Emma Goldman en Las Ramblas

Lamentablemente, no son habituales los lugares de encuentro entre las diversas escuelas del socialismo.  Afortunadamente, también existen excepciones. El debate sobre las apasionantes memorias de Emma Goldman, Viviendo mi vida (Capitán Swing-fundación Anselmo Lorenzo), es un buen ejemplo. Lo organizó la Fundación Andreu Nin y tomaron parte Sònia Turón, militante de la CNT  muy ligada a la lucha por la “memoria histórica” y el historiador Ferran Aïsa, la presentación corrió a cargo del autor de estas líneas.

El acto celebrado en la Biblioteca Andreu Nin situada en Las Ramblas de Barcelona, fue minoritario pero muy animado.

Comenzó Ferran ofreciendo un breve recorrido sobre este primer volumen que concluye en 1911, haciendo especial hincapié en las relaciones de Emma con el anarquismo hispano, citando sus relaciones con Pere Esteve, refugiado en Nueva York con ocasión de la represión que siguió al oscuro atentado del Corpus en junio de 1896, después de cual numerosos militantes fueron inculpados y torturados. La campaña internacional de denuncia iniciada por el sitgetano Tárrida de Mármol, tuvo tanta repercusión en los Estados Unidos que cuando el anarquista italiano Angiolillo acabó con la vida del sanguinario Cánovas del Castillo, la prensa reaccionario norteamericana no dudó en encontrar los culpables…entre Emma Goldman y sus compañeros. Emma también sobresalió en la agitación que se desarrolló en contra del asesinato legal de Ferrer i Guardia, para convertirse luego en una de las animadoras de la Ferrer i Guardia School que llegaría a ser una de las entidades pedagógicas libertarias de mayor prestigio en el país del dólar.

Aunque las memorias de la Goldman no alcanzan la guerra y la revolución española, AISA recordó que esrta  realizó tres viajes a España para observar de primera mano la revolución social más profunda que había tenido lugar en la historia. La selección de sus escritos aquí presentados no solo constituye una crónica de los debates, las luchas y el fervor revolucionario de la revolución española, sino que entablan también un elaborado diálogo sobre la revolución y el cambio social. Los textos abarcan el movimiento anarquista español; las colectivizaciones en industria, agricultura y educación; la colaboración con el gobierno republicano; el sabotaje comunista a la revolución propuesta por los anarquistas; la lucha contra el fascismo; las mujeres en la revolución española; y evaluaciones generales sobre la revolución española y el movimiento anarquista internacional.

Los lectores y las lectoras interesadas en la cuestión tienen sin embargo a la mano un libro interesante, Visión en llamas, de David Porter (El Viejo Topo, Mataró, 2012), desde el que se ofrece una cumplida  muestra las luchas de Emma Goldman ante las contradicciones de la revolución española, y sus esfuerzos por mantener la integridad y sus ideas en el fragor del activismo político. Howard Zinn escribió que esta obra era “un tesoro histórico, una obra en la que las perlas de los comentarios personales y políticos de las cartas de Emma Goldman están salpicadas por las ricas notas contextuales de Porter. El libro es fascinante en cuanto a lo que revela, no solo sobre Emma Goldman y las ideas del anarquismo, sino también sobre la revolución española, y sobre las vidas de tantos extraordinarios individuos que participaron en aquel momento en la lucha por la justicia mundial.”

(Personalmente me remito a mi artículo aparecido en El Viejo Topo nº  293, junio 2012 pgs 63-70 con el título deEmma Goldman. El último combate, que fue reproducido en Kaosenlared.)

Sònia Turón  comenzó denunciando el abandono (“por falta de presupuesto”) en el que se está condenando el extraordinario fondo documental sobre Emma reunido en la Universidad de Berkeley. Sònia ofreció un recorrido por las singularidad de esta mujer que fue militante de dos mundos, de los estados Unidos y de Europa, que escribió en ruso, inglés, alemán, yiddish francés, ya que era judía lituana, alemán. Se refirió a su contacto con Mother Jones, que fue la que le aconsejó a empelar la palabra, detallando que estas fueron, junto con Voltairine de Cleyre, las mujeres más sobresalientes del movimiento libertario made in USA.

Lo fueron en una fase histórica “reformista”, el que precede la “Gran Guerra” contra la cual se enfrentaron Emma y el extenso grupo de intelectuales radicales de la época entre los que se encontraban John Reed, Carlo Tresca, Elizabeth Gurley Flynn…Es la época en la que todos coinciden en el apoyo entusiastas a las luchas obreras lideradas por el IWW, en el soporte de la revolución mexicana, así como en la denuncia del imperialismo y de la guerra. Esta época acaba cuando el Gran Dinero  considera que la agitación está llegando muy lejos. Es el momento de personajes tan siniestros como John EdgarHoover y su FBI, descrito en la famosa película de Clint Eastwood con Leonardo di Caprio. Su definición de Emma como “la mujer más peligrosa del mundo” se ha hecho célebre, aunque como apunta la película,  la intención de Hoover fue sobredimensionar dicha peligrosidad para lograr expulsarla del país, una medida represiva que prosiguió hasta entrado los años veinte.

No fue posible tratar en hora y media todo lo que permitía el personaje sobre el que se añadieron algunos apuntes más, su feminismo autoemancipador y su influencia en la gestación de “Mujeres libres”; su controversia con Kropotkin cuando este apoyó incondicionalmente la causa de los Aliados en la Primera Guerra Mundial; sus concepciones sobre el curso tomado por la revolución rusa,  así como su presencia en el proceso contra el POUM en 1937 y su solidaridad rotunda con los encausados. Se habló de la biografía que le dedicó José Pairats de la que existe una magnífica edición en La Linterna Sorda…

Algunos y algunas de los presentes nos volveremos a encontrar en enero para debatir sobre otras memorias, las expresadas por Kirk Douglas  en yo soy Espartaco, obra igualmente editada desde capitán Swing.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS