El TAV en Miranda, un debate necesario

Miranda ha sido tradicionalmente una ciudad ferroviaria hasta el punto de que no se puede entender la actual ciudad sin el empuje dado por el ferrocarril, pero con el tiempo la estación de Miranda ha ido perdiendo importancia, y muchos trenes han dejado de parar en nuestra ciudad. Recientemente nos enteramos de la posibilidad de la construcción de una nueva estación debido a la necesaria adecuación de esta al trazado del tren de Alta Velocidad (TAV).

Hasta ahora la información sobre esta infraestructura nos ha llegado a cuentagotas, negando la posibilidad de tener en cuenta la opinión de la ciudadana sobre la necesidad real de esta infraestructura. Miranda será un punto de paso y conexión entre los ejes de alta velocidad Madrid-País Vasco-Frontera Francesa y Miranda-Logroño-Zaragoza, pero esto no quiere decir que sea parada obligatoria, ya que parece poco probable que un tren que que alcanza los 350 km/h pare en Miranda y en Vitoria, debido a que realizaría el recorrido en unos 10 minutos, y para mantener la velocidad debe parar en pocos sitios. Además los trenes de cortas y medias distancias se pueden ver afectados por este nuevo tren.

Este tipo de tren en vez de mejorar las infraestructuras ya existentes necesita construir otras nuevas ya que para mantener una velocidad tan alta su trazado tiene que ser prácticamente recto, por lo que su impacto en la naturaleza es tremendo, ya que la mayor parte de trayecto transcurre entre túneles y viaductos. El tramo que discurrirá por nuestra ciudad es el Burgos-Vitoria, que tiene una longitud de 89 km y constará de dos vías de ancho internacional que irán sobre una plataforma de 14km con 20 viaductos y 8 túneles, uno de los cuales atravesará los montes de Pancorbo.

El presupuesto del tramo entre Burgos y Vitoria supera los 900 millones de euros, sin contar el precio de la vía, la señalización y la electrificación. Este elevado coste, sin duda alguna repercutirá en el precio del billete, por lo que la mayoría de la población no lo podrá usar o lo usará de forma circunstancial.

En nuestra opinión se debe mejorar las infraestructuras existentes y priorizar los trenes de corta y media distancia ya que estos se ajustan a las necesidades de la mayoría de la población. A su vez se deben rechazar estos macroproyectos que suponen un gran coste y tienen un elevadisimo impacto en el medio ambiente y no tienen en cuenta las necesidades de la ciudadanía. Por otro lado se debe ofrecer más información a la ciudadanía para que esta tenga una opinión formada sobre esta infraestructura y se pueda dar un debate serio. Incluso se debe tener en cuenta la posibilidad de convocar un referendum para que sean los ciudadanos los que decidan que modelo de tren quieren. Ya se han realizado diversas consultas en distintos pueblos y el resultado ha sido mayormente contrario, también hay que recordar que la ciudadanía mirandesa ya rechazo la construcción de una central térmica a través de un referendum.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS