El sueldo de los trabajadores se redujo más de 3.000 euros al año durante la crisis

Publicidad

La renta de los trabajadores en el Estado Español, según un informe de la OIT, cayó más de cinco puntos desde 2009, lo que se traduce en una pérdida de 64.500 millones de euros al año.

La crisis pasó factura a las rentas de los trabajadores. Así se recoge en un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que muestra la caída en la participación del ingreso laboral sobre el PIB en España. En 2009, cuando alcanzó su máximo, suponía el 66,6%. Desde esa fecha cayó hasta el 60,2% en 2014 y en 2017 se situó en el 61,2%. De esta manera, en todo este período esta renta ha perdido 5,4 puntos de participación.

 

Esto se traduce, según los cálculos de la OIT en el informe ‘Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo. Tendencias 2020’, en que cada trabajador ha perdido unos 3.200 euros anuales de rentas salariales entre 2008 y 2017. O lo que es los mismo, un total de 64.500 millones de euros en todo el mercado laboral cada uno de esos años, según recoge Servimedia.

Los nuevos datos de la OIT muestran también que la participación de las rentas del trabajo en el PIB a escala mundial está disminuyendo y ha bajado del 54% en 2004 al 51% en 2017. El descenso ha sido más pronunciado en Europa y Asia Central y en América. Además, en los países de altos ingresos, apunta esta organización, la disminución de los ingresos laborales de los trabajadores por cuenta propia, en comparación con los de los empleados, “es un factor clave de la disminución agregada”. Teniendo en cuenta esto, concluye que “la proporción de ingresos del trabajo ha disminuido más de lo que sugerían las estimaciones disponibles anteriormente”.

La Organización Internacional del Trabajo pone sobre la mesa otros dos desafíos “clave”, como son el envejecimiento de la población y el insuficiente crecimiento de la productividad. En cuanto a lo primero, asegura que “España no ha sido una excepción a esta tendencia de envejecimiento, de hecho, su fuerza de trabajo ha envejecido aún más rápidamente”. La media de edad de la fuerza laboral era de 35 años en 1990 y subió hasta los 43,4 en 2019. De esta manera, ha pasado de tener una fuerza laboral casi 2 años más joven que el promedio regional hace tres décadas, a una fuerza laboral que actualmente es 2 años mayor.

 

El 48% de trabajadores jóvenes están infrautilizados

Las nuevas estimaciones de la OIT muestran que en España el problema de la subutilización de la fuerza de trabajo va mucho más allá de la tasa de desempleo. En los primeros tres trimestres de 2019 había 3,3 millones de desempleados, lo que supone un 14% de la fuerza de trabajo. Además, 1,2 millones tenían trabajo, pero querían trabajar más horas, y otros 0,9 millones no tenían trabajo, pero, aunque no cumplían las condiciones para considerarse desempleados, querían uno. Como consecuencia, la medida integral de la subutilización total de la fuerza de trabajo fue del 23%, sustancialmente más alta que la tasa de desempleo convencional.

Entre los jóvenes, “la falta de trabajo es mucho más común”, se apunta en este informa, que explica que la tasa compuesta de subutilización de la fuerza de trabajo para los jóvenes se situó en un 48% en el mismo periodo. Es decir, “solo una de cada dos personas de 15 a 24 años que tenían interés en trabajar tenía un trabajo o suficientes horas de trabajo”.

 

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More