El virus que nos distrae

Nos están diciendo, que de la noche a la mañana, un virus ha pasado de un cerdo a una persona. No se transmite al comer la carne del animal si no por el aire, así que debe ser alguien que trabaje con estos animales.

Nos están diciendo que un virus que no existía antes en la naturaleza, aparece por arte de magia creando la alerta internacional. Curiosamente, las vacunas que muchos países compraron por millones en prevención de la gripe aviar (otro misterio) resultan efectivas ante el A1H1 de la influenza o gripe porcina. Esas vacunas enriquecieron de forma escandalosa a ciertas empresas farmacéuticas, mismas que seguramente tengan subida en las cotizaciones de bolsa ante esta amenaza. Ahora, cuando todas esas vacunas estaban a punto de caducar, salen a la luz como posible solución. Pero ¿existen esos millones de vacunas? ¿Son realmente efectivas? ¿Se plantean comprar más vacunas?

El presidente de México dice tener millones de vacunas en stock pero no ha dicho cuántas con exactitud ¿por qué? ¿El presidente de México no sabe o no ha sido informado o no ha querido saber cuántas vacunas hay con exactitud? Vacunar a los mexicanos requeriría de más de cien millones de dosis. ¿Hay? ¿Hay personal sanitario suficiente? ¿cuánto tardarían en ponerlas? El simple censo electoral les lleva años.

Será que gracias a la gripe porcina el gobierno por fin ha conseguido lo que quería: taparnos la boca a todos y tenernos encerrados en casa.

¿Tiene este asunto algo que ver con la crisis? En principio no, pero desde luego ha desbancado de las primeras planas de los diarios y los noticieros de la tele, a la crisis. Una gran enfermedad, una epidemia que a modo de “peste medieval” acabara con unos cuantos millones de habitantes en el planeta no le vendría mal a estos desalmados que nos gobiernan y que hoy están desesperados. La historia por desgracia, marca como uno de sus periodos más fructíferos el final de la peste negra, en el siglo XII, que acabó con más de la mitad de la población europea y que, tras la desgracia, abrió una época de prosperidad sin precedentes, que se llamó renacimiento.

Este virus no es natural. Esta claro que ha sido una creación humana, y que se ha sacado del frasco en un país casi tercermundista, porque aunque México da casa a varias de las fortunas más grandes del mundo, sigue teniendo más de 70 millones de pobres, muchos de ellos en niveles de pobreza considerados por la o­nU como de extrema.

¿Teoría de la conspiración? No, simplemente dudas sin resolver y datos que coinciden. Pero estamos tan preocupados por los acontecimientos, por la gravedad del contagio y sus consecuencias que se nos olvida pensar de dónde viene y por qué.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS