(Ellos se lo guisan, ellos se lo comen) Los técnicos de Hacienda afirman que Montoro ha perdonado a Aznar 20.000 € de su multa

Las cuentas no salen. Los técnicos de Hacienda agrupados en la asociación Gestha sospechan que el ministro Cristóbal Montoro perdonó más de 20.000 euros de multa al ex presidente del Gobierno José María Aznar.

A raíz de la inspección abierta hace dos años, la Agencia Tributaria impuso a Aznar una multa de 70.403,96 euros y le obligó a pagar una liquidación complementaria del IRPF de 346.317,66 euros, por las irregularidades fiscales cometidas en los ejercicios 2011 y 2012.

Al tratarse de una infracción grave, la multa impuesta puede oscilar entre el 50% y el 100% de la cuota defraudada (en este caso, 346.317,66 euros). En el supuesto más favorable, la Agencia Tributaria puede rebajar la cuantía de la sanción hasta el 26,25%, en caso de que la inspección se cierre con conformidad y el contribuyente pague de inmediato todas las cantidades reclamadas.

En este caso, el más favorable, la multa impuesta a Aznar habría ascendido a 90.908 euros. Pero la sanción que finalmente le impuso Hacienda fue de 70.403,96 euros, es decir, tan sólo el 20,3% de la cantidad defraudada en el IRPF.

La única explicación para que Hacienda haya rebajado la multa por debajo de esta cantidad es que haya dejado sin sancionar determinadas partidas de la cuota defraudada por Aznar, lo cual “merece una explicación pública”, ha explicado el secretario general de Gestha, José María Mollinedo.

José María Aznar facturó determinados ingresos profesionales procedentes de la publicación de sus libros y los honorarios cobrados por impartir conferencias a través de la sociedad instrumental Famaztella SL (Familia Aznar Botella) para eludir el pago de la mitad de los impuestos.

De este modo, tributó estos cobros con un tipo impositivo del 25% a través del Impuesto de Sociedades, en lugar de hacerlo a través del IRPF (como residente en Madrid, le habría correspondido tributar un 44,9% en el ejercicio 2011 y un 51,9% en 2012).

Mollinedo confirmó que se trata de un fraude muy extendido entre determinados colectivos de profesionales independientes (como artistas, escritores, abogados o deportistas que explotan sus derechos de imagen por debajo del precio de mercado a través de una sociedad instrumental).

La Agencia Tributaria cuenta con dos unidades de técnicos dedicados a investigar este tipo de fraude en las sociedades profesionales y “en la práctica totalidad de los casos se sanciona como una infracción grave“, explicó el secretario general de Ghesta.

Agencias/Prensa

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS