En defensa de la Ley General del Trabajo

1.- En los últimos días del Ministro de Trabajo Calixto Chipana, se ha lanzado a la opinión pública un proyecto llamado Código de Trabajo, que en palabras de las autoridades del gobierno reemplazaría a la Ley General del Trabajo. Mas aún se ha presentado dicho “mamotreto”, como un documento que ha sido consensuado con las organizaciones sociales. Queda claro hasta la fecha, que ninguna organización sindical, y menos las organizaciones obreras (las más interesadas) han analizado dicho proyecto, peor ninguna tiene una copia del mismo, salvo las Cámaras empresariales a las cuales se les ha facilitado y con las cuales al parecer sea consensuado dicho “código de trabajo”. Esta situación es una clara demostración del carácter anti-obrero, del ex Ministro de Trabajo Calixto Chipana, y la actual Ministra Carmen Trujillo, es una continuidad de esa gestión en esa repartición estatal, de un gobierno que a cada minuto explicita que es un gobierno de los pobres.

2.- La Ley General del Trabajo, data de mediados del anterior siglo, se constituyo en una norma que intento regular los cada vez mayores choques entre la clase obrera y las distintas patronales, que derivaron en la revolución obrera de 1952, es por esencia un regulador de las relaciones obrero patronales, donde se ha plasmado un conjunto de conquistas sindicales y sociales de todos los trabajadores, incluso de los trabajadores del campo. Es una norma por tanto protectiva de la fuerza de trabajo. Es en el periodo neoliberal que se ha intentado no derogarlo sino sustituirlo en los hechos por decretos (como el maldito 21060 y otros).

3.- Para la clase obrera fabril, la defensa de la Ley General del Trabajo, fue una trinchera que le posibilito mantener sus conquistas, en un periodo oscuro que parece que el ex Ministro intento revivir (la época neoliberal). Los Obreros fabriles, somos los más concientes de las limitaciones, y de las contradicciones de esta norma, pero la preferimos ante un Código de Trabajo, que no conocemos. Más aun, por que el ex -Ministro de Trabajo, aprobó normas anti-obreras, como el DS 107 y el DS 110, que legalizo la tercerización del trabajo.

4.- Convocamos a los trabajadores fabriles, a los Comités Sindicales, los Sindicatos de Fábrica y las Federaciones de los nueve departamentos a rechazar este pretendido Código de Trabajo. Y convocamos a la Central Obrera Boliviana a estructurar la defensa de la Ley General del Trabajo, su mejoramiento en un proceso donde las organizaciones de los trabajadores obreros deban ser los protagonistas y redactores del mismo.

POR LA CONFEDERACION GENERAL DE TRABAJADORES FABRILES DE BOLIVIA

La Paz, Enero 27 de 2010

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS