Entrevista. «Las amenazas son parte del guión de quienes luchamos sin vendernos a la mafia del Poder»

Publicidad

¿Porqué las instituciones públicas canarias siguen ocultando este genocidio fascista que asesinó a miles de personas en una zona del estado español donde no hubo guerra?

La inmensa mayoría de los cargos públicos y jueces en las islas son herederos directos de los criminales causantes del genocidio fascista, unos familiares, otros testaferros del crimen vinculados al poder económico del corrupto empresariado colonial y caciquil, el causante directo del hambre y la miseria de este pueblo. Personajes con disfraz de demócratas pero que siguen siendo fascistas y capaces en cualquier momento, si se dieran las circunstancias, de matar y desaparecer a quienes luchan por la liberación de la clase trabajadora canaria y española.

Protegen y encubren más de 5.000 asesinatos de estado, saben donde están los héroes y heroínas del pueblo, enterrados en fosas, pozos, simas, cunetas y el inmenso mar pero no hacen nada, callan, mientras se enriquecen a costa del empobrecimiento de la mayoría de la población. Les sobran los motivos para ocultar el holocausto, tienen las manos manchadas de sangre igual que sus siniestros próceres, los miembros de Falange, Acción Ciudadana, la Iglesia Católica, el ejército sedicioso y la criminal oligarquía.

¿Existe una complicidad entre cargos públicos y miembros de la judicatura con los causantes de la matanza de miles de canarios a manos de las fuerzas facciosas?

No existe la menor duda. Esta vergonzosa elite pone todo tipo de obstáculos para que no se recuperen los restos de las miles de personas asesinadas por los fascistas en Canarias, alegan en sus autos judiciales o decisiones políticas que esos crímenes ya prescribieron, cuando la lesa humanidad jamás prescribe, celebran su corrupto enriquecimiento ilícito sobre los huesos destrozados por la tortura de lo mejor de nuestro pueblo, quienes fueron asesinados por defender los derechos sociales, una sociedad igualitaria y de progreso.

En Canarias, hay lugares repletos de asesinados junto a hoteles y apartamentos, campos de golf, en lujosas fincas donde se celebran fiestas, bodas, eventos, presentación de campañas electorales de partidos políticos del régimen, donde se tapa intencionadamente lo que sucedió, porque esta banda organizada heredó los genes asesinos de sus ancestros, expertos en robar el patrimonio público, en generar hambre y miseria, desahucios, miles de suicidios por motivos económicos, estafas millonarias, pelotazos urbanísticos, redes mafiosas, trata de blancas, de prostitución infantil, y un largo etcétera de atrocidades que solo pueden venir de quienes ostentan el poder sobre fosas comunes y cunetas repletas de los restos de quienes lucharon por la libertad y la verdadera democracia del pueblo.

¿Has llegado a recibir amenazas y represalias por sacar a luz todo lo que sucedió en Canarias a partir del golpe fascista del 36?

Ya he llegado a pensar que las amenazas son parte del guión de quienes luchamos sin vendernos a la mafia que ostenta el poder político y económico. Cada semana me llegan mensajes, correos y avisos de que si sigo escribiendo sobre el genocidio fascista acabarán con mi vida y la de mi familia, he sufrido y sufro represalias laborales, coacciones, insultos en redes sociales y en plena calle. Esto sucede en una supuesta democracia europea que presume de país moderno y democrático.

Soy consciente de que quienes nos salimos de lo establecido somos criminalizados y perseguidos, sobre todo en cuestiones como el genocidio franquista, donde los actuales gobernantes, empresarios y otros jerarcas de este corrupto régimen se sienten aludidos por tener relación directa con esos crímenes, violaciones y torturas brutales.

Son muchas víctimas para silenciar. ¿Cómo se construyó el sistema de silencio, cómo perdura hasta hoy?

Dejaron todo atado y bien atado en esa transición (traición) democrática, construida sobre cientos de miles de asesinatos en todo el estado español, un perfecto “punto final” que dejó en la impunidad a miles de psicópatas policías torturadores, ministros, chivatos, somatenes, verdugos y toda una fauna de criminales, de políticos, empresarios mafiosos, obispos y curas vinculados a un régimen genocida, que ahora presume de ser una “democracia europea avanzada”, cuando no es más que un régimen construido desde el expolio y la represión.

Ahora todos, desde el PP a la izquierda cortesana y socialdemócrata callan, se hacen los locos ante un genocidio evidente, se lavan las manos ante las familias que justamente piden que se exhume una fosa común o se saquen los restos de miles de asesinados de una sima volcánica o una cuneta, guardan silencio, ridiculizan a quienes luchan por la reparación y la justicia histórica, acusan de locos ridículos a cualquiera que exija dignidad para las víctimas del genocidio, al mejor estilo de los fascistas argentinos con las Madres de Plaza de Mayo.

Construyeron ese sistema de silencio sobre el miedo de nuestro pueblo, el terror a que se repitan en cualquier momento los crímenes brutales, los camiones sacando mujeres y hombres de sus casas de madrugada para violar y asesinar impunemente.

Presumen de archipiélago canario turístico con miles de personas desaparecidas y asesinadas por los criminales fascistas sin exhumar. Una vergüenza histórica que no limpiara la sangre de sus manos mientras no se haga justicia.

En el relato Silencio de siglos de tu primer libro, mencionas al empresario tabaquero Eufemiano Fuentes como colaborador directo del régimen. Das nombres y apellidos. ¿Has recibido algún tipo de presión?

Los hijos, nietos y herederos económicos de los criminales fascistas saben perfectamente que digo la verdad en mis publicaciones, por eso no se atreven a denunciarme, son conscientes de que todo lo que cuento desgraciadamente es verdad con pelos y señales.

Eufemiano Fuentes fue un criminal de lesa humanidad que asesinó a cientos de activistas de la izquierda canaria, un violador de mujeres indefensas, un psicópata criminal en serie que aprovechó la coyuntura del golpe de estado para ejercer de brutal monstruo fascista.

Las presiones existen, se manifiestan en cobardes amenazas sin rostro, tratando de amedrentarme para que deje de escribir y denunciar el genocidio fascista, cada insulto, cada represalia, cada llamada o correo amenazante, de alguna forma me alimenta la conciencia, me da más fuerzas para seguir contando y sacando la luz cada detalle de lo que hicieron en esta tierra estos criminales terroristas de estado.

La oligarquía canaria meses antes del golpe de estado del 36 ya estaba elaborando listas negras: nombres, apellidos, direcciones, cargos en sindicatos y partidos de la izquierda para luego torturar y asesinar salvajemente

¿Qué eran las brigadas del amanecer? ¿Qué hacían? ¿Dónde están hoy quienes las formaron?

Efectivamente, como sucedió en todo el estado español, meses antes del golpe de estado se planificó metódicamente el genocidio, se elaboraron esas listas, a quien matar, a quien violar, a quien torturar, a quien robarle sus propiedades o a sus hijos.

Una planificación siniestra al mejor estilo de los nazis de Hitler, lo que conllevó que se crearan esas brigadas de la muerte que cobardemente sembraron de sangre inocente todo el territorio, cada rincón de Canarias, de España, integradas por miembros de la sanguinaria oligarquía, de la patronal, de la iglesia católica, de Falange, de Acción Ciudadana, del ejército y todo tipo de asesinos, los que sacaban a la gente decente de sus casas para asesinarlas, desaparecerlas con un tiro en la nuca en cunetas y fosas, arrojarlos al mar dentro de sacos atados de pies y manos, tirarlos en agujeros, chimeneas o simas volcánicas para no dejar rastro de sus aberrantes crímenes.

¿Existe una lucha por la memoria descafeinada y sumisa al régimen español y otra alzada y comprometida en el rescate de esas ideas cercenadas, una memoria de resistencia y confrontación directa con el capitalismo?

El régimen y sus colaboradores de la derecha, incluida la izquierda socialdemócrata de ayer y de hoy, ha sabido infiltrar en cada sector de lucha a sus esbirros. Eso pasa también en la memoria histórica o democrática, donde se estila en ciertos sectores la “moderación” la “reconciliación”, haciéndole el juego a políticos corruptos que se niegan a exhumar fosas, que se conforman con colocar un monolito sobre los huesos de quienes fueron asesinados por luchar por la liberación de la clase trabajadora. Una memoria desmemoriada, almibarada, traidora, al servicio del poder, compinchada con los asesinos fascistas, la que vive del cuento, la que recibe dinero por contribuir al encubrimiento del genocidio fascista.

Con esto convivimos quienes luchamos por la memoria alzada, la revolucionaria, la que lucha contra un sistema criminal llamado capitalismo, la que rescata las ideas de los asesinados, no solo huesos, también consignas, instrumentos de lucha para construir una sociedad mejor, por la emancipación de la clase obrera y la verdadera democracia popular.

Cada vez que aparece un trabajo tuyo sobre el genocidio y siendo tantos los miles de personas desaparecidas, se acercan familiares o allegados a las víctimas del franquismo para recabar información sobre el destino que podían haber corrido y sus deseos de encontrarles?

Si, afortunadamente en cada escrito, en cada investigación, en cada rescate de toda esa memoria enterrada, vilipendiada y pisoteada, aparecen cientos de personas de bien que quieren saber donde están sus familiares asesinados, que se quieren unirse a esta lucha, que te animan a seguir en esta dura labor de dignificación, de dar voz a los sin voz, a cientos de miles de asesinados por el fascismo español. Esto gratifica y te da ganas de continuar este trabajo altruista, donde se necesitarían varias vidas para conseguir ese objetivo digno por la justicia histórica, la verdad y la reparación.

Al ver el proceso seguido en Argentina con el juicio y castigo a los genocidas, que aún hoy sigue teniendo efecto, ¿piensas que en algún momento sucederá eso en el Estado español?

Desde Canarias aportamos más de 1.800 asesinatos a la conocida como “Querella argentina”, personas masacradas, fusiladas, desaparecidas en cada una de las islas por los fascistas, ese proceso admirable que encabeza la jueza Servini, la justicia del hermano pueblo argentino nos anima a continuar en esta lucha, aunque el putrefacto gobierno español de la Gürtel la ningunee y ponga todo tipo de obstáculos.

Estoy seguro, muchos lo estamos y pensamos que en España se acabará por hacer justicia con las cientos de miles de personas asesinadas por defender la democracia, la libertad, los derechos de la clase trabajadora, llegará un momento en que esta monarquía española heredera de la criminal dictadura, este régimen construido desde el latrocinio tendrá que sucumbir a la justicia universal, que llegará un día tal como sucedió con los nazis en que la historia los juzgará, que cada persona asesinada tendrá su reconocimiento, que cada fosa, cuneta, sima o pozo será exhumado, que dejaremos de ser el lugar del mundo con mayor número de personas desaparecidas por crímenes de estado junto a Camboya. La esperanza y la lucha constante nos mantiene en primera línea de combate, en la trinchera de la dignidad y el coraje.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More