el sentir de la clase política norteamericana:

“Los casi 50 años de embargo económico contra Cuba colocan a Estados Unidos en contradicción con la opinión del resto de América Latina, la Unión Europea y las Naciones Unidas… y socavan nuestra más amplia seguridad e intereses políticos en el Hemisferio Occidental”.
Y sigue citando Fidel:
“Lugar, el republicano más prominente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado (dice Karen DeYoung) está en la avanzada de un amplio movimiento que aboga por una nueva política que incluye a la Cámara de Comercio de EE.UU., otros grupos empresariales, un número de gobiernos estaduales y a grupos de derechos humanos. Una mayoría bipartidista del Congreso ha votado en repetidas ocasiones en favor de aliviar las restricciones de viajes y otros contactos con Cuba, a pesar de medidas fracasadas tras amenazas de vetos presidenciales durante la administración Bush”.

Está claro que amplios sectores de la sociedad norteamericana, la mayoría diría yo, están a favor del reencuentro más que de la continuación del desencuentro, sin lugar a dudas las condiciones son idóneas para que se den los pasos.

– Aprobación del proyecto de ley bipartidista introducido en el Senado esta semana que pondrá fin a “todas las restricciones sobre los viajes a Cuba, salvo casos de guerra o amenazas a la salud y la seguridad”.
– Nombramiento por parte del Gobierno Norteamericano de un enviado y el inicio de conversaciones directas “sobre temas como migración y tráfico de drogas que podría crear las condiciones para un debate significativo de temas más litigiosos”.

Pragmatismo es ser práctico en pocas palabras, y ser práctico en estos momentos significa para el gobierno Norteamericano deslindar Economía de Política; si el diferendo con Cuba se enfoca en lo Económico, y si de eso depende que Cuba se abra a la inversión de capital norteamericano, sin importar si el socio comercial es el Gobierno cubano y no un particular, de seguro Obama dará el paso.

Sin imposiciones injerencistas de por medio, el Gobierno Cubano ya no tendría elementos para negarse al diálogo.

¿Qué pasará después?, bueno, pasará lo que los cubanos queramos que pase, ya no tendremos excusas ni pretextos, solo nosotros estaremos en el derecho y la obligación de decidir nuestro futuro y en ese sentido habremos ganado todos.

Pescador del Almendares
La Habana, 7 de abril del 2009

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS