El terrorista González en la Venezuela democrática

Publicidad

Por José Estrada Cruz

Y por si había duda de su derechismo y de su servicial compromiso con los EE UU, este peligroso elemento, se alía con el musculitos (un esperpento de individuo que llegó a ser presidente en España), y a más, con 25 exmandatarios proyanquis que firman contra el Gobierno venezolano exigiéndole que suelte a los delincuentes golpistas. Todo un haz de despojos de la política bananera salidos, de los basureros políticos más inmundos, como enganchados en la pala de una retroexcavadora, pretendiendo dar lecciones morales y democráticas. ¡Vaya perlas de ganado!
Pues ahí se ha acoplado, como no podía ser de otro modo y como pionero, en esta última andanada, (para derrocar al Gobierno democrático de Venezuela) el “señor Felipe González. Un individuo obscuro desde que salta a la escena política, cuyo plumero comienza a vérsele a raíz de las conexiones internacionales que le dan luz a base de los destellos que producen miles de marcos y de dólares que caen en él PSOE. En base a la memoria de Pablo Iglesias y de tantos otros socialistas, (muchos sucumbieron en noches de paseos del fascismo criminal franquista), a este pájaro, no corresponde ni tratarlo de traidor, porque ahora sabemos que fue un “boceto” preparado del capitalismo, posiblemente, antes de que se afiliara al PSOE. A algunos no nos sorprende que continúe activo en la brecha contra la clase obrera y las ideas del socialismo; para eso le siguen pagando.
En su época apoteósica F.G. fue el principal inductor de la corrupción de los dos grandes sindicatos estatales; vendió a precio de saldo las mejores empresas públicas; fue el artífice de la trama terrorista gubernamental más trascendente de Europa, y al cabo del tiempo no se cortó un pelo en declarar “que los enterrados con cal viva le importaban una mierda” y que lo volvería hacer otra vez. Este indeseable se vanaglorió y reafirmó, convencido de que estaba bien protegido y de que jamás pagaría por haber fomentado la corrupción y el crimen de Estado. Por eso ahí sigue, en candelero de actividad servil para los que desde entonces le proporcionaron una buena vida y todas las garantías de impunidad. Si su queridísimo amigo Carlos Andrés Pérez no estuviera “criando malvas”, hoy hubiera sido otro firmante, destacado, a favor de los golpistas encarcelados y contra el Gobierno chavista.
Es incalificable lo que vienen haciendo contra un Gobierno y un Partido que gobierna habiendo ganado limpia y democráticamente, más elecciones que ningún otro gobierno en el mundo. Con mucho más mérito, aún, habiéndose conseguido en un país de Latino-américa, con petróleo “para regalar” y con un brutal acoso de los Yanquis, vertiendo dólares, a troche y moche, para sicarios y montajes tramposos y criminales, al unísono con la extrema derecha, organizada en el capitalismo más potente y reaccionario en este país.
Como en otras ocasiones, ciertos “socialistas”, de los que tienen garantizado llenar la panza cada día, me acusarán de ensañarme más con su admirado F. González, que con el facha de Aznar. Y es que en su afán de pretender aparecer como gente de izquierda, no se dan cuenta, que para activistas políticos de la izquierda real, no tiene ninguna trascendencia denunciar a una persona rancia de extrema derechas, que no engaña a nadie, porque todo el mundo la conoce igual que a su Partido. Por eso lo importante, es desenmascarar a este otro individuo, a sueldo de los “corleones” del capitalismo mundial, que todavía campa camuflado, con nombre socialista y con definición de izquierdas. Y para colmo todavía sigue siendo un referente para la mayoría de quienes campan en el PSOE. Por eso lo exhiben en sus actos de propaganda. Y todavía algunos continúan diciendo que van a regenerar el Partido. ¡Apaga!…
J. Estrada Cruz

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More