Publicado en: 7 diciembre, 2018

Entender el fascismo en España: ¿Marx o Podemos?

Por Víctor Atobas

En este artículo rebatiremos la hipótesis, sostenida por algunos dirigentes de Podemos, que afirmaba que dicho partido era la vacuna contra el fascismo.

Por Víctor Atobas

Temíamos que la extrema derecha fuera, como una cepa vírica, a extender su virulencia también por España. Escuchábamos a los dirigentes de Podemos invistiéndose como vacuna contra ese virus, pero intuíamos que eso no era verdad, pues apreciábamos ya un contenido fascista en la sociedad. La supuesta excepción del caso español, en el que la extrema derecha habría carecido de forma institucionalizada debido a Podemos, se desvela ahora como un error del análisis.

Pero nosotros recogemos el testigo de esos profesores universitarios, de su error, y lo convertimos en la situación de partida. Parece probable que las declaraciones de los mandamases de Podemos llamando a un antifascismo militante provengan mas bien de su falta de ideas. La sencilla realidad es que el fascismo ya estaba presente en España antes de la irrupción de Vox. ¿O resulta que tantas y tantas personas han empezado a odiar al Otro, aparecido como extraño y hostil por la lógica oposicional de la competición, de un día para otro? Lo que ocurre es que, tras el primer error que hemos comentado, se esconde otro más profundo. Y es el de no entender la articulación entre forma y contenido. La forma es a lo que se llega, no de lo que se parte. Los fascistas ya intentaron armar su propio partido en ocasiones anteriores, y si no les fue posible no fue debido a Podemos, sino porque a nivel social ese contenido no acaba de generarse del todo, pues de haberlo logrado también habría producido una forma.

Es decir, la pregunta hacia la que nos conduce un análisis marxista es por qué el contenido fascista, los deseos tanáticos (deseos de muerte, odio, miedo, repulsión, rechazo, etc.), no se había podido generar del todo, es decir, no había podido alcanzar una forma institucionalizada. La respuesta ya la hemos dado; en nuestra sociedad los deseos fascistas no habían podido adecuarse a la forma partido. Esos deseos de muerte fluían, atravesaban la sociedad, pero no se articulaban en una forma como pudiera ser un movimiento social o un partido. Esos deseos empujaban al PP hacia la extrema derecha, es cierto. Pero estamos hablando de Vox, un partido propiamente fascista que lanza consignas de muerte, transformando al Otro en enemigo irreconciliable. En nuestra sociedad la articulación entre forma partidista y contenido fascista ha sido posible gracias al ámbito de la cultura (o de la superestructura, en términos marxistas). Vox fue posibilitado por la guerra cultural. La base económica, la infraestructura – que aquí hemos leído en términos de economía deseante (1)– se ha expresado en la cultura o superestructura. En este sentido, el análisis marxista de Enmanuel Rodríguez nos parece acertado; Vox no es, seguramente, el partido del pueblo. Parece más bien el partido de la envejecida clase media masculina contra la “ideología de género”, de la “España viva” contra la anti-España y los malos españoles (pongan aquí lo que consideren) y cada vez más del catolicismo militante y ofendido de los Opus Dei y los Quicos. No es pues el partido de los defraudados con el 15M y quizás tampoco el de “la protesta”, aunque lo sea en parte (2) . Enmanuel Rodríguez señala que ese contenido fascista que es base, ese deseo de muerte contra las mujeres (“ideología de genero”), contra los catalanes y catalanas (“la anti-España”) o los inmigrantes, se ha expresado a nivel cultural.

Pero si queremos entender el fascismo desde Marx y no desde nuestros profesores universitarios, no podemos olvidarnos de los análisis de Brais Fernández (3), en los que tenemos la fortuna de apreciar cómo el pensamiento filosófico deviene pensamiento histórico. Fascismo como restauración histórica de la vieja ley de familia.

Concluyendo, la realidad de la irrupción de la extrema derecha en España no se puede entender desde la propaganda de Podemos – nosotros éramos la vacuna del virus fascista-. Nos encontramos ante una realidad en la que los fascistas tienen su propio partido, y puede que éste sea pujante. Pero esta realidad no causa un nuevo pensamiento que tengamos que inventar para hacer frente al fascismo, como han sugerido algunos pensadores de izquierdas, sino que precisamente impone límites a nuestro pensamiento. El análisis marxista más agudo, por tanto, está por venir y será aquel que muestre dichos límites. La izquierda necesita que la gente piense.

NOTAS:

De las obras consultadas:

1. Deleuze G. (1985). El Anti-Edipo, Barcelona: Paidós, pág. 36 Nota: Para la economía deseante la producción social es tan sólo la propia producción deseante en condiciones determinadas.

2- Rodríguez, E. (3/12/2018). Andalucía o el momento Vox , Revista Ctxt. Enlace: https://ctxt.es/es/20181129/Firmas/23207/andalucia-vox-podemos-pablo-iglesias-neofranquismo-susana-diaz.htm

2. Fernández, B. (26/11/2018). Por qué el fascismo y el capitalismo no son enemigos, Viento Sur. Enlace: https://vientosur.info/spip.php?article14399

* Víctor Atobas es escritor y activista cultural. Entre otros libros, es autor de Autoridad y culpa (Piedra Papel Libros, 2017), y El deseo y la ciudad. La revuelta de Gamonal (Zoozobra, 2018).

COLABORA CON KAOS