EN EL 93avo ANIVERSARIO DE LA GRAN REVOLUCIÓN SOCIALISTA SOVIÉTICA

EN EL 93avo ANIVERSARIO DE LA GRAN REVOLUCIÓN SOCIALISTA SOVIÉTICA

Conmemoramos hoy, 7 de noviembre de 2010, el 93 Aniversario de la Gloriosa y Gran Revolución Proletaria Socialista rusa de 1917. Con ello rendimos homenaje al proletariado al campesinado y a las naciones del ex-imperio zarista, así como sus conductores el Partido Comunista (bolchevique) encabezados por Vladimir Lenin y Iosef Stalin, grandes constructores de historia y grandes maestros del proletariado mundial.

Aquel 24 de octubre, 7 de noviembre de 1917 (según el nuevo calendario ruso adoptado entonces), se conmovieron mortalmente las bases del viejo mundo, del mundo capitalista. Fue la fecha del parto de una toda nueva, cualitativamente, sociedad humana, el nacimiento del primer Estado y de la primera sociedad socialista en la historia. Al fin lo que Carlos Marx y Federico Engels señalaron un día podía hacerse, Vladimir Lenin y José Stalin y el Partido Bolchevique lo conquistaron y lo realizaron. La humanidad trabajadora, hasta entonces explotada y oprimida, embrutecida y vilipendiada, encontró al fin el camino de su propia emancipación social y aperturó para sí un luminoso futuro.

Que al capitalismo, como toda otra sociedad basada en la explotación del hombre por el hombre, le había llegado su hora final. Que era un trasto viejo a tirar al basurero de la historia, reemplazado por una sociedad más justa, racional y humanitaria, la sociedad socialista camino al comunismo.

Conmemorar la Gran Revolución Socialista Soviética se traduce para nosotros el renovar nuestro compromiso con su significado y sus enseñanzas históricas, reforzar en nuestras mentes y acciones con su Pensamiento-guía, su estrategia y táctica, contenido, objetivos, métodos y espíritu y llevarlos a la práctica y actuar, con coherencia y consecuentemente en su aplicación, a la realidad concreta de nuestro país en el abatimiento del semifeudalismo, el neocolonialismo, el imperialismo y el capitalismo camino a la conquista del comunismo.

De golpe, tras una lucha revolucionaria prolongada preparatoria y el aperturamiento de una aguda situación revolucionaria, los bolcheviques rusos, con Lenin y Stalin a la cabeza, se han lanzado a conquistar la historia. Triunfante la insurrección armada adviene una entera época en la historia de la humanidad trabajadora, aquella del cese del dominio de las clases explotadoras y su reemplazo por el poder de los hasta entonces explotados, la instauración de la dictadura del proletariado como arma de transformación radical y de organización de una sociedad toda nueva, la sociedad socialista.

El triunfo de la Revolución de Octubre marca un cambio radical en la historia de la humanidad, un cambio histórico en el destino del capitalismo mundial y de toda sociedad explotadora, un viraje radical en el movimiento de emancipación del proletariado mundial, una cambio radical en los métodos de lucha y de las formas de organización, en el modo de vida y en las tradiciones, en la cultura y en la ideología de las masas explotadas del mundo entero.

Con grandes sacrificios, luchando contra el legado de la economía zarista y bajo la amenaza del Reich alemán fascista, la Dictadura del Proletariado logró dar al pueblo, pan, trabajo, vivienda, educación, salud, tierra, y seguridad social para todas y todos los obreros y trabajadores. El nuevo poder acabo con el desempleo, y el analfabetismo, logró las ocho e incluso cinco horas de trabajo y que millones de mujeres ingresaran a la producción socializada. Avances que nunca se han visto un una sociedad capitalista.

La democracia proletaria demostró ser superior a la democracia burguesa. Las grandes mayorías explotadas, oprimidas e ignoradas; los productores directos, los que en realidad crean la riqueza, estas grandes mayorías que no tienen ni arte ni parte en las decisiones de los gobiernos burgueses, se pusieron de pie y empezaron a tomar en sus manos los asuntos políticos, militares, culturales, económicos: empezaron a gobernar. Este fue un cambio radical en la historia de la humanidad.

