El Tribunal Supremo ratifica la condena, una más, a FNAC España: Esta vez por vulneración del derecho a la libertad sindical de co.bas

Publicidad

Hoy hemos conocido la sentencia 200/2020 de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo tras el recurso interpuesto por parte de FNAC a la decisión de la Audiencia Nacional, el 4 de julio de 2018, de declarar vulnerado el derecho de libertad sindical del Sindicato Comisiones de Base. En aquella sentencia, defendida a la perfección por la letrada de co.bas, Amira Cheik Ali Mediavilla, se ordenaba además a la empresa el cese inmediato de su conducta antisindical y el reconocimiento del derecho de nuestro sindicato al nombramiento de un delegado sindical con las garantías y derechos recogidos en los apartados 1 y 3 de la Ley Orgánica de Libertad Sindical.

La sentencia de la Audiencia Nacional indicaba que era flagrante la citada vulneración del derecho de libertad sindical por parte de la Dirección de FNAC España, dado que la jurisprudencia y la doctrina judicial ya habían dejado claro que cualquier sindicato es libre para crear una Sección Sindical, en el ámbito que considere oportuno, así como para designar delegados/as cuando se cumplan los requisitos legales.

Sentencia de la Audiencia Nacional_2768_2018

El tribunal apuntaba finalmente que además FNAC había mantenido su negativa de forma reiterada aunque les constaba sobradamente que la empresa conocía la jurisprudencia y doctrina judicial ya mencionada. La multa asciende a más de 6 mil euros además del pago de mil quinientos euros en concepto de costas judiciales. 

Si aquella sentencia ya fue una gran victoria del sindicalismo alternativo  de co.bas contra la constante vulneración de los derechos laborales llevada a cabo por parte de la Dirección de FNAC España, sobre la que desgraciadamente podríamos estar hablando un mes entero, la ratificación por parte del Tribunal Supremo supone una nueva derrota de un modelo empresarial basado en la explotación laboral y en obviar nuestros derechos, incluso los fundamentales.

FNAC fue fundada en 1954 por los franceses André Essel  y Max Théret, dos trotskistas fundadores de las Juventudes Socialistas Revolucionarias con las siglas FNA (Federación Nacional de Compras), reconvertidas luego en su primera deriva sospechosa: FNAC (Federación Nacional de Compras para los Ejecutivos Medios) Pero desde hace varias décadas no es más que otra multinacional con un presidente, el español Enrique Martínez, con un salario anual de más de un millón de euros, y cuya gestión, a falta de ideas, se basa principalmente, y sobre todo en nuestro país, en la explotación laboral de la plantilla.

Basten como ejemplos el ya vergonzoso 70% de contratación a tiempo parcial existente en FNAC España frente al 19% de media del Grupo FNAC-Darty, los salarios de pobreza, los 6 fines de semana libres al año, las presiones y amenazas constantes a trabajadores vulnerables y precarios para hacer socios o seguros, o la infinidad de sentencias judiciales y requerimientos de la Inspección de Trabajo por vulneración de derechos como la protección eficaz de la salud (negando hasta el límite legal riesgos graves para la salud) por fraude en la contratación temporal, por la discriminación en el sistema de incentivos o por negar incluso el derecho a la libertad sindical…

Frente a todo lo anterior, incumplimientos legales muy graves, incluso para este siglo XXI más cercano al XIX, todo el mundo se preguntaría por qué desde la Dirección del Grupo FNAC-Darty no se toman cartas en el asunto y se destituye a la Dirección de FNAC España, implantando por fin un modelo de gestión basado en devolver con condiciones dignas el trabajo de una plantilla profesional, y sobre todo en el respeto de la legislación. Las y los trabajadores también.

Sin embargo, lo que vemos es la continuidad del modelo nefasto de explotación de las y los trabajadores, de vergonzosa desigualdad con respeto al resto del grupo, de la política de presiones y amenazas a personas que necesitan un trabajo, de la falta de respeto por unas condiciones laborales que permitan la emancipación de las y los trabajadores, y de los incumplimientos legales graves.

Por nuestra parte solo podemos seguir denunciando las prácticas miserables de la Dirección de FNAC España, y seguir luchando por unas condiciones laborales dignas para todas y todos los trabajadores de FNAC.

 

Fuente

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More