El TS condena a un año de cárcel a Otegi por injurias al rey

El Tribunal Supremo hará pública hoy la sentencia por la que condena a un año de cárcel a Arnaldo Otegi, líder de la ilegalizada Batasuna, por unas manifestaciones realizadas en el año 2003 en las que se refería al Rey Juan Carlos como «el jefe de los torturadores».

El fallo, que estima estas manifestaciones como un delito de injurias, revoca la decisión del Tribunal Superior del País Vasco, que el pasado mes de marzo absolvió al político nacionalista al entender que sus declaraciones eran «ofensivas», «oprobiosas», «injustas» e «impropias», pero que estaban amparadas por el derecho a la libertad de expresión.

La sentencia, de la que es ponente el magistrado Carlos Granados, cuenta con el voto particular de uno de los cinco miembros de la Sala Segunda, Perfecto Andrés Ibáñez.

El caso se remonta a febrero de 2003, cuando en una conferencia de prensa en la que Otegi valoraba una visita del Rey al País Vasco, relacionó al Monarca con una denuncia de malos tratos presentada por el director del diario Egunkaria, Martxelo Otamendi, y se refirió a Don Juan Carlos como «el jefe de los torturadores».

Durante la vista, Otegi argumentó en su descargo que sus palabras no tenían intención de injuriar, y que sus críticas iban dirigidas a quienes «practican la tortura», y no personalmente al Rey.

En concreto, su frase que ahora le vale la condena fue la siguiente: «[El Rey es] el jefe máximo del Ejército español, es decir, el responsable de los torturadores, que ampara la tortura y que impone su régimen monárquico a nuestro pueblo mediante la tortura y la violencia».

En el juicio, el fiscal solicitaba 15 meses de cárcel por un delito de injurias graves al Rey previsto en el artículo 490.3 en el Código Penal.

Tras la absolución dictada por el Tribunal Superior vasco la Fiscalía General del Estado recurrió al entender que las expresiones de Otegi fueron «calumniosas e injuriosas» por su «carácter innecesario y desproporcionado a la finalidad de crítica política».

En sus declaraciones de censura al Rey realizadas en febrero de 2003, el líder de la ilegalizada Batasuna también se refería a España como un Estado «neofascista» y reprochaba al 'lehendakari' Juan José Ibarretxe haber recibido al Monarca con ocasión de la inauguración de la central eléctrica Bahía de Bizkaia, en Bilbao.

Según el tribunal vasco ninguna de sus declaraciones debían considerarse delictivas por cuanto habían sido realizadas en un ámbito «de carácter público, político e institucional» y recordaba, a modo de atenuante, la condición de parlamentario del encausado.

Próximamente, el día 22, el Supremo examinará un recurso de Otegi contra una condena de 15 meses de cárcel por apología del terrorismo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS