El sendero del jaguar

Publicidad

El sendero del jaguar

El día 5 de mayo de este de año, hombres y mujeres jóvenes participantes del movimiento social oaxaqueño salieron en caravana de esta ciudad de Oaxaca para recorrer cinco comunidades de la región del Istmo de tehuantepec; Jalapa del Marquez, San Blas Atempa, Juchitan de Zaragoza, Zanatepec y Benito Juárez Chimalapas y una de valles centrales, la colonia yagay en Tlacolula de Matamoros. El viejo camión amarillo y las tres destartaladas camionetas que por la mañana partieron del edificio de la sección 22 –en claro simbolismo a la alianza que se busca mantener entre el magisterio de base y la gente sencilla del pueblo que participa en el movimiento- no llamaron mayormente la atención de la opinión publica y del movimiento social. Cuantimas cuando ese mismo día, la nefasta Lizbeth Caña Cadeza daba otra de sus reveladoras conferencias de prensa donde de manera descarada y cínica hasta el colmo acepto públicamente la responsabilidad del mal gobierno de Ulises Ruiz en los crímenes y los asesinatos impunes que las caravanas de la muerte cometieron en contra del movimiento social.

La caravana que tuvo por nombre “El sendero del Jaguar, por la regeneración de nuestra memoria” es fruto del trabajo colectivo de los y las activistas que participaron en el primer encuentro de jóvenes del movimiento social, convocado por la APPO en su tecera asamblea estatal. Dicho encuentro de jovenes que se realizo en el mes de febrero de 2008 en la heroica Villa de Zaachila organizo esta caravana que tiene como objetivo fundamental el buscar la reorganización del movimiento social oaxaqueño. Partiendo de la autoorganización desde abajo de cada pueblo, colonia, organización social, colectivo y con total respeto a la autonomía de cada comunidad o grupo organizado y sobre la base de la conciencia y la reflexión. Esta propuesta de reorganización se diferencia claramente de la que en estos momentos hacen los lideres tradicionales del movimiento que dicen buscar una reorganización del movimiento pero desde arriba, a través de la estructura burocratizada del consejo estatal de la APPO, que en las ultimas fechas ha sido un lastre para el movimiento y un espacio para dar rienda sueltaa las tendencias autoritarias y verticalistas de algunos grupos y organizaciones que buscan imponer sus intereses al resto del movimiento –como los intereses electoreros- y hegemonizar a un movimiento social que por su naturaleza es diverso, amplio y original. A través de un consejo estatal que es ignorado y desatendido por la mayor parte de la gente sencilla y de abajo que es la que hace verderamente la movilización y que mantiene con vida a este movimiento social de la APPO.

El recorrido de esta caravana incluyo a pueblos y comunidades que viven realidades sociales y problemáticas diferentes, pero que tienen en común el estar librando luchas en contra de las imposiciones gubernamentales y de los grupos económicos más poderoso del país y del mundo. Estando la región del istmo en el corazón de los megaproyectos económicos como el PPP, estas comunidades comparten la difícil situación de estar en la primera línea del fuego que el neoliberalismo lanza en contra de los pueblos para apropiarse de sus riquezas y desarticular la defensa del territorio, de la cultura y del derecho a la autodeterminación de cada pueblo.

Santa Maria Jalapa del Marquez, cumplió ese día 5 de mayo cuarenta y siete años de ver inundado su pueblo en aras de un proyecto de infraestructura –la presa Benito Juárez- que fue impuesto por la vía de la amenaza y de las promesas falsas. A pesar del trauma que significo ser arrancados de un modo de vida campesino y de los hogares y tierras que habían habitado y trabajado por cientos de años; los antiguos campesinos jalapanecos, a lo largo de estos últimos cuarenta años paulatinamente lograron hacer su modo de vidaa las aguas de la presa y se han vuelto muchos de ellos pescadores, integrándose de manera equilibrada a la convivencia con una naturaleza ya alterada. Sin embargo en el año 2003 llego nuevamente el mal gobierno con un nuevo proyecto de despojo que los obligaría, una vez más, a ver cambiado radicalmente su modo de vida en aras del progreso y del desarrollo. El establecimiento de la central de generación eléctrica en la presa significaría el fin del modo de vida pescador de los jalapanecos. Ante el inicio de las movilizaciones de protesta del pueblo de Jalapa del Marquez el gobierno respondió primero, con la coacción y la división de la comunidad pues en 2003 los priistas regalaron tierras para que los comuneros votaran a favor de la central hidroelectrica, a pesar de eso los comuneros tuvieron el triunfo legal al hacerse estudios que demostraban la inviabilidad del proyecto hidroelectrico en esa presa. Sin embargo los gobiernos federal y estatal no quitaron el dedo del renglón y acompañaron su insistencia con el dialogo conocido por todos y todas en Oaxaca, el envio de ejercito y policias para mantener amenazada a la población.

Pero ha sido una razón de la naturaleza la que ha despejado definitivamente la amenaza de la central hidroeléctrica, la falta de agua. En los días del recorrido pudo constatarse el dramático descenso de las aguas de la presa Benito Juárez, insuficientes no solo para la central hidroeléctrica mencionada, sino inclusive para el riego de las tierras bajas de cultivo de Juchitan y Tehuantepec entre otros pueblos que forman parte del distrito de riego 19 y que han sido beneficiados con esta presa desde hace cuarenta años. Eso si, la refinería de Pemex instalada en Salina Cruz Sigue recibiendo su rigurosa cuota de las aguas de la presas para su funcionamiento con lo que se demuestran las prioridades del los malos gobiernos federal y estatal que no son por supuesto los campesinos y la agricultura. Es un grito de protesta de la madre tierra la que pone las cosas en su sitio y da la razón a los campesinos que han peleado en contra de estos megaproyectos de desarrollo y progreso, y muestra la miopía de quienes dentro de las luchas de resistencia exigen una repartición mas equitativa de las ganancias de estos proyectos, es decir unas migajas. La experiencia de Jalapa demuestra que no deben ser la búsqueda por un despojo mejor pagado por lo que deben luchar los campesinos, como algunos lideres, organizaciones y partidos políticos sostienen; sino en contra de los proyectos y el desarrollo mismo, que mientras ofrece grandes y millonarias ganancias a los poderosos, concede unas migajas de beneficio a los pueblos pero con la consecuencia desastrosa de que la naturaleza se agotara. Mientras los poderosos siempre tienen la opción de migrar y seguir explotando otras tierras en cualquier parte del mundo bajo la doctrina feroz de la globalización, los campesinos solo tienen una tierra que defender y por la cual vivir. Ahí esta el ejemplo dramático de Jalapa del Marquez y su presa de lodo seco de la que surgen, como fantasmas que les recuerdan su pasado, los viejos muros de sus casas, de sus templos, los huesos de sus muertos; testigos mudos de una historia de despojo. Es por eso que los jalapanecos hacen un llamado de alerta a otros pueblos donde se pretenden imponer proyectos similares a que no permitan que les pase lo mismo. Las limpias aguas de la presa son un espejo donde no quieren que otros pueblos se vean reflejados.

El día 6 de Mayo, el sendero del jaguar siguio hasta el pueblo Heroico de San Blas Atempa, donde a pesar de la represión y del reciente asesinato de un sanblaseño en la conmemoración del primer año del asesinato de otro compañeros de ellos, por parte de los sicarios de la cacique priista Agustina Acevedo Gutierrez, aliada incondicional de Ulises Ruiz Ortiz, el pueblo de San Blas salio valientemente a las calles a reunirse en asamblea publica con la caravana para exponer su problemática. Las mujeres zapotecas de San Blas hicieron magnifica presencia en esta asamblea para recordar que el orgullo y la dignidad de la mujer zapoteca del istmo no pueden ser manchadas por una mujer ambiciosa, corrupta y criminal como es la cacique Agustina Acevedo. La asamblea que se realizo en la explanada del palacio municipal que durante mas de tres años diera cobijo al ayuntamiento popular mas acosado y reprimido por el mal gobierno de Ulises Ruiz y que hoy ocupan los incondicionales de este criminal; tuvo que ser atropelladamente terminada por la presencia amenazante de sicarios armados en camionetas que amenazaban la integridad de los sanblaseños y de los integrantes de la caravana, lo que demuestra una vez mas, el clima de permanente represión, amenaza y miedo que existe en San Blas Atempa y en todo el estado de Oaxaca, clima necesario para sostener a gobiernos ilegítimos y repudiados por las mayorías. Lo que pasa en san Blas Atempa es imagen fiel de lo que pasa en Oaxaca y es la traducción exacta de los discursos de paz social a los que se refieren los poderosos.

El paso del “sendero del jaguar, por la regeneración de nuestra memoria” por la ciudad zapoteca de Juchitan de Zaragoza el día 7 de mayo, cuyas tierras calurosas, y secas son azotadas por los vientos mas fuertes del mundo que sin embargo no han impedido el florecimiento y la regeneración de la cultura original de los binni zaa, zapotecas del istmo de tehuantepec. Estas tierras han sido, a pesar de estas difíciles condiciones asiento milenario de la nación zapoteca. Los y las binni zaa de manera sabia han sabido interactuar y lograr un equilibrio respetuoso del hombre y la mujer verdaderos con la naturaleza. El sendero del jaguar se reunió con la Asamblea en Defensa de la Tierra y el territorio que lucha en contra de las poderosas transnacionales españolas que por medio del proyecto del corredor eolico del istmo de Tehuantepec, avanzan agresivamente en la recolonización de nuestro país, con la complicidad del mal gobierno mexicano. ENDESA, HIBERDROLA, GAMESA, UNION FENOSA son las empresas transnacionales que desde 1994 con la instalación del primer parque eolico,denominado “La venta I” de apenas 8 generadores, y después la venta II que ocupa ya 850 hectáreas de tierras, se reparten las tierras del Istmo para sus proyectos de generación de energía eolica para vendérsela a la CFE con lo que la privatización de la industria eléctrica es ya una realidad. Estas empresas han y siguen tratando de establecer un corredor eolico de cinco etapas, de 5000 generadores en mas de 3000 hectáreas de tierras de uso agrícola y ganadero, por medio de contratos engañosos que en la practica significan el despojo de las tierras a los campesinos que las rentan, con la ayuda y complicidad de los gobiernos federal panista, estatal priista y municipal perredista. Es por ello que en este momento la lucha de los comuneros zapotecos de juchitan es echar abajo esos contratos, además de impedir el establecimiento del nuevo parque eolico de dimensiones mucho mayores que los actuales. La venta IV es el proyecto que pretende ser impuesto en 2300 hectáreas de tierras zapotecas. Ante esta resistencia de los zapotecos de Juchitan el gobierno ha respondido de manera tradicional y en este momento existen 76 ordenes de aprehensión y averiguaciones previas en contra de integrantes de la resistencia de este pueblo. También en Juchitan, en el tradicional barrio de la séptima sección, el sendero del jaguar llego a la radio comunitaria “Radio Totopo” que desde este barrio de profunda raigambre zapoteca transmite en zapoteco y español la problemática de las diferentes comunidades del Istmo y ha formado parte de campañas de resistencia como la recientemente librada contra la instalación de la cadena Walt-mart y su tienda Aurrera. A pesar del acoso del gobierno y de los empresarios que monopolizan los medios de comunicación en el istmo de tehuantepec, radio Totopo se ha sostenido por el apoyo incondicional de los habitantes de esta comunidad zapoteca, lo cual pudimos constatar pues ante la convocatoria a través de los micrófonos a la comunidad para que apoyaran con víveres y alimentos para los integrantes de la caravana este apoyo solidario no se hizo esperar y la guelaguetza entre la gente sencilla de Oaxaca ocurrió una vez mas, como en los mejores y mas maravilloso momentos de la radio Universidad en 2006.

El día 8 de Mayo la caravana llego a lo que seria su ultimo punto de este recorrido, la comunidad de Benito Juárez, municipio de San Miguel Chimalapa. Esta comunidad de hombres y mujeres dignos y valientes merece, sin falsas pretensiones ni demagogia, el titulo de guardianes de la selva. La historia de esta comunidad desde su origen hace más de cuarenta años hasta nuestros días esta marcada por la lucha y la resistencia de los comuneros chimas por la defensa del territorio en contra de gobiernos, caciques, ganaderose invasores del estado de Chiapas. Este pueblo fundado en tierras comunales del municipio de San Miguel Chimalapa, pero que el gobierno del estado de Chiapas concesionó para la explotación de sus bosques y selvas a la compañía maderera Sánchez Monroy, de origen michoacana. Después de una larga lucha, iniciada por 12 pioneros zoques, habitantes ancestrales de estas tierras y varios empleados del aserradero que pelearon a su lado, quienes tuvieron que vivir mas de año y medio en el monte sufriendo todo tipo de vejaciones y violencia, al fin el gobierno reconoce la propiedad de las tierras de los comuneros chimas y ordena la salida de la compañía maderera. Es apenas el inicio victorioso de una larga historia de lucha y resistencia que no siempre ha visto triunfos sino también derrotas, pues el territorio chimalapa, cubierto en su gran parte por bosques y selvas vírgenes, de una riqueza biológica y belleza inconmensurables y con una gran cantidad de agua, ha sido objeto de ambición y codicia por los poderosos y los gobiernos hasta nuestros días. Lo mismo ganaderos de los municipios colindantes, terratenientes, políticos –como el hermano del exgobernador de Chiapas Absalon Castellanos-, invasores chiapanecos alentados por el gobierno de Chiapas, o dependencias gubernamentales de conservación de la naturaleza como PROFEPA y SEMARNAT; han constantemente invadido y explotado indiscriminadamente la riqueza de los chimalapas y han tratado de arrebatarles el control y el cuidado de este territorio. Este proceso ha curtido el carácter de los chimas de la comunidad Benito Juárez para resistir y soportar las difíciles condiciones que les impone el mal gobierno como represalia por su dignidad, en medio del calor agobiante del istmo, esta comunidad no conoce el simple – y por cierto dispensable- beneficio de la energia eléctrica. El día de Hoy, hay aun miles de hectáreas de tierras invadidas principalmente por terratenientes y ejidatarios amparados por el gobierno del estado de Chiapas a través del municipio de Cintalapa de Figueroa. La indiferencia y complicidad de los gobiernos federal y del estado de Oaxaca se explican porque prefieren que este territorio riquísimo, legalmente y legítimamente perteneciente al estado de Oaxaca y a los bienes comunales de san Miguel Chimalapa, este en posesión de colonos chiapanecos bajo el régimen de pequeña propiedad privada y de propiedad ejidal, que por las reformas al articulo 27 constitucional les permiten la venta y la acumulación de la tierra en muy pocas manos, condición indispensable para echar adelante cualquier proyecto de explotación y despojo. Aun cuando los chimas han propuesto a los campesinos chiapanecos que habitan los territorios invadidos que permanezcan en las tierras pero integrándose a la autoridad de los bienes comunales de San Miguel Chimalapa, los gobiernos federal y de los estados de Oaxaca y Chiapas han evitado este proceso de integración que significaría el fin del conflicto. Por las razones arriba expuestas pero también porque los comuneros chimas, pertenecientes a la nación zoque en su mayoría, poseen un sentido de respeto por la naturaleza y han logrado una convivencia equilibrada y respetuosa con la selva que es producto de su pertenencia ancestral a estas tierras y la experiencia acumulada de generaciones por vivir aquí desde hace miles de años, lo cual temen sea extendido a la mentalidad de los ejidatarios y pequeños propietarios chiapanecos que hoy ocupan los territorios invadidos con una lógica de explotación indiscriminada del bosque y la selva por medio de la tala excesiva del bosque, la agricultura convencional con uso excesivo de agroquímicos y la ganadería extensiva.

El día 14 de mayo la caravana organizada por los y las jóvenes participantes en el movimiento social oaxaqueño llego a su fin en esta primera fase, la cual permitió el acercamiento entre los pueblos, que en la ciudad y en este caso, la región del istmo de Tehuantepec, sostienen la lucha en contra del mal gobierno. Esta caravana es una aportación al necesario trabajo reorganizativoque muchos pueblos en Oaxaca, desde abajo y a la izquierda están haciendo. Algunos desde hace mucho tiempo, interrumpido por la represión brutal que desde 2006 mantiene el mal gobierno en contra del movimiento social en Oaxaca. Por todos lados se observan esfuerzos encaminados a lograr esta reorganización de manera horizontal amplia y desde abajo y que no esta esperando la convocatoria de líderes ni dirigentes. La respuesta del gobierno a esta propuesta no se ha hecho esperar y el día de regreso de la caravana policías ministeriales y del municipio de Zanatepec detuvieron y revisaron de manera amenazante a la caravana en un paraje de la montaña, alejado de todo poblado. Al estilo de grupos criminales los policías estatales salieron del bosque para detener la caravana y amenazar a sus integrantes, con lo que una vez más queda demostrado el estado de crisis y represión en que vive nuestro estado. Sin embargo, el proceso de toma de conciencia entre los pueblos de Oaxaca que comenzó en 2006 cuando unimos nuestros pasos en un solo camino, el de la lucha por la libertad, ha comenzado. No lo detendrán todas las policías, represiones ni asesinatos que hace el mal gobierno, que en este momento muestra vergonzoso signos de su descomposición final. El sendero del jaguar, por la regeneración de nuestra memoria .seguirá avanzando por esta nuestra dolida tierra oaxaqueña buscando, encontrando y dialogando con todos aquellos y aquellas que por todos lados creen que otro mundo es posible y que se aprestan a luchar para conseguirlo.

David Venegas Reyes “alebrije”

Expreso político de la APPO, integrante de VOCAL

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More