En defensa del movimiento ecologista extremeño

Publicidad

Ecologistas en Acción de Extremadura se ha sentido indignada ante los insultos y ataques gratuitos proferidos por el presidente de la organización empresarial ASAJA Extremadura, Ángel García Blanco, recogidos en una entrevista publicada por el diario regional HOY Extremadura el día 24 de abril. Este malestar es compartido por muchas de las asociaciones ambientales de la región y ha motivado la publicación de un comunicado conjunto de repulsa, que reproducimos aquí.

Lamentablemente, vienen siendo habituales los ataques y ofensas por parte del representante de ASAJA contra aquellos colectivos que no se avienen a compartir ni su visión empresarial del modelo agropecuario, ni de la realidad social y laboral de la población rural ocupada en el sector ni de su consideración del papel que el medio ambiente desempeña en el desarrollo de la vida. Los continuos insultos y amenazas a colectivos ecologistas y sindicales de este individuo dejan claro no sólo su intento de politizar una organización profesional como la que representa en una orientación política muy determinada, si no también sus aspiraciones en este ámbito, utilizando su cargo como plataforma de promoción personal, para intentar destacar como un fiero líder político.

Por otro lado, no sorprende que medios como el diario HOY Extremadura contribuya en esta estrategia de tratar de enfrentar a la ciudadanía contra los colectivos ecologistas, como ha pretendido en esta publicación al priorizar las frases más agresivas con el ecologismo como titulares y destacados dentro de la noticia, de entre todos los diferentes asuntos expuestos por el entrevistado. Este medio regional se está caracterizando desde hace un tiempo por publicar sistemática y frecuentemente artículos de opinión en los que se presenta a las asociaciones ecologistas como enemigos de la ciudadanía, con oscuros intereses ocultos o, sencillamente, con un desenfrenado deseo de lograr la desolación y la ruina de la región. Hay que recordar que esta estrategia de presión y descrédito desplegada por parte del periódico HOY se deriva fundamentalmente de su servil alineamiento a las posiciones el gobierno autonómico respecto al escandaloso caso de Marina-Isla de Valedecañas, que ocupa gran parte de sus esfuerzos para tratar de generar una opinión favorable que facilite a la Junta de Extremadura desobedecer las múltiples sentencias judiciales que, ya casi hasta la saciedad, han declarado el proyecto  ilegal.

En estos momentos, también es necesario recordar que estos intentos de mostrar como enemigas y origen de todos los males, presentes y futuros, a las miles de personas que en la región participan muy activamente de una visión ecologista de esta sociedad, ha llegado a motivar que las cinco principales asociaciones a nivel estatal se desplazaran a la capital de la región para mostrar su apoyo y denunciar estas maniobras en una rueda de prensa ofrecida el pasado día 16 de enero de 2020. Este comunicado que a continuación reproducimos es una muestra más de repulsa por estos intentos de difamación y una defensa que jamás debería tener que hacerse: la de la honestidad de las personas que trabajan desinteresadamente por su particular visión del futuro que desean.

Organizaciones Ambientales de Extremadura se pronuncian en defensa del movimiento ecologista.

Ante las graves acusaciones vertidas en el diario HOY Extremadura por Ángel García Blanco, presidente de ASAJA Extremadura, las ONG´s ambientales de Extremadura quieren responder a sus insultos en defensa del movimiento ecologista.

En una entrevista publicada por el diario Hoy el 24 de abril de 2020, Ángel García Blanco llamaba a los grupos ecologistas “bandas” y “canallas” y se preguntaba dónde estábamos durante la pandemia, mientras él limpia las calles para combatir al coronavirus. Antes de nada, esperamos que los insultos del presidente de ASAJA Extremadura sean a título personal y no en nombre del gran colectivo que representa, con el que tantas organizaciones ecologistas trabajamos para hacer compatibles los usos agrarios y ganaderos con la conservación del medio ambiente, en beneficio de todo el mundo.

Este señor ha insultado al colectivo ecologista utilizando palabras como «bandas» y «canallas». Comenta que, durante el estado de alarma, no se les ha visto ni desinfectando los pueblos ni donando mascarillas. En primer lugar, “los ecologistas”, como él los llama, son un colectivo heterogéneo, no una casta de gentes privilegiadas, donde personas de todos los ámbitos laborales trabajan juntas por nuestro patrimonio natural. Es decir, entre “los ecologistas” que Ángel Blanco acusa de no repartir mascarillas o limpiar las calles, hay personal sanitario que atiende a los enfermos de COVID-19, personas empleadas en sectores estratégicos que no han permanecido en casa durante el confinamiento, sino que han tenido que acudir a sus trabajos, profesorado que atiende a su alumnado para que no pierda el curso, gente que ha desinfectado las calles de pueblos y ciudades, e, incluso, que está dedicada a la agricultura y la ganadería y que han abastecido a la población de alimentos, entre otras actividades.

Además, este conjunto variopinto de ecologistas lleva más de 40 años trabajando para que en la región haya políticas sensatas en pro de la sostenibilidad, ha movilizado a miles de personas voluntarias que han trabajado -sin cobrar un céntimo- en decenas de actividades de educación ambiental, de reforestación y llevando a cabo programas de custodia del territorio, además de contribuir con su trabajo a nivel científico en pro de dichos objetivos (anillamiento científico de aves, censos, programas con agricultores para la conservación de especies, como el aguilucho cenizo, estudios de diagnóstico ambiental, denuncias, etc.).

Mucho ha tardado esta persona en esgrimir la típica y endeble crítica que se hace desde sus posiciones: que aquí los únicos que se pringan son él y quienes son como él, y el resto estamos en casa sin hacer nada. Los típicos golpes de pecho al servicio de la idea del ecologismo ejercido por gente vaga.

La inmensa mayoría de las personas que forman parte de las organizaciones conservacionistas jamás han cobrado un céntimo por su trabajo en defensa del medio ambiente, con excepción de aquel personal (minoritario) que está o ha estado en plantilla porque se le contrató expresamente para realizar proyectos. Las asociaciones ecologistas, con todos nuestros defectos y contradicciones, somos un movimiento social, estamos formadas por gente que aporta su tiempo y su dinero (de su bolsillo) para llevar a buen puerto nuestras ilusiones sobre un mundo más justo y sostenible y que, también durante esta dura pandemia, aportamos como podemos nuestro granito de arena para vencerla, cada cual desde su ámbito profesional y personal.

Desde las ONG´s Ambientales ADENEX, ANSER, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, FUNDACION GLOBAL NATURE Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA  pedimos al presidente de ASAJA que se retracte de sus acusaciones e insultos y rectifique sus declaraciones. Los problemas de la agricultura y la ganadería nada tienen que ver con la acción ecologista, más bien esta es una aliada en la defensa de las ayudas de la PAC, siempre que vayan en la dirección del fomento de las prácticas agrícolas sostenibles y de la conservación de la naturaleza.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More