El Supremo vuelve a rechazar la revisión de una ejecución en el franquismo

La Sala 5ª del Tribunal Supremo, por tres votos frente a dos, decidió hoy denegar la autorización para presentar un recurso de revisión contra la sentencia de 1963 por la que fueron ejecutados a garrote-vil Francisco Granado y Joaquín Delgado por la colocación de dos bombas en la Dirección General de Seguridad y en la Delegación de Sindicatos, aunque años después se demostró su inocencia al declararse culpables otros dos individuos.

Después de dos días de deliberaciones, la mayoría de la Sala de lo Militar ha entendido que no se dan los requisitos necesarios para permitir la interposición de un recurso de revisión de esta condena a muerte franquista. En 1999, el Supremo ya había rechazado esta posibilidad, pero el Tribunal Constitucional le ordenó realizar las pruebas pedidas por los solicitantes de la revisión antes de decidir si autorizaba la interposición del recurso, pruebas que se han realizado durante estos dos años.

El recurso de revisión es muy restrictivo y entre los motivos para permitir su presentación figura el hallazgo de nuevas pruebas. En este caso, en 1996, en un programa de la televisión franco-alemana ''Arte'' y tras una declaración ante notario, Antonio Martín Bellido y Sergio Hernández declararon ser los verdaderos autores de la colocación de los explosivos.

La Sala 5ª dictara en los próximos días el auto, cuyo fallo ha adelantado hoy, del que discrepan los magistrados Calvo Cabello y Juanes Peces, que emitirán un voto particular.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS