Encierran a los 87 inmigrantes llegados con el ‘Open Arms’ en el campo de Crinavis, en la Bahía de Algeciras

Publicidad

Los 87 inmigrantes, entre ellos doce menores, que fueron rescatados el pasado jueves frente a las costas libias, serán internados en el Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) -situado en el muelle de Crinavis en la Bahía de Algeciras- manera eufemística de llamar a los campos de refugiados pactados en el marco de la política xenófoba de la UE, verdaderos campos de concentración masivos para inmigrantes instalados en la periferia europea.

El buque ‘Open Arms’, embarcación de la ONG Proactiva Open Arms, en el que viajan 87 inmigrantes y refugiados rescatados en aguas del Mediterráneo frente a las costas de Libia, ha atracado en el puerto de Algeciras pasadas las 09:00 horas.  En concreto, la embarcación ha desembarcado a los migrantes en el muelle de Crinavis, unas dependencias que la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA) posee en el término municipal de San Roque, y donde el Gobierno central ha instalado un Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE), manera eufemística de llamar a los campos de refugiados pactados en el marco de la política xenófoba de la UE, verdaderos campos de concentración masivos para inmigrantes instalados en la periferia europea.

El Gobierno central ha señalado que «Crinavis es el puerto que tenía el dispositivo más adecuado y seguro para la recepción de los migrantes». En un comunicado, explican que la elección de estas instalaciones portuarias es consecuencia «de la planificación y medidas que se han llevado a cabo por parte del Gobierno de Pedro Sánchez ante la falta de previsión del Gobierno anterior gestionado por el PP» (¡cómo si la política migratoria no fuera esencialmente la misma!). Asimismo, ha detallado que «a la llegada de estos inmigrantes, se seguirán los protocolos establecidos para su atención y acogimiento y no se establecerán pautas especiales o excepcionales«. Es decir, las 87 personas recibirán el mismo trato que cualquiera de los rescatados en el Estrecho por Salvamento Marítimo. Fuentes del Ministerio del Interior han señalado que no habrá ni permisos extraordinarios ni más recursos de los habituales que los que se ponen a disposición para los llegados de una patera. Y su destino final será ser admitidos como asilados o quedar a la espera de su repatración.

 

 

Una portavoz de ‘Proactiva Open Arms’, ha señalado que «ante la negativa de Italia y Malta de concedernos permisos para desembarcar a los migrantes tenemos que agradecer que el Gobierno español nos permita desembarcar en Algeciras si bien esto ha supuesto tres días más de viaje y el consiguiente cansancio de la tripulación y los rescatados». El Gobierno de la Generalitat catalana y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau habían puesto a disposición del ‘Open Arms’ los puertos catalanes para que pudiese atracar la embarcación de rescate humanitario, antes de conocerse la autorización oficial a desembarcar en Algeciras. También Valencia ofreció sus «infraestructuras» y «recursos económicos y humanos». Los puertos de Cataluña y el valenciano estaban más próximos a la ubicación inicial del buque.

El caluroso recibimiento que recibieron los inmigrantes del buque Aquarius fue una excepción, una operación de imagen del gobierno del PSOE  para diferenciarse del PP. Los inmigrantes a bordo del ‘Open Arms‘ se encontrarán otra realidad. Ya no estarán los 2.000 efectivos con traductores o psicólogos esperándolos. Los migrantes a bordo del barco español tampoco obtendrán un permiso de residencia temporal por motivos humanitarios de 45 días. Allí, además de identificarle, habrá también técnicos de ACNUR. De hecho, se espera que la mayoría de los pasajeros, al proceder de Sudán, soliciten asilo nada más llegar a nuestro país.

El buque de rescate de ‘Open Arms’ ha desembarcado en puertos españoles en dos ocasiones durante este verano con personas rescatadas en aguas del Mediterráneo, tras recibir luz verde del Ejecutivo de Pedro Sánchez. El pasado 4 de julio llegó a Barcelona con 60 migrantes a bordo y el 21 desembarcó en el puerto de Palma a una mujer de Camerún y a los cadáveres de una mujer y un niño. Ésta será la tercera vez que este verano atraca en un puerto español.

 

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More