En Tocoa se abordó la memoria històrica y la presencia militar de Estados Unidos

En el segundo día de la Audiencia Pública Internacional sobre la situación de derechos humanos en el Bajo Aguán y que concluye el miércoles 30 de mayo en esta ciudad, se desarrolló un seminario en donde la Coordinadora General del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Berth Oliva y el dirigente sindical Carlos H. Reyes resaltaron la memoria hstòrica. la amenaza del remilitarismo en Honduras y la presencia de tropas estadounidenses.  Bertha Oliva inició su exposición informando a la concurrencia que esta semana el comité desarrolla una serie de actividades en la Semana Internacional del Detenido Desaparecido porque «creemos que rescatar la memoria es una obligación y es un deber, porque eso es lo que nos han querido cortar, para que la gente no hable del pasado para borrarlo».

 Oliva recalcó que estar en el salòn que lleva el nombre del sacerdote jesuita James Francis Carney (padre Guadalupe, màrtir de la década de los ochentas) para mí es rendir homenaje a la memoria de los que se fueron.

 «El padre Guadalupe al igual que otros mártires, ya no están con nosotros, pero nos enseñaron el camino y nos dejaron sus huellas, el padre Guadalupe fue maestro de nosotras y de algunos de los que estamos aquí», recordó la defensora de derechos humanos.

 Agregó que por eso hablar de la memoria es necesario, aunque a los tomadores de decisiones no les gusta, nos dicen que no hay que ver hacia atràs y que miremos el presente y para el COFADEH mirar hacia el pasado, es hacer un homenaje al futuro del presente.

 «Eso lo tenemos muy claro y es una de nuestras líneas para continuar de pie, para seguir ayudándonos a nosotras mismas y a la ciudadanía en general, pero también hemos aprendido a trabajar sin odios y sin rencores, pero hemos aprendido a trabajar no con medias tintas, porque a este pueblo lo que le han ocultado y negado, es el derecho a la verdad», señaló Oliva.

 La defensora de derechos humanos sostuvo que se ha pretendido quebrantar la voluntad del comité para que el miedo paralice el accionar del COFADEH en la defensa y promoción de los derechos humanos.

 Al referirse a la remilitarización del país y a la presencia de tropas estadounidenses en Honduras, Oliva señaló que «no podemos estar de acuerdo con invasiones de esta naturaleza porque venimos del pasado, sabemos lo que dejó y lo que significa aún, la presencia norteamericana en nuestro país, y eso nos hace en la actualidad, que tengamos una Honduras en un estado de guerra, sin declaratoria de la misma».

Carlos H Reyes En otro punto recalcó que «tenemos un terrorismo mediático de los medios masivos de comunicación y eso nos lleva a una verdadera carencia de institucionalidad del Estado, que es lo que nos pone en esta mesa y en este debate, tanto a nivel nacional como internacional: no hay institucionalidad en el país».

 Es así que podemos hablar de que en Hondurasa estamos en un estado de emergencia en materia de derechos humanos y con todo un manto de impunidad que nos obliga a querer hablar y hacer acciones, pero no atropellando la memoria ni olvidando lo que ha ocurrido en el país, tanto en el pasado como en el presente.

 Hablando de los medios de comunicación, Oliva trajo a la memoria de los presentes, los asesinatos de 24 periodistas perpetrados después del golpe de Estado, en los cuales «en ninguno de esos casos ha habido la voluntad política para investigarlos y llevar a los tribunales a los responsables».

 Agregó que cuando hablamos de esas cifras nos preguntamos ¿en qué país estamos?, ¿cuál es el mensaje que nos quieren dar?, ¿hacia dónde nos quieren llevar?, y nos quieren llevar a que permanezcamos sentadas, que no denunciemos y que nos olvidemos.

 Finalmente Oliva expresó que su apreciación de que el país está en situación de emergencia en materia de derechos humanos se refuerza en que en el año 2011, el COFADEH registró mil 693 violaciones a los derechos humanos, que nunca antes se habían contabilizado.

 Por otro lado la reconocida defensora de derechos humanos citó que su organización ha registrado 59 asesinatos de campesinos en el Bajo Aguán en los últimos 3 años, y que también incluye la desaparición forzada del campesino Francisco Pascual López.

 Posterior al golpe de Estado de 2009, el COFADEH ha registrado 22 casos de desapariciones forzadas por motivaciones políticas, «que para nosotras es una derrota porque hemos trabajado para el nunca más, porque deseábamos que no hubiese más hogares que en Honduras, les tocara vivir lo que a nosotras nos tocó en los años ochentas».

 «Estamos acompañando a estas familias y nos toca revivir lo que experimentamos, porque nuestras heridas están ahí, y eso nos indica que el grado y el nivel de impunidad que hay en el país es muy fuerte, pero debemos decir que continuamos como en los viejos tiempos, tratando de buscar y ver quién nos puede tener a personas que están en riesgo y que deben salir al exilio político, y eso no es democracia, esto no es reconciliación, para nosotras es dolor, verguenza e impunidad».

 Por su parte el dirigente sindical y miembro del Directorio de  la Regional Latinoamericana de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación REL-UITA, Carlos H. Reyes dijo que se ha venido monitoreando la situación de derechos humanos en Honduras, porque en el caso del Aguán, se viola un derecho como la alimentación.

 «La REL-UITA ha venido trabajando en este campo en materia de derechos humanos y ha presentado las denuncias de lo que está sucediendo acá ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas «, explicó Reyes.

 Indicó que en un reciente viaje que realizó a Suiza también expuso esta realidad ante parlamentarios de esta nación. «Les dijimos que la situación de derechos humanos en Honduras se continúa deteriorando en forma alarmante, debido a las acciones de los cuerpos de seguridad del Estado, situación que pretenden encubrir con actos del crimen organizado, quien ha penetrado al ejército y la policía, actos que también aprovechan para intimidar e infundir terror en la población, creyendo que evitarán la lucha del pueblo por sus derechos y coartarán la libertad de expresión».

 Al respecto Carlos H. Reyes citó que el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), Ramón Custodio (que apoyó el golpe de Estado) al calificar a Honduras como «estado fallido, lo hace con el propósito de que venga más intervención extranjera y ya lo saben ustedes en este país tenemos 6 bases militares de Estado Unidos y tenemos la cooperación del gobierno de Colombia para montar, grupos paramilitares que andan asesinando a hondureños y hondureñas.

 El dirigente sindical comentó que en los años ochenta vino un vice presidente de Estados Unidos a decirnos que Honduras debía servir de base en la lucha contra el comunismo y ya sabemos lo que nos pasó en esa década en materia de derechos humanos y si hoy vuelve el vice presidente Joe Biden, a decirnos que tenemos que participar en otra guerra viendo el ejemplo de México donde lleva 48 mil muertos y 60 mil hombres en armas destinados a esa guerra contra el narcotráfico, ¿qué es lo que nos va a pasar a nosotros?, y lo hemos dicho aquí en el congreso de la REL-UITAy en Suiza, que el destino de Honduras es terrible.

 «Pero no nos  pongamos a llorar, debemos luchar por ver cómo superarnos esta difícil situación en la que mos encontramos y de la cual, el país nunca había estado en ella», concluyó Reyes.. http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&;view=article&id=2043:en-tocoa-se-abordo-la-memoria-historica-y-la-presencia-militar-de-estados-unidos&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS