“Ellos quieren provocar un enfrentamiento de pobres contra pobres, pero nosotros estamos fuera de eso. Nuestro objetivo es parar desahucios.”

Publicidad

Por Javier Esteban

La Sociedad San Vicente de Paul (SSVP) es una entidad vinculada a la Iglesia católica nombrada gestora en la década de los sesenta casi un centenar de viviendas en el barrio del Alamín de Guadalajara. Este jueves 19 de diciembre, Diego Herchhoren se enfrenta al tercer intento de desahucio de la que fue durante cinco décadas la casa de su abuela. La última tentativa fue hace poco más de un mes, cuando debido al fuerte apoyo vecinal el alzamiento tuvo que ser pospuesto.

Buenas tardes, Diego, y muchas gracias por la entrevista. Así para empezar me gustaría que nos explicaras un poco tu caso #DiegoSeQueda y también un poco sobre la campaña de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Guadalajara #AlamínNoSeVende

Yo soy uno de los hijos o nietos que quedan de aquellos que por la década de los 60 poblaron lo que hoy conocemos como el barrio de Operación Alamín. Fue un barrio que se hizo en función de una serie de financiaciones que hubo por parte del Estado y que fue poblado fundamentalmente por expresos políticos, personas represaliadas de la Guerra Civil, gente que vivía en las cuevas en lo que hoy son los bajos del Alcázar de Guadalajara.

En el caso de Operación Alamín, fue la SSVP la encargada de entregar estas viviendas a los adjudicatarios, para que estos tuvieran las viviendas en propiedad en última instancia. Pero, lo que ha hecho esta asociación, con el paso de los años y según han ido falleciendo los adjudicatarios, ha sido no entregar las escrituras de compra-venta e ir quedándose con las viviendas. Una de esas víctimas es mi abuela, con la que yo conviví durante diferentes épocas de mi vida. Y lo que me reclama ahora SSVP es que me vaya de mi casa, la casa de mi familia desde hace más de cinco décadas.

A esto se ha sumado el hecho de que las viviendas, que ilegítimamente se han apropiado a través de estas mecánicas, se han ido realquilando a familias que han estado en situación muy vulnerable. Es decir, familias a las que se ha realojado en viviendas que en muchos casos se podrían denominar infraviviendas por el estado en el que se encuentran. Esto ha llevado a crear en el barrio una especie de gueto en el cual se almacena la pobreza de toda Guadalajara. Donde, además, el mensaje que lanza esta asociación, con mi caso se ve claramente, es que como soy abogado no puedo estar en el barrio.

 

Un mensaje con una lógica clasista…

Clasista total. Lo que han hecho, y lo que quieren seguir haciendo, es de este barrio un gueto. Un gueto donde se almacena la pobreza. No hay derecho a que en Operación Alamín haya un técnico, un abogado, un ingeniero…

 

Sin posibilidades de ascenso social de ningún tipo, ¿no?

Exactamente. Si vives aquí tienes que estar en la miseria. Y esta es la disputa que hemos tenido con la SSVP. Aunque a mí nadie me ha pedido mi declaración de la renta para ver si cuadro con sus supuestos, pero yo no creo que se deba estar en esa vivienda por ser pobre, si no porque tengo derecho a ella.

Lo que ha pasado con muchos vecinos es que esta práctica de entender el barrio como un gueto ha dado lugar a cantidad de abusos por parte de esta entidad: alquileres abusivos, infraviviendas, favores del tipo “si trabajas para mí, te descuento del alquiler”. La visión clásica de la caridad entendida como durante el franquismo.

 

En tu caso, el de este jueves es el tercer intento de desahucio. Y la triste novedad era que en un primer momento se solicitó que fuera de modalidad abierta, algo que nunca había ocurrido en Guadalajara con anterioridad

Comentábamos en la PAH que eso ha sido el sueño húmedo de los bancos. Ellos venían insistiendo en las reuniones periódicas que mantienen con miembros del poder judicial de Guadalajara de que se pudiera establecer la modalidad de desahucio con fecha abierta. Es algo que ya se ha visto en otras ciudades, como Madrid o Barcelona, y que cada vez es más habitual, aunque sea ilegal. El Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo han dicho que eso es ilegal, pero se siguen ejecutando y cuando estás fuera de tu casa te dan la razón, cuando ya es imposible resarcirte.

Por ahora no se les ha admitido esa modalidad, pero la SSVP está dispuesta a ser la que inaugure una reclamación histórica de los bancos en Guadalajara.

Pancarta de apoyo a la PAH en el barrio del Alamín.

Desde la PAH habéis denunciado públicamente que a principios de noviembre Red Madre, una asociación cercana a SSVP, ha desahuciado de manera ilegal a una madre y su bebé de apenas 17 días aquí en el barrio del Alamín.

Cuando hablamos de desahucios entendemos que hay un proceso judicial y una comisión judicial que es la que lo lleva a cabo, algo que en este caso no ha tenido lugar.

Este caso fue una compañera que había sido derivada por los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Guadalajara a una de las infraviviendas gestionadas por Red Madre, la otra entidad religiosa que opera en el barrio y con una profunda ideología antiabortista. Alojaron a esta chica en una casa con graves deficiencias, que presentaba muchas humedades e incluso le faltan las ventanas. Tomamos algunas fotografías que están publicadas en nuestras redes sociales para evidenciar el estado de esa infravivienda.

A partir del nacimiento de su bebé, y a raíz de que este enfermó, comunicó que no iba a estar algunos días en la vivienda hasta tanto no se recuperara, precisamente porque no podía estar con el bebé en dichas condiciones de inhabitabilidad. Coincidió, además, que Red Madre se entera que ella decide agruparse en torno a la PAH. Así, durante su ausencia, entran a su casa, a su habitación, para cambiar la cerradura y lanzarla sus cosas y las de su bebé a la calle en un aparcamiento en Guadalajara.

 

La verdad es que es un caso un tanto duro de contar, y las imágenes que tenéis en vuestras redes sociales, así como el vídeo, son bastante impactantes.

También hace poco en la PAH presentasteis, junto con el grupo municipal de Unidas Podemos, la solicitud para una comisión de investigación en el Ayuntamiento de Guadalajara por las supuestas irregularidades en el financiamiento de SSVP

El trabajo que hemos hecho es dotar a esa hipotética comisión que se podría formar en el Ayuntamiento de Guadalajara de los indicios suficientes como para entender que la SSVP ha hecho una malversación de los fondos que recibe. La SSVP es una entidad sujeta a la Ley de Transparencia al recibir más de 100.000€ de diferentes administraciones, lo que implica una obligación de transparencia por parte esta entidad. Pero, cuando hemos acudido a los archivos municipales y autonómicos, hemos encontrado irregularidades, tales como la falta de justificaciones de subvenciones o duplicidades de cobros. Por ejemplo, la SSVP recibe subvenciones para el pago de los alquileres que ella misma arrienda en el barrio, y luego, a parte, le reclama a los adjudicatarios de las viviendas los alquileres que no pagan.

Son alquileres que además no están dado de alta en Hacienda. Cuando algunos de los adjudicatarios me han consultado, dado mi condición de abogado, sobre algún trámite de su declaración de la renta, estos no aparecen registrados. La SSVP no tributa absolutamente nada, hasta cobra en metálico las mensualidades puerta por puerta.

 

¿Cómo el cobrador del frac?

Sí, sí. Es absolutamente siniestro. Y luego, a parte, en algunos casos hemos verificado que las ayudas de vivienda que da la Junta de Castilla-La Mancha a algunos de los adjudicatarios de estas casas se les exigen que sean domiciliadas a una cuenta de SSVP. Hay indicios suficientes para entender que hay una irregularidad grave, incompatibilidades también.

Lo que pasa es que, por alguna razón, y esto hay que tenerlo también en cuenta, la SSVP como entidad gestora de los servicios sociales, como puede ser Cáritas u otra, es quien hace el trabajo sucio a los Servicios Sociales. Al no existir una política social clara y evidente por parte de las Administraciones, entonces se delega a estas entidades de la Iglesia, que presentan un perfil ideológico muy claro. Esto viene de la época de Román (antiguo alcalde del PP de Guadalajara), y parece que el PSOE no tiene muchas ganas de romper con esta dinámica.

 

Tienen los SS externalizados, por así decirlo, y ya se sabe que en estos casos quienes suelen sufrir las consecuencias son las clases más vulnerables

Claro, sí. Porque, además, la externalización, en estos casos, supone que el presupuesto que destina el Ayuntamiento para estos servicios no llega en su totalidad al usuario final, hay alguien que se lleva una parte. Porque los servicios que la SSVP o Red Madre presta no son gratis, y al final los servicios sociales terminan siendo un negocio. Ellos siempre se quejan de que son deficitarios, y que ponen dinero de su bolsillo, pero eso nadie lo ha podido acreditar.

Convocatoria de la PAH contra el desahucio de Diego.

 

Y ya para terminar, la convocatoria de la PAH es para hacer vigilia la noche del 18 al 19 de diciembre. Porque, además, esta vez para el jueves ha convocado la SSVP a sus fieles a una concentración en la esquina de la puerta de tu casa. Todo esto sabiendo perfectamente que la PAH iba a convocar en ese mismo lugar, tal como ha sucedido en los anteriores intentos. ¿Cuáles crees que son sus motivos para dicha contraconcentración?

Básicamente la SSVP, que siempre ha querido mantenerse al margen de las disputas ideológicas, se ha quitado la careta. Se han rebelado como lo que son, una entidad que se beneficia del dinero público a costa de mantener un gueto en el barrio de la Operación Alamín, y que quieren seguir manteniéndolo. En definitiva, esto no deja de ser una represalia contra la PAH y contras las familias que nos hemos decidido agrupar en torno a la PAH. Ellos, durante 50 años, han tenido como costumbre tener un barrio arrodillado, y ahora les han salido voces desobedientes que les incomodan.

En la SSVP quieren, sobre todo, abundar en una práctica muy habitual en el fascismo, que es la guerra de pobres contra pobres. Es decir, quieren provocar un enfrentamiento entre familias, como si nosotras fuéramos competidoras de la ayuda social que supuestamente dan. Entonces, nosotros estamos por fuera de eso, no caemos en provocaciones, nuestro afán es parar desahucios y nosotros no tenemos ningún interés en participar en alguna guerra de pobres contra pobres. Más bien todo lo contrario, que los pobres dejen de ser pobres.

Creo que ellos van a hacer provocaciones, seguro, con su gente. Pero no tengo especial temor ni nada por el estilo, más allá de que es una forma novedosa de protestar contra la PAH.

Fuente: Poder Popular

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More