El Servicio de Asistencia Católica quiere formar parte de los Comité de Ética de los hospitales

Por Kaos. Con las iglesias hemos topado

“Ninguna confesión tendrá carácter estatal”, dice el punto 3 del Artículo 16 de la Constitución. Este principio fundamental, que vulnera el Partido Popular en su decisión sobre los hospitales madrileños…

Ya amenazaron con dar ese paso inaudito en el año 2008.  Y Luis Alfonso Gámez respondió muy claramente “Es inadmisible que se abran las puertas de los comités de ética hospitalarios a los curas para que puedan dar su opinión sobre lo que no les atañe en absoluto: las vidas de quienes no creemos… No tengo nada en contra de quien quiera poner un sacerdote en la cabecera de su cama o que los dictados de la Iglesia guíen su tratamiento médido. Allá él. Sin embargo, si un día enfermo de gravedad y mi situación es debatida en un comité de ética, no quiero que en él se escuche la voz de un clérigo, ni siquiera que esté presente. Porque, aunque para mí el ser humano está por encima de todo, él pondrá por encima de mi bienestar -que incluye mi derecho a una muerte digna- los dictados de un ser imaginario y de sus intérpretes en la Tierra.” 

Pues ahora, como jamás se da por vencida, la Iglesia propone que el Servicio de Asistencia Católica esté presente en los Comités de Ética de los hospitales. Esta es la noticia

La Iglesia ha propuesto que el Servicio de Asistencia Religiosa Católica Hospitalaria (SARCH) se incorpore a los comités de ética de los hospitales. Esta es una de las propuestas de futuro que han aprobado los 200 participantes del Simposio organizado por la Comisión de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española y que se ha celebrado del 13 al 15 de octubre en El Escorial.

En este sentido, los trabajadores de la asistencia religiosa en los hospitales han puesto de manifiesto las dificultades con las que se encuentran y entre los retos han apuntado el de “darse a conocer” en los hospitales y “profesionalizar su tarea” incorporándose a los Comités de Ética Asistencial.

Asimismo, han aprobado diseñar un plan de formación básica que capacite a toda persona que vaya a trabajar en un SARCH y han sugerido introducir la pastoral de la salud en los planes de formación de los seminarios.

También han apostado por el trabajo en equipo dentro de los SARCH, han pedido que se cuide el aspecto vocacional y han planteado la revisión de los acuerdos entre las provincias eclesiásticas y las comunidades autónomas para ver en qué situación están. Asimismo, han constatado la necesidad de implantar programas informáticos que faciliten un registro del trabajo y ayuden a cumplir la Ley de protección de datos.

“Hemos contemplado las luces y las sombras de los Servicios de Asistencia Religiosa Católica en los hospitales, sus dificultades y las grandes oportunidades de colaborar con el resto de los Servicios en la atención integral a los enfermos”, han subrayado.

Los profesionales se sienten llamados a mostrar a los enfermos y a sus familiares “la ternura y la misericordia, aliviando dolores, consolando penas, compartiendo alegrías, avivando la fe, celebrando los sacramentos, orando con y por los enfermos, acompañándolos en el proceso de la enfermedad o de su muerte como paso a la vida”.

Esta misión, según precisan, han de realizarla “con los ojos fijos en el Señor” todos juntos –presbíteros, religiosos y laicos– también en los momentos en que su labor les “desgasta”.

“La misión en el hospital nos enriquece y nos ayuda a crecer y madurar, nos exige formarnos, trabajar en equipo, de manera organizada e integrada. Pero estar en el hospital nos desgasta y puede quemarnos; por ello necesitamos, además de la gracia del Señor, el apoyo y la ayuda de nuestros pastores y de nuestras comunidades”, subrayan.

Durante el Simposio, los participantes han escuchado las aportaciones de las diócesis en los últimos años, las reflexiones de los ponentes, las experiencias de algunos Servicios Religiosos así como lo que esperan de ellos los enfermos, familiares y el personal del hospital. También han participado en el encuentro el secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, monseñor Jean-Marie Mupendawatu, y algunos obispos.

-->
COLABORA CON KAOS