La importancia fundamental y el significado internacional de la Revolución bolchevique para toda la humanidad en su lucha por la conquista de la democracia y la emancipación nacional y social han consistido,

1- En haber roto el frente del imperialismo mundial, al haber derribado a la burguesía imperialista en uno de los mayores países imperialistas y el haber colocado en su reemplazo el Poder de la clase obrera comunista. Con ello, elevado a la clase de los obreros asalariados y a sus aliados sociales y políticos por primera vez en el mundo en nuevas clases dominantes, en nuevas clases gobernantes. Iniciándose así una nueva época en la historia de la humanidad, la época de las revoluciones proletarias en los países imperialistas.

2- La Revolución de Octubre no sólo ha cuarteado al imperialismo, no sólo en la “metrópolis” imperiales, sino que ha roto las cadenas de la opresión nacional y colonial y liberó de ellas a todos los pueblos oprimidos de un vasto Estado, sin excepción. Rasgo característico de la Revolución bolchevique es haber llevado a cabo, en la URSS, esta revoluciones nacionales y coloniales, no bajo la bandera de la hostilidad nacional y de los choques entre las naciones, sino bajo la bandera de la confianza mutua y de la amistad fraternal entre los obreros y campesinos de los pueblos de la URSS, no en nombre del nacionalismo burgués, sino en nombre del internacionalismo proletario.

Haber resuelto de esa manera la engorrosa y difícil cuestión nacional-colonial en la URSS, los pueblos parias, los pueblos esclavos, se han elevado por primera vez en la historia de la humanidad a la condición de pueblos verdaderamente libres y verdaderamente iguales, irradiando con su ejemplo hacia todos los pueblos y naciones oprimidas del mundo.

Esto significa que la Revolución de Octubre inició una nueva época, una época de revoluciones coloniales, que se llevan a efecto en los países oprimidos del mundo en alianza con el proletariado, bajo la dirección del proletariado.

3- La Gran Revolución Socialista Proletaria de 1917, la primera triunfante revolución de los esclavos y oprimidos, asimismo, ha transformado la época salvaje del imperialismo como sistema imperante y hegemónico. Ella ha provocado el imperialismo, fase superior del capitalismo, degenere en capitalismo agonizante, moribundo y en descomposición, dado que ha marcado éste ha agotado su tiempo histórico. No sólo, sino que también ha incidido en el acrecentar la confianza, la conciencia y la cohesión de quienes han sido llamados a cumplir el mandato de la historia, de la tarea de sepultarlo: la clase obrera. LaRevolución de Octubre, al poner un signo de muerte histórica al capitalismo, al generar a la URSS no sólo ha dado al movimiento revolucionario mundial su primera base de apoyo sino que señalado la inevitabilidad y urgencia de la forja del frente único revolucionario de los proletarios y pueblos oprimidos de todos los países para el derrocamiento del capitalismo imperialista.

Otros, igual que nosotros comunistas (marxista-leninista-pensamiento de Mao), conmemorarán hoy la revolución bolchevique de 1917. Levantarán banderas rojas y darán inflamados discursos en honor de Lenin. Ello les honrará. Pero, sólo si lo hacen honestamente. Y sólo lo serán si, más allá de las grandilocuentes palabras, las loas a Lenin y a la Revolución rusa, ante se atreven a realizar frente a las masas trabajadoras del propio país y del proletariado comunista mundial la más integral y profunda autocrítica de todo lo actuado, omitido y cometido frente al predominar del viento frío contrarrevolucionario antisocialista del revisionismo moderno jruchevista-gorbatchovista. Deberán poner al centro de tal acto conmemorativo esta verdad: No se puede tener en mente a la Revolución de Octubre y el cuerpo con el revisionismo moderno y el revisionismo postmoderno.

Ciertamente, la URSS ya no es físicamente, geográfica y políticamente. Es el resultado de la labor subvertidora de sus feroces enemigos, los que no han descansado en momento alguno para su derrocamiento. Los revisionistas y neorevisionistas, actuando como caja de resonancia del imperialismo, de la reacción, de la socialdemocracia, del neofascismo, continúan en propalar y en berrear a pleno pulmón, aun hoy, que la Gran Revolución Soviética de Octubre de 1917 ha sido un gran equivoco,un ideal y una esperanza fracazante y superada por los eventos sucesivos; en fin, no ha pasado la prueba de la historia. ¡Calumnias y deformaciones de los hechos! Todo lo contrario, su ejemplo y sus lecciones siguen irradiando como la luz de la estrella polar; siguen calentando el corazón y la mente de los comunistas (marxistas-leninistas), de los proletarios y explotados de todo el mundo. Ella continúa en ser la piedra miliar, hoy más que nunca, que separa radicalmente a comunistas (marxista-leninistas) y demócratas de una parte y burgueses, contrarrevolucionarios, revisionistas y socialdemócratas de la otra.

Los comunistas marxistas-leninistas-maoístas, los revolucionarios proletarios de todo el mundo, no lloramos sobre la leche derramada. Recogemos las banderas, las lavamos y continuamos nuestro combate contra los explotadores, su podrido poder dictatorial de clase y contra los que les han ayudado al derrocamiento de la dictadura del proletariado en la URSS, China Popular y demás ex países socialistas, los revisionistas moderno u oportunistas de derecha encaramados en el poder en esos países.

Eso lo exige la clase obrera traicionada, una vez más, la historia y el compromiso que una vez se adquirió con los mandatos revolucionarios de la Revolución de Octubre. Repudiar así toda vacilación, todo oportunismo y a todos los que renegaron a ellos. Renovar en sus mentes y corazones que ni la revolución de nueva democracia, ni la revolución socialista proletaria podrán triunfar, cumplir consecuentemente sus cometidos emancipatorios, si antes no se lleva a cabo una eficaz, radical e intransigente lucha el oportunismo, contra el revisionismo de todos los pelajes. El oportunismo de derecha o de “izquierda”, el revisionismo viejo o nuevo, es la punta de lanza de la contrarrevolución burguesa incrustada en el seno mismo del Movimiento comunista y del movimiento obrero revolucionario internacionales. Es esa la gran lección dimanante de toda la historia de la gran Revolución Bolchevique de 1917, de los 49 años de existencia de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y de todos los primeros países socialistas. La mejor muestra que se está con el legado de Lenin y Stalin, con el de la URSS sea recoge la bandera roja, repudiar el oportunismo y el revisionismo, lavarla y llevar honrosamente a nuevos históricos hitos.

Eso hacemos. En el transcurso, reclamamos la rica experiencia histórica dimanante de la revolución y la construcción socialista en la URSS y demás primeros países socialistas, de la dictadura del proletariado y de la dictadura democrática popular y por la Internacional Comunista de Vladimir Lenin,José Stalin yMao Tse-tung, por los combatientes y mártires de la lucha por el triunfo del comunismo en todo el planeta. Nuestra es, asimismo, todas las enseñanzas de la revolución bolchevique resumidamente en estas verdades universales,

oNinguna revolución ha triunfado sin teoría revolucionaria, sin que la nueva ideología, sin que se venza en una ardiente y firme lucha ideológica a las ideas de dominantes, sin que se haya conquistado a las clases revolucionarias despertándolas, instigándolas y orientándolas con éxito en la lucha;

oLa revolución y la violencia revolucionaria son inevitables; La violencia es una ley universal, objetiva, la que encuentra su raíz de origen en la división en clases sociales con intereses antagónicos y enfrentadas en feroz lucha de entre sí en el seno de toda sociedad clasista;

oSólo la dictadura de clase asegura el derrocamiento del antiguo régimen y el éxito de la revolución; Los cinco grandes maestros del proletariado internacional nos han enseñado, y la Gran Revolución Bolchevique de 1917 confirmado, que el contenido fundamental de la lucha de clases, de la guerra civil por el socialismo y de la guerra popular por la liberación nacional y la democracia popular resulta ser la dictadura de las clases revolucionarias, ya en la forma de Dictadura del Proletariado o ya sea en la de Dictadura Democrática Popular. Que sin la dictadura de la propia clase no será posible la emancipación social de la clase proletaria, de los explotados y de la humanidad trabajadora;

oLa vanguardia proletaria, para poder organizarse y ejercer una dirección eficaz, y las masas trabajadoras, para enfrentar eficazmente a un enemigo así de potente y organizado, tienen necesidad de un destacamento revolucionario de vanguardia. Tiene la inevitable urgencia de generar de sí un Partido Comunista de nuevo tipo, como su núcleo dirigente, comoEstado Mayor del ejército de los proletarios. Este partido comunista revolucionario, marxista-leninista-maoísta, debe dirigirlos en la revolución y en la construcción de la nueva sociedad en sus diversos estadios transicionales: de la sociedad democrático-popular a la socialista y de allí a la comunista;

oHoy están maduros los tiempos para abrir en los diferentes países del mundo la lucha por el socialismo, éste gran ideal debe tornar a inflamar los corazones de las viejas y nuevas generaciones que no estén dispuestas a embrutecerse más en el capitalismo, el imperialismo, el semifeudalismo, el neocolonialismo, la democracia burguesa y el fascismo. Continuidad de la barbarie capitalista-imperialista o el socialismo como meta final de la humanidad, es la escogencia histórica que tienen ante sí las clases trabajadoras asalariadas o no, los explotados y oprimidos de todo el mundo.

Camaradas y obreros revolucionarios del mundo y, en particular, de Panamá celebremos conjuntamente este 93 Aniversario de la Gloriosa Revolución de Octubre e impulsemos, en éste día la contraofensiva por el luminoso futuro socialista de la humanidad.

Que nuestras rojas banderas flameen con fuerza, el viento de la revolución de Octubre sigue soplando a nuestro favor. La Gran Bandera Roja de Octubre nos encoraja y nos guía a la victoria final. Nuestro Partido Comunista Maoísta Mundial, gestándose en el seno fecundo de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas Leninistas (CIPOML) nos brinda un mandato irrenunciable y esperanzador para nuestra lucha, “Hoy hay a escala internacional una lucha intensificada de los trabajadores y pueblos contra la explotación y la represión, cada vez más codo a codo con los partidos marxistas-leninistas. En todo el mundo las masas buscan una alternativa al capitalismo. Por ello los imperialistas desatan una campaña anticomunista con rabia, odio y mentiras. En esta sucia campaña presentan contra su propia convicción a los millones de víctimas en las dos invasiones imperialistas a Rusia como si fueran producto del socialismo y no de la agresión del imperialismo. De igual manera los muertos por hambre como consecuencia de las invasiones y la herencia del zarismo. Su objetivo es destruir el prestigio del socialismo y arrebatarle robar el futuro a los seres humanos.

Hoy viendo el proceso de la construcción revolucionaria del socialismo después de 90 años del triunfo de octubre es imperativa la evaluación y reflexión sobre lo sucedido y que esta celebración sirva para sacar conclusiones para un nuevo auge de la lucha por el verdadero socialismo. Que la celebración sirve para mostrar la superioridad del socialismo sobre el capitalismo, aprender de sus lecciones avanzadas y corregir lo erróneo, para que el proletariado mundial junto con todas las masas explotadas y oprimidas por los reaccionarios capitalistas y los imperialistas derroten al imperialismo y realizan el triunfo del socialismo en todo el mundo y que los hombres puedan decir un día que “la tierra será el paraíso bello de la humanidad.

¡VV LA GLORIOSA REVOLUCIÓN SOCIALISTA PROLETARIA DE OCTUBRE!

¡GLORIA ETERNA A LENIN Y STALIN SUS REALIZADORES!

¡MUERTE AL FASCISMO IMPERIALISTA, VV LA REVOLUCIÓN PROLETARIA INTERNACIONAL!

¡POR LA INDEPENDENCIA NACIONAL Y LA NUEVA DEMOCRACIA POPULAR AL SOCIALISMO!

Comité Central del (Buró de reconstrucción del) Partido Comunista

(Marxista-Leninista) de Panamá.

3 de noviembre de 2010

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS