Entrevista a Maitre Olfa Ouled, abogada defensora de los presos saharauis

Los presos saharauis del grupo Gdeim Izik ante la pandemia de Covid 19

Publicidad

PUSL.- Maître Olfa Ouled, abogada francesa con sede en París que representa a 18 de los presos políticos saharauis conocidos como Grupo Gdeim Izik, desde 2016 está especialmente preocupada por el destino de sus clientes ante la pandemia.

El caso del Grupo Gdeim Izik es un ejemplo de las múltiples violaciones de la ley por parte de las autoridades marroquíes en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, donde la detención arbitraria es lo habitual y no la excepción, cuando se aplica a la población saharaui y a los activistas de derechos humanos.

Este grupo de hombres fue secuestrado, detenido y torturado durante y después del desmantelamiento del campo de Gdeim Izik.

Después de un juicio militar y un juicio civil, 8 de ellos tienen cadena perpetua y los otros 11 tienen sentencias que van de 20 a 30 años.

En la nota informativa emitida el 16 de marzo de 2020 por “Penal Reform International”, podemos leer: “Si bien son necesarias medidas legítimas en tiempos de emergencia para evitar nuevos brotes de COVID-19 en las cárceles, las autoridades deben garantizar que se respeten los derechos humanos. En tiempos de ansiedad, es aún más pertinente que las personas no estén aisladas del mundo exterior, no terminen en confinamiento solitario y, sobre todo, tengan acceso a información y atención médica adecuada, al igual que la disponible en la comunidad “.

– Maître Ouled, ¿está particularmente preocupada por estos prisioneros en el contexto de la pandemia de Covid 19 y por las condiciones de detención que sufren?

La pandemia actual suscita temor a empeorar la situación de todos los presos políticos saharauis y, en particular, de los presos que represento. Todos tienen problemas de salud debido a la tortura que sufrieron y no tienen acceso a médicos, lo que los pone en mayor riesgo en relación con el Covid 19.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió que “los gobiernos liberen a cualquier persona detenida sin una base legal suficiente, incluidos los presos políticos y detenidos simplemente por expresar opiniones críticas o disidentes. Una vez liberados, estas personas deben someterse a un examen médico y deben tomarse medidas para garantizar que reciban la atención y el seguimiento necesarios, incluido el seguimiento médico “.

Esta solicitud también fue transmitida por el Observatorio de Prisiones de Marruecos, que pidió a la administración de la prisión que liberara a presos de conciencia y activistas considerados pacíficos.

Una “flagrante falta de infraestructura y personal médico” en realidad puede conducir a la propagación generalizada de COVID-19 en las cárceles marroquíes.

Las condiciones en las cárceles marroquíes donde están recluidos mis clientes carecen de las medidas higiénicas más básicas.

Las cárceles están superpobladas, como ya ha enfatizado el Observatorio de Prisiones de Marruecos, que, según la Organización Mundial de la Salud, también es un factor de riesgo.

Creo que estos presos deberían ser liberados y recibir la atención médica necesaria y adecuada que se les ha denegado desde su detención.

– Algunos de los presos de Gdeim Izik han estado en régimen de aislamiento prolongado durante varios años, ¿empeora esto la situación?

El poner en confinamiento solitario prolongado en el contexto particular del Covid-19 constituye un trato aún más cruel y genera temores de un deterioro inmediato e irreversible del estado de salud ya frágil de los presos.

Las autoridades marroquíes tienen el deber de proteger la salud física y mental de los reclusos, tal como se establece en las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos (también conocidas como Reglas Nelson Mandela).

Estamos ante dos situaciones preocupantes en las cárceles AitMelloul2 y Tiflet2. Desde hace varios años a mis clientes no se les ha permitido salir durante más de una hora al día, a pesar de todas las quejas que hice y también las quejas hechas directamente por las familias.

La administración penitenciaria ha implementado medidas para frenar la propagación del COVID-19, mientras que cada día se descubren casos positivos. El número de visitantes ahora está limitado a uno por preso y tienen derecho a un máximo de una visita por mes. Sin embargo, los detenidos de Tiflet y Ait Melloul están privados de contacto regular.

De hecho, las medidas tomadas por Marruecos en el contexto de la pandemia del coronavirus no han beneficiado a ninguno de mis clientes. Las llamadas de mis clientes siguen siendo muy irregulares, durante las medidas adoptadas por el Covid 19 deberían permitirles llamar a sus familias diariamente ya que no pueden visitarlos.

Finalmente, en el contexto de la prisión, los sentimientos creados por el aislamiento médico prolongado, tales como sentimientos de ira, miedo, culpa, depresión y pensamientos y tendencias suicidas en los pacientes pueden amplificarse. El Covid 19 enfatizará ese sentimiento.

– Marruecos ha liberado a más de 5,000 de presos, pero hay varias cárceles con casos de infección. Ayer, la Administración Penitenciaria de Marruecos negó la existencia de casos en la prisión de Kenitra donde se encuentran recluidos varios de sus clientes.

Se me impidió visitar a mis clientes y, en la situación actual, las familias tampoco pueden visitarlos. Incluso antes de la pandemia, las visitas eran irregulares, cortas y algunas veces impedidas por las administraciones penitenciarias.

En este momento, el gobierno incluso dejó de recibir quejas del exterior. Por lo tanto, es imposible conocer claramente el estado de salud de los presos y, en relación con el brote de Covid, nos vemos obligados a confiar en la información oficial.

– Maître Ouled, ¿podría decirnos en qué etapa se encuentra el proceso legal en este grupo?

Después del juicio en la corte civil en 2017, es necesario que la Corte Suprema de Marruecos confirme que la falta de evidencia del juicio militar se ha superado en esta corte civil. Las sentencias del primer juicio fueron cuestionadas por el Tribunal Supremo, ya que se basaron solo en documentos y pruebas producidos por la policía. La Corte Suprema luego remitió el caso a la corte civil para superar esta falta de evidencia. La sentencia fue en julio de 2017, pero hasta ahora la Corte Suprema no ha emitido su opinión final.

Y, por encima de todo, después de 10 años, no se ha abierto ninguna investigación oficial sobre la tortura sufrida. El peritaje médico solicitada por el tribunal no fue una investigación oficial y tampoco tuvo independencia (una investigación oficial implicaría el registro de quejas por parte del Ministerio Público).

– Además de la acción internacional que tiene y sigue tomando, ¿también se dirigió a las autoridades marroquíes?

El caso no está cerrado y he seguido representando a mis clientes, incluso si las autoridades marroquíes me impiden verlos.

Regularmente me dirijo a las autoridades marroquíes en varios niveles, con respecto a las violaciones cometidas contra mis clientes en las diferentes cárceles en las que están detenidos, en relación, entre otros, con su estado de salud, negligencia médica, aislamiento y el derecho a continuar sus estudios.

El último informe de tortura y malos tratos se envió al fiscal de Inzegane y se recibió el 25 de febrero, pero hasta ahora no he recibido respuesta.

El Comité contra la Tortura (Naciones Unidas) también está monitoreando las represalias a los priesos después de las comunicaciones de mis clientes a ese Comité.

https://porunsaharalibre.org/2020/04/24/entrevista-a-maitre-olfa-ouled-abogada-defensora-de-los-presos-saharauis-del-grupo-gdeim-izik-ante-la-pandemia-de-covid-19/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More