El secretario general de la CGT de Catalunya se declara objetor de conciencia en una mesa electoral este 20 de diciembre de 2015

Publicidad

Su acción pretende llamar la atención sobre dos aspectos:
1. Una crítica al actual sistema que circunscribe la participación política de la inmensa mayoría de la población a votar cada cierto tiempo. Se confiere así el monopolio de hacer política en las instituciones, mientras normativas cada vez más restrictivas penalizan las formas populares de política tales como manifestaciones, asambleas públicas, ocupaciones, huelgas, desobediencia civil, etc.
2. Una crítica a un sistema político centrado en el marketing de los y las candidatas y vacío de debate real en base programas y contenidos, pero en cambio sometido a los dictados de las grandes organizaciones del capitalismo internacional (la OTAN, la UE, el BM , el FMI ..).

La objeción de conciencia del Ermengol Gassiot es una más de varias muestras de rechazo al régimen parlamentario de base electoral como única manera de hacer política. Este 20 de diciembre serán muchas las personas que llevarán a cabo acciones similares. Todas ellas se expondrán a las sanciones judiciales que establece el artículo 143 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), que al respecto establece:

«Artículo 143.- Delitos miedo abandono o incumplimiento en las Mesas electorales
El Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sobre respectivos suplentes que Dejen de concurrir o desempeñar sobre funciones, las abandonan sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones excusa o aviso prevenir que las impone esta Ley, incurrir en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses. «

Y a (art. 137):

«Por todos los Delitos a que se refiere este Capítulo se impondrá, además de la pena senalado en los Artículos Siguientes, la de inhabilitaciones especiales para el derecho de sufragio pasivo.»

La CGT de Cataluña defiende la libertad de pensamiento que reivindica con este acto su Secretario General, y la necesidad imperiosa de promover una política basada en la libre participación de toda la población residente en el territorio, ya que los propios procesos electorales niegan el derecho a voto a una gran cantidad de personas migrantes que residen entre nosotros, y circunscriben la participación exclusivamente a delegar en representantes institucionales cada 4 años, lo que no garantiza el acceso a la participación real de la sociedad en la toma de decisiones sobre aspectos como el modelo económico y de relaciones laborales, entre muchos otros.

Por todo ello, la objeción de conciencia del Secretario General de CGT Cataluña se enmarca en el cuestionamiento de un modelo de participación política exclusivamente institucional. La desobediencia civil es y ha sido un derecho inalienable para cuestionar el status quo a lo largo de la historia, y la reivindicamos como una herramienta para conseguir una sociedad socialmente justa y libre.

Telf. contacto: 691209981 (Moisés Rial. Secretario Comunicación y 692057651 (Ermengol Gassiot, Secretario General)

Barcelona, ​​a 19 de diciembre de 2015

Secretariado Permanente del Comité Confederal de CGT Cataluña

Más información ;:

Escrito que mañana presentará a la Presidencia de la mesa electoral del # 20D:

Notificación Ermengol Gassiot Ballbè, secretario general de la CGT, manifiesto mi objeción de conciencia a la participación en una mesa electoral este 20 de desembre. http://www.slideshare.net/CGTCatalunya/notificaci-ermengol-gassiot-ballb-secretari-general-de-la-cgt-de-catalunya-manifesto-la-meva-objecci-de-conscincia-a-la-participaci-en-una-mesa-electoral-aquest-20-de-desembre

Ermengol Gassiot Ballbè, secretario general de la CGT, manifiesto mi objeción de conciencia a la participación en una mesa electoral este 20 de diciembre.

Muchos de nosotros somos ya de las generaciones que tenemos conciencia de haber vivido siempre bajo una democracia parlamentaria de base electoral. Una y otra vez hemos visto como cada cuatro años se nos llama a votar en un proceso electoral para cubrir vacantes en una determinada institución, desde los ayuntamientos hasta el Parlamento europeo. Quizá algunas veces hemos votado y quizás en otras ocasiones no lo hemos hecho. El caso es que nos hemos acostumbrado a vivir bajo un régimen donde se limita nuestra capacidad de hacer política, como personas normales, que trabajamos para ganarnos la vida, a este acto puntual de votar. Un día, unos minutos, cada cierto tiempo. Y cuando decidimos hacer política en la calle y en el trabajo manifestándonos, ocupando plazas, tratando de frenar medidas injustas o de crear espacios de contrapoder, se nos envía la policía o se nos aplican medidas legales aprobadas por estas mismas instituciones.

El funcionamiento del actual sistema representativo está limitado a tomar decisiones cada vez más anecdóticas pues el poder económico, el capitalismo, es realmente el poseedor del poder real. Un poder que disciplina gobiernos, cuando no los controla totalmente. Que nos permiten que decidimos, entonces? Cómo gestionar las migajas de la explotación y la injusticia y legitimar esta sumisión como la forma adecuada de hacer política?

En contra de lo que debería ser, estas instituciones monopolizan la política y nos alienan de nuestra capacidad de decidir en el día a día como queremos que sea nuestra vida colectiva e individual. Hemos visto estos últimos años en prisión masa compañeros por el simple hecho de hacer política, desde la Alfon de Vallecas a sindicalistas como Laura de Barcelona, ​​pasando por miembros de movimientos sociales como Sergi o, a otro nivel, el mismo Arnaldo Otegi.

Y también nos hemos acostumbrado a observar cómo a los pocos días de un proceso electoral, cuando ya no hay sillas en juego, estas mismas instituciones anuncian medidas que no forman parte de ningún programa electoral o, incluso, contravenían las promesas y compromisos en campaña de quien las gobierna. Subir el IVA cuando se decía que se bajaría, recortar unas pensiones que se garantizó que se mejorarían, facilitar la privatización de la energía después de decir que se garantizaría un acceso universal. La obediencia a la Troika y los poderes financieros internacionales, hecha ley en la reforma constitucional de hace pocos años, ejemplifica también como de normal es hacer una política oculta. Es decir, diferente de la que se dice que se haría.

Un sistema de toma de decisiones colectivo, aparte de ser constante, debe fundamentarse en la participación activa y voluntaria. El actual no lo es. Lo hemos sufrido y lo sabemos. Sintomático es que, por ejemplo, la asistencia a las mesas electorales esté garantizada por medidas punitivas como las que establece el art. 143 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). Allí donde no llega el convencimiento, se impone el miedo.

Por razones como éstas, pero sobre todo como llama a rechazar activamente que el monopolio de la política recaiga en unas instituciones alejadas de la población, Ermengol Gassiot, secretario general de la Confederación General del Trabajo de Cataluña declaro y llevo a la práctica hoy, 20 de diciembre, mi objeción de conciencia a participar en una mesa electoral en las elecciones parlamentarias españolas. Junto a este rechazo reitero el compromiso de hacer de la política parte de nuestro día a día. A transformar la delegación en implicación y participación. A ser uno más en la creación y consolidación de espacios de contrapoder popular en plazas y centros de trabajo con el fin de construir un mundo coherente con los intereses de la gran mayoría de la población.

Ermengol Gassiot Ballbè

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article11671#.VnVfV_nhC1s

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More