EL SINDICALISMO INSTITUCIONAL, SUS LIMITACIONES, SUS CARENCIAS Y SUS DEPENDENCIAS

He contado en alguna ocasión el paradigma del sindicalismo institucional en el Ayuntamiento de Parla. En esta ocasión incidiré en algunos aspectos que pueden evidenciar su incapacidad al día de hoy para plantear una verdadera defensa de los intereses de los trabajadores fuera del pacto  con el patrón, aunque este se llame PSOE.

Explicare que hoy el Sindicalismo Institucional representado por UGT y CC.OO se enfrenta a una sería situación en cuanto a que hacer en el Ayuntamiento de Parla, pues son evidentes sus limitaciones, pues dependen en gran parte de acuerdos “Institucionales” que les permiten disfrutar libremente de locales “gratis total” con cargo a los presupuestos municipales.

Las limitaciones son tan evidentes como el hecho que gran parte de los integrantes de CC.OO que al día de hoy integran la representación sindical se encuentran en una clara y manifiesta inferioridad para negociar, pues son trabajadores “interinos”, lo que es difícil de entender que sus intereses personales primen sobre los de los demás empleados públicos.

En igual situación se encuentre UGT, pero en este caso por el hecho real de que buena parte de los representantes sindicales mantienen una “sobre militancia” sindical (UGT) y política (PSOE), lo que les ha hecho ser en la practica en los últimos años un mero apéndice “sindicalista” del propio Gobierno Local Socialista, y eso supone que hoy gran parte de los trabajadores no esperen nada de ellos, más bien todo lo contrario.

Pero si estas son las limitaciones del Sindicalismo Institucional, las carencias son evidentes al carecer en primer lugar de un verdadero carácter reivindicativo frente al Poder, al que tanto deben; De reconocimiento por parte de los trabajadores, que no confían en ellos y que por tanto recelan de su palabra como verdaderos representantes de los empleados municipales a la hora de defender sus derechos económicos, sociales y laborales, como se ha visto con la supresión de buena parte de los artículos del vigente convenio colectivo en aplicación de la Reforma Laboral del PP.

Y como subrayaba anteriormente, la evidente dependencia del Poder, o mejor dicho del partido que lo detentas, el PSOE junto a IU, pues junto a las prebendas logradas, a las liberación de varios miembros de UGT y CC.OO, hay otra evidente, el acceso de algunos representantes sindicales de los Sindicatos Institucionales a los actuales puestos de trabajo, y por tanto para muchos de ellos su supervivencia laboral les condiciona su acción sindical  y les lleva a plegarse a los dictados de un Poder detentado por el PSOE-IU que no duda en aplicar políticas laborales que en la Derecha rechinarían a viejo pasado pre-democrático, pero que ejecutadas por la denominada Izquierda Institucional parecen más aceptables para muchos trabajadores.

Pero partiendo de esta situación cabria preguntarse, ¿pero hay alternativa sindical a esto?.  Si, si hay una respuesta y es al día de hoy el sindicalismo alternativo y combativo que representan entre muchas organizaciones la CGT. Hoy más que nunca se ha evidenciado entre un modelo sindical institucionalizado (UGT y CC.OO) y otro alejado de ese mundo subvencionado y funcionariado como el que representa la central anarco-sindicalista, que ante la crisis y los ataques a los derechos sociales, económicos, laborales e incluso políticos si es capaz de responder y presentar una alternativa de lucha que hoy ya no son capaces de presentar el Sindicalismo Institucional.

Por ello hoy Parla, su ayuntamiento, es un nuevo escenario donde el sindicalismo alternativo esta llamado a ser el nuevo referente sindical de clase para los empleados públicos, que han visto como en solo un año se han procedido a despidos masivos, a la quiebra del sistema de privatizaciones de servicios públicos y al repulsivo recorte de derechos sociales, económicos y laborales realizado por la Izquierda Institucional (PSOE e IU), que ha ido más allá de los planteamientos hechos por la Derecha con sus reformas laborales y de la Función Pública, y son una evidente condescendencia del Sindicalismo Institucional que no ha pasado en sus quejas de insignificantes concentraciones, que ya ni siquiera se secunda por su parte, pese a que haya una convocatoria permanente a nivel del Estado para hacer patente el rechazo ante los recortes efectuados por el PP, y evidentemente secundados y aplicados por la Izquierda Institucional en Parla, que afectan a todos los trabajadores del sector público.

Hoy esta situación retrata muy claramente los conceptos que dan titulo a este texto que ponen más claramente el caso del Sindicalismo Institucional en un caso concreto, el del Ayuntamiento de Parla.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS