El socialismo bolivariano de Venezuela: ¿Por qué quieren asesinar a Chávez?

Esta es una pregunta decisiva para el socialismo bolivariano, para el Presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías. Enfrentado a un nuevo ataque contra nosotros, esta vez desde adentro y desde afuera, debemos estar muy claros acerca de las lecciones históricas de fondo.

Una cosa es clara como el cristal: un socialismo que no sea anticapitalista no es socialismo del todo.

El error más grande cometido por la mayoría de las revoluciones 'socialistas' o de 'izquierda' del siglo XX fue que no fueron consecuentes anticapitalistas desde un principio, sin importar cuáles hubiesen sido los costos. En todo caso, más tarde fueron acusados de 'marxistas y comunistas' y fueron ahogados en sangre inocente por el capitalismo.

Con el fin de aproximarnos al dominio de una posible victoria socialista, inter alia, deben atenderse tres tareas principales urgentemente. Aquí sólo podemos introducirlas. Tomaría acometer enormes proyectos para llevarlas a la realidad. Ya se han creado muchas condiciones emancipatorias por parte de la Revolución Bolivariana. Sin embargo, nuestro objetivo práxico y nuestro análisis teórico están todavía muy 'ideologizados', afectados por los vicios sistémicos del colonialismo, el capitalismo y el imperialismo. En general, como revolucionarios, entrenados por la gran revolución democrática capitalista burguesa, todavía utilizamos los mismos términos, moral, religión, modelos de pensamiento, componentes o­ntológicos, los idiomas basados en la lógica formal, argumentos, tácticas y estrategias de nuestros amos; de esa manera nunca dejaremos las esferas del afán humano.

Extrañamente, el marxismo se ha vuelto 'obsoleto', no queremos asociarnos a él, pero los conceptos premarxistas burgueses como libertad, igualdad, fraternidad, democracia, ideología, práctica, paz y justicia parecen ser perennes, nos fascinan, siguen siendo completamente nuevos; nunca se nos ocurre la brillante idea de modernizarlos y cambiarlos, adaptarlos a la globalización actual, colocándolos bajo la crítica brújula proletaria del anticapitalismo, el socialismo, el marxismo. Para hacer esto necesitamos nuevos instrumentos, herramientas y armas emancipatorias.

Sólo entonces nuestras armas de la crítica (la práxis) también se convertirán en la crítica de nuestras armas (la teoría).

Veamos cuál fue el triple ataque del capitalismo al feudalismo, el cual le dio una aplastante victoria sobre los príncipes y emperadores, que gobernaban por la gracia de Dios. Esto es precisamente lo que necesitamos para sobrepasar este valle de terrorismo capitalista.

¿Podemos imaginarnos a Napoleón gobernando al mundo por la Gracia de Dios? De hecho, Napoleón le preguntó a un científico natural burgués su opinión acerca de Dios. Pierre Laplace respondió: No necesito esta hipótesis. De hecho, hace ya dos milenios y medio Aristóteles se quejaba que el hilozoísta presocrático Anaxágoras había introducido el nous (Dios) y en lo sucesivo simplemente lo desechó y más nunca lo volvió a utilizar.

Todavía nos falta un largo camino por recorrer para liberarnos de las telarañas y fantasmas de la conquista religiosa. Ellos bloquean la adquisición de una nueva lógica, la visión del mundo con ojos científicos naturales y claros y obstruyen completamente la teoría y la práxis revolucionaria.

En la época del así llamado Renacimiento, durante la violenta desfloración de la acumulación del capital, se lanzó en Europa un nuevo y germinante modo de producción, enriquecido por una nueva lógica, una ciencia natural completamente nueva y una fértil filosofía materialista. Todo esto conformó la conditio sine qua non para una posible hegemonía mundial futura y para el corporatismo finalmente globalizado.

Entró en estado de descomposición una visión y orden del mundo que era estática, decadente, propietaria de esclavos y feudal, un status quo agrario, rústico. Como sabemos, este viejo régimen fue edificado sobre una inestable base lógico formal muy limitada, sobre un sistema ptoloméico divino, cerrado, geocentrista, sobre la oscurantista teología romano-católica de las Edades Oscuras, y sobre la agresiva superstición religiosa. Trató de defenderse en feroces luchas de clases pero no tuvo ventaja, su tiempo se acababa, sus nuevas fuerzas productivas estaban estranguladas por las viejas relaciones de producción feudales.

De esta manera, ya durante la así llamada 'Guerra de los Mil Años', que duró aproximadamente desde la caída de Roma hasta el mismo Renacimiento (476-1453 A.D.), cada vez más Europa estaba degenerándose, particularmente, el Viejo Mundo estaba dando a luz a una nobleza parásita, un clero fariseo, todo tipo de pedigríes de reyes absolutistas y autocráticos, y emperadores decadentes y opulentos, de papas blancos y negros, de cientos de dogmas católicos opresivos y represivos, además creando un gigantesco holocausto mental, el florecimiento de heroicas órdenes de caballería, de orwellianas y poderosas Órdenes Dominicanas, de la Inquisición Española, de la quema de mujeres inocentes y científicos y filósofos críticos en la hoguera.

Hoy en día el Norte y sus lacayos latinoamericanos todavía tienen la caraza, en contra del Presidente Chávez, de defender un racista y caduco rey Juan Carlos, que fue ordenado por el fascista dictador Franco de España como su sucesor legítimo para representar a la élite europea blanca superior y a la civilización cristiana.

Al mismo tiempo, durante el Renacimiento, el mundo fue testigo del advenimiento de la burguesía y de su negación, el proletariado, de las 'casas de trabajo', de las futuras fábricas industriales, del mercado mundial, de la violación colonial, la cristianización, la militarización y la conquista, de la esclavitud asalariada, en una frase, del nacimiento de la moderna Europa capitalista, del terrorismo global, de la globalización terrorista.

Para lograr todo esto, para lanzar un nuevo y diferente modo de producción, el capitalismo, no sólo fue necesaria una nueva lógica, una nueva ciencia y una nueva filosofía, sino que fue urgentemente imperativa.

Sin estas realidades históricas el capitalismo no hubiera podido tumbar al feudalismo y a todos los otros modos de producción, no habría podido convertirse en el modo mundial de producción dominante, no habría podido realizar su Revolución Francesa e Industrial.

Esta es una lección extremadamente importante para la Revolución Bolivariana socialista. Hablar de lo nuevo, el hombre nuevo, nuestro nuevo socialismo, presupone la creación de una nueva lógica, ciencia y filosofía para la permanente revolución mundial hacia la emancipación, hacia la aniquilación de la globalización. Ciertamente el filósofo marxista Ernst Bloch nos enseñó que sí existe un Nuevo, algo todavía no realizado, en el Pasado, por ejemplo, el socialismo científico y filosófico, es decir, el marxismo (podemos añadir el socialismo bolivariano), pero también existe un Obsoleto en el Futuro, un fata morgana fascista, por ejemplo, el del golpista 'Pedro el Breve', que sólo está esperando por el próximo soplido golpista en cualquier momento. Sin embargo, generalmente lo siguiente es cierto.

* Cualquier cosa menor a lo auténticamente Nuevo en Venezuela será una repetición de lo viejo, rumiar la vieja paja, será ideología obsoleta y práctica usada.

* Esto (lo nuevo) está profundizando la revolución mundial, esto es la emancipación humana permanente.

* Esto es lo que el capitalismo y el imperialismo temen más, este es el verdadero peligro del 'dictador' Chávez.

No dudemos de lo escrito arriba; con todo el amor del mundo por el pasado, por nuestros santos glorificados y nuestros propios héroes gloriosos, quienes merecen toda nuestra adoración y respeto; históricamente nuestros enemigos de clase, los mismos lógicos, científicos, filósofos, demócratas y terroristas burgueses nos han demostrado que, en el último análisis, en cualquier revolución social, en la lucha global de clases, no tenemos el más mínimo chance de éxito si sólo usamos las armas de nuestros enemigos.

No podemos envenenar a la mamba negra con su propio veneno, con los negocios capitalistas, la nacionalización reformista, la internacionalización imperialista, con empresas mixtas e industrialización capitalistas.

* Cada una de ellas está basada en la actual explotación capitalista de las fuerzas de trabajo físicas y/o intelectuales. No existe nada que pueda llamarse 'buena explotación', un 'mal socialismo', o una 'explotación socialista' para el beneficio del bien común de los trabajadores. Por eso es que el estalinismo no es marxismo, no puede calificar para nada que concierna al socialismo.

Veamos lo que la historia todavía nos cuenta.
Sólo después que la lógica formal, evolucionista, feudal y propietaria de esclavos fue reemplazada por la dialéctica filosófica, por la dialéctica entre el Trabajo y el Capital, sólo después que el Dios absolutista feudal fue reemplazado por la Razón revolucionaria industrial, el sinónimo para el Capital, sólo después que la ciencia natural reemplazó a los dogmas, revelaciones, profecías y supersticiones católicas-romanas, pudo triunfar la libertad, la igualdad y la fraternidad burguesas.

Asimismo, sólo después que el heliocentrismo devastó al geocentrismo, luego que el materialismo burgués detonó al idealismo teológico feudal, fue posible bailar alrededor del 'May-pole' y cantar el Masseuse.

Esta debería ser una muy seria lección revolucionaria para todos nosotros, una verdad que todavía puede salvar millones de vidas inocentes, destinadas a ser cortadas de raíz por la ignorancia concerniente a la realidad histórica y al salvaje modus operandi militar de las clases dominantes imperialistas. Ellas viven y mueren por el poder, las ganancias, los privilegios y el capital. Ellas no tienen problemas con religiones y dioses, ellas son sus creadoras. A ellas no les importa el cielo ni el infierno, diablos y santos, ellas los fabricaron. Ellas sólo saben una cosa, que ellas nacen y viven en la Tierra y morirán en el sistema solar. Nada ni nadie los aterrorizará después de la muerte, ellas crearon los pecados, ellas no temen al fuego del infierno. La vida sobre la Tierra, todas las formas de vida son irrelevantes para ellas. Por esto es que ellos, los magnates corporativos y perros petroleros pueden hacer un billón de dólares de ganancias a la semana, pueden atacar al azar a Afganistán, Irak, Irán, Bolivia, Venezuela, Siria, Líbano o Palestina. Por esto es que ellos, a placer, pueden masacrar a mansalva a millones de árabes en el Medio Oriente, asesinar a millones de comunistas indonesios, esclavizar a millones de africanos, amenazar las vidas del Presidente Chávez o Fidel Castro y sólo matar cualquier cosa y a cualquier persona por puro placer.

Estas son las cosas que hay que saber, entender, para iluminar a billones de trabajadores y campesinos, antes que los EE.UU. y Europa se aniquilen nuclearmente entre ellos y a todos nosotros.

Este es el contexto internacional y transhistórico de la actual reforma nacional e internacional de la Constitución venezolana. Es hora de despertar lógica, científica y filosóficamente, ser conscientes de la realidad capitalista, ver lo que aguarda a billones, razonar, hacer y pensar lo que todavía es posible, ser nuestros propios Creadores y Emancipadores.

Todas las campañas de pacificación colonial, tratados de paz, acuerdos entre caballeros, alianzas de clases, 'revoluciones pacíficas', gandhismo, comisiones de la verdad, perdón de los trabajadores de los crímenes capitalistas, tolerancia de clase y oportunismo han llevado a masacres y genocidios de los pueblos coloniales y neocoloniales. Quienes siempre pagaron el precio mortal por todas estas maquinaciones, mentiras, engaños y trucos de la clase dominante dentro del marco de la explotación, dominación, racismo, genocidio y alienación fueron los pobres, los esforzados esclavos, los gitanos, negros, pueblos indígenas, judíos, campesinos y trabajadores … millones de ellos murieron construyendo el mercado mundial, llenando las arcas de Europa y Norteamérica, en guerras mundiales intraimperalistas, en las plantaciones y fábricas, en medio de la pestilencia, la miseria y la pobreza.

Bien, la tarea emancipatoria transhistórica está clara: millones deben ser salvados, tienen que salvarse a sí mismos, de los colmillos de la globalización, de las venideras guerras nucleares, y ellos, como socialistas, en una futura sociedad socialista, tienen que vivir como seres humanos libres, cada uno de nosotros.

* ¿Es esto un sueño imposible, una utopía?

* Dentro del contexto de nuestro modo actual de pensamiento, nuestros presentes patrones de comportamiento (práctica), nuestro conocimiento científico y nuestra 'ideología' ¿es posible, es realmente todavía posible?

* ¿Sólo estamos jugando, engañándonos a nosotros mismos?

Si sabemos lo que es el capitalismo, su lógica, su dialéctica, sus descubrimientos científicos y armas de destrucción masiva y su ideología global y globalizada, sus mentiras, engaños, control mental y de pensamiento masivos y los niveles de brutalidad sobre los cuales se defiende este orden mundial, entonces sabremos realmente lo que es el socialismo, el opuesto exacto, preciso de todo esto.

El socialismo no es un sueño imposible del futuro para liberar a billones, está negando y sobrepasando al capitalismo hic et nunc, aquí y ahora.

Por definición cada trabajador y campesino explotado, dominado, discriminado, aterrorizado y alienado está participando objetivamente en la lucha transhistórica global y globalizada contra la globalización apocalíptica. Cada acto de clase consciente es un clavo en el ataúd global del imperialismo corporativo. Actualmente la naturaleza y la sociedad, la historia misma, el proceso de producción, del trabajo, están enfrentándose a una agonía de muerte.

Actualmente quien no luche contra la muerte corporativa, contra la megalomanía belicosa de la Casa Blanca, está prácticamente muerto o ya está marcado para el matadero. El mejor ejemplo de la práxis científica y la teoría social masivas, de la resistencia basada en los principios contra el terrorismo imperialista actualmente en fase embrionaria ocurre en Venezuela.

Este es el fuego salvaje que el imperialismo mundial quiere eliminar y aniquilar tan pronto como sea posible. Sería extremadamente peligroso para el imperialismo corporativista si nosotros en Venezuela, en toda Sudamérica y el Caribe adquirimos consciencia de clase, entramos en la lucha mundial de clases, nos volvemos socialistas reales, la total negación de los capitalistas: es decir, marxistas. En este momento la revolución bolivariana socialista está seriamente amenazada, desde adentro, ayudada desde afuera. De hecho, la situación es más peligrosa que en el 2002.

Finalmente, en las próximas semanas y meses, veremos cómo verificaremos lo que hemos explicado arriba: la autopista revolucionaria lógica, científica y filosófica hacia los sublimes precipicios teóricos de la emancipación creativa.

Traducido del Inglés por Jesús M. Nery Barrios
admin@franzlee.org
Original: véase:
http://www.franzlee.org/pandemonium01303.html http://www.aporrea.org/tiburon/a45492.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS