El virus de las casas de apuestas: El “CóbroNavirus”

Publicidad

El Coronavirus está copando la actualidad informativa.

Pero también tenemos un virus que se extiende rápidamente por todo el mundo sin control, con miles de afectados, y del que la mayoría de medios de comunicación no se hacen eco: el virus de las casas de apuestas.

El “CóbroNavirus”.

Un virus que empieza a provocar la alarma social, pero para el que hasta ahora las autoridades no han activado ningún plan de emergencia lo suficientemente efectivo para controlar su imparable difusión.

El Coronavirus acapara cada vez más tiempo en los informativos de las cadenas de televisión. En cambio, el “CóbroNavirus” no aparece apenas en las noticias; su hábitat natural, donde se desarrolla sin control, es en la publicidad de los medios de comunicación, donde reina a sus anchas.

La primera cepa empezó en España en 1977 con la legalización de los juegos de azar y los casinos, aunque su punto alto de infección llegó en 1981 con el permiso para instalar máquinas tragaperras en salones de juego, pero también en bares y cafeterías. El contagio fue instantáneo y provocó una generación de enfermos, que se han convertido en crónicos en la mayoría de los casos.

Esta nueva cepa ha mutado, se ha adaptado al siglo XXI y se extiende por las redes, los medios de comunicación y los teléfonos móviles.

Un virus que ha tomado como huésped al fútbol y otros grandes deportes, un huésped al que parasita inyectándole ingentes cantidades de anuncios y de financiación.

Su imagen es muy atractiva. Deportistas y caras famosas de la televisión le han prestado su rostro, lo que ha permitido una difusión brutal y rapidísima.

Su contagio se concentra de una manera casi total, en la Liga Española de Fútbol de Primera División. Sólo un club de Primera División, la Real Sociedad, no tiene publicidad de casas de apuestas.

Un virus muy agresivo, que empezó a desarrollarse en grandes ciudades, pero que ha pasado a extenderse a ciudades pequeñas e incluso pueblos.

Su mayor incidencia se da en barrios obreros con rentas medias o bajas, y con una característica añadida que le hace aún más peligroso: allá donde la tasa de desempleo es mayor, mayor es la cantidad de locales de juego.

Una pandemia que parece no haber llegado aún a su punto álgido.

En España hay una media de 6’5 salones de juego por cada 100.000 habitantes, llegando en algunas Comunidades Autónomas hasta más del triple, 22 salones por cada 100.000 habitantes.

La transmisión de persona a persona es muy elevada y puede darse por vía oral, lo que hace que sea muy peligrosa en grupos.

El perfil de los afectados es, fundamentalmente, hombres de 25 a 34 años, aunque el segmento donde más está creciendo es entre los jóvenes de entre 18 y 25 años. Incluso menores de edad están entrando en contacto con este virus, vía teléfono móvil, una de sus formas de propagación más efectivas.

El dato es estremecedor: las apuestas online han crecido más de un 400% en la pasada década.

El virus se ha hecho fuerte en zonas que ya deberían considerarse de riesgo, como las proximidades de centros escolares. En ciudades como Madrid, uno de cada cuatro centros de bachillerato o FP están a menos de 150 metros de distancia de un salón de juegos, el principal foco de infección.

Su prevención es necesaria.

Así lo empiezan a ver colectivos de afectados, asociaciones vecinales, y algunos sectores del gobierno. Reclaman una regulación semejante a la del alcohol o el tabaco, y más impuestos para prevenir la ludopatía.

Incluso la Organización Mundial de la Salud ha catalogado los problemas de juego como una patología.

Supone un grave problema de salud pública.

Su riesgo de contagio es muy alto. Con un problema añadido para su erradicación, es una enfermedad que no tiene apenas síntomas visibles, y el paciente tiende a infravalorar su gravedad. El juego libera dopamina y endorfinas, que actúan como estimulantes y refuerzan conductas patológicas que provocan la pérdida de control.

Los síntomas son muy variados: problemas físicos y psíquicos, ansiedad, depresión, cambios en la personalidad, irritabilidad e incluso agresividad.

Con un tratamiento adecuado y apoyo familiar los afectados conseguirían volver a tener una vida normal, aunque el riesgo de recaída es muy alto.

La falta de medios para luchar contra la ludopatía es preocupante.

Se plantean fórmulas para remediar esta plaga como la regulación de las licencias de aperturas de locales de juego, regular su publicidad, sobre todo en horario infantil, y planes de prevención como una oferta cultural y de ocio alternativo, con centros sociales y espacios de encuentro culturales en los barrios.

Es cada vez más urgente un tratamiento de choque.

El “CóbroNavirus”, el virus de las casas de apuestas, no es ningún juego.

Fuente: La Marea

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More