El Salvador: El pulgarcito no tiene quien le escriba.

Publicidad

10 de Mayo de 1975.&nbsp Pulgarcito no tiene quien le escriba.

“El pulgarcito de América” así se le conoce a El Salvador,&nbsp uno de los países más pequeños de América latina, con sus 20 mil kilómetros cuadrados de superficie, ese nombre se lo ha ganado a pulso. Si se le compara, ya no sólo con sus países vecinos de Centroamérica&nbsp sino que con los &nbsp demás países latinoamericanos, El Salvador, se ve aún más pequeño, de ahí el nombre de pulgarcito de América.

En los años setenta surge un movimiento&nbsp popular y revolucionario en el pulgarcito, &nbsp &nbsp a partir de entonces el país “existe”, formaba parte de las noticias a nivel mundial, &nbsp parecía en “los medios” por ende existía. Con el surgimiento de movimiento revolucionario el pulgarcito demostró que se podía, y se debía, de buscar una salida a la barbarie del capitalismo incipiente del país, a la represión impuesta tanto por la burguesía salvadoreña como por los norteamericanos, y esa &nbsp salida la ofrecía el movimiento revolucionario,.&nbsp &nbsp

El movimiento popular fue capaz en esos años de fortalecer no sólo la dignidad del pueblo más humilde, a los que el sistema capitalista dependiente – hasta entonces – había marginado y lo sigue haciendo. La dignidad del pueblo también hizo su presencia en la cultura. Su lucha dio la posibilidad de reinventar las letras, la música, el teatro etc. eso hacía que el pueblo se expresara en las fiestas populares&nbsp como en los actos políticos por todo el país. Surgieron entonces miles de jóvenes que querían por medio de las artes, de la cultura &nbsp convertirlas a estas en una &nbsp herramienta más de lucha, Roque lo había demostrado.&nbsp

Miles de jóvenes hicieron posible que el arte fuera una expresión más que sirviera de ventana para la denuncia. Vivieron el arte y la lucha, y la política revolucionaria se hizo necesaria para comprometerse con &nbsp las causas justas de la inmensa mayoría del pueblo salvadoreño. Referentes tuvieron muchos, sin embargo, fue un poeta el que vino a influir – y mucho – en el que hacer cultura, no sólo en la poesía. En todas las ramas de las expresiones artísticas Roque Dalton, fue y sigue siendo el referente&nbsp para miles de jóvenes salvadoreñ@s para hacer y seguir siendo poesía. Por estas fechas se está recordando su asesinato.

En 1975 se le acusó de ser agente de la CIA por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y hallado culpable en un remedo de “juicio sumarísimo”, pero no sólo ese fue el argumento también se le acuso de ser “pro Castrista” en referencia a Fidel Castro, no tenían pruebas pero a esas alturas ya todo les daba igual y lo fusilaran junto a otros compañeros, por no compartir, planteamientos ideológicos ni políticos. Con el tiempo, demostrarían que, quienes le acusaron de ser precisamente colaborador de la CIA, ellos son la CIA…, &nbsp son los que están en los brazos de ellos, viviendo de ellos, y con-viviendo con ellos. Joaquín Villalobos es el máximo responsable del asesinato de Roque Dalton, un dato curioso a tener en cuenta es: que a partir del asesinato, este lábil personaje va a ser el referente de la lucha salvadoreña no sólo &nbsp del ERP (organización que le asesinó un 10 de mayo de 1975) también del FMLN.

El argumento que se utilizó, sin embargo, para asesinar a Roque es el que se siguió y se sigue utilizando contra aquellos que no comparten la visión socialdemócrata &nbsp de "izquierdas" que algunos dirigentes tenían y tienen. La perspectiva revolucionaria se ha hecho a un lado con tal de convencer no a los pobres sino a aquellos foráneos gobiernos socialdemócratas que son los que en definitiva han hecho que la izquierda revolucionaria se convierta en un partido político más en el Pulgarcito de América.&nbsp

Si no compartes, pues, sus planteamientos políticos de "izquierdas", “eres de la CIA”, ese es el estigma pátina, que ha servido – y sirve – y, es suficiente para que, el que no comparte sus desviaciones ideológicas queda así, estigmatizado. Con Roque lo hicieron pero sus acusaciones con el tiempo, se han caído, por lo que son, falsas. Son ellos los que asesinaron la cultura, el arte y la lucha desde la perspectivita revolucionaria, sin embargo, &nbsp &nbsp los que entregan carnet de “revolucionario”.

En el 34 aniversario del cobarde asesinato de Roque, es menester recordar, no sólo su poesía, &nbsp también su compromiso, su vida como revolucionario que fue y lo sigue siendo a pesar del tiempo transcurrido de su asesinato. Como poeta y revolucionario Roque demostró que se pueden&nbsp – y se deben – de combinar todos los medios de lucha para hacer que la utopía; para hacer que la &nbsp justicia social sea posible en estos tiempos en que América latina necesita a poetas y revolucionarios como Roque Dalton para seguir apuntando al cénit final de la lucha, el socialismo del siglo XXI. En este aniversario es cuando más presente debe de estar todo el quehacer político, poético y cultural de Roque.

Hablar de Roque es hablar precisamente de las dos cosas a la vez, no entendemos su poesía sin el compromiso revolucionario, no entendemos tampoco su compromiso revolucionario con su quehacer poético, él era y sigue siendo los dos a la vez. La dialéctica poética y revolucionaria se combinan en perfecta sinergia para que la tengamos en cuenta en este aniversario, otro aniversario más de su asesinato. Nosotros somos sólo un remedo poético de lo que Roque fue. Nosotros sólo somos&nbsp hermanos menores de Roque, porque el pulgarcito a estas alturas de la historia no tiene quien le escriba. Porque el dolor de cabeza de la historia sigue siendo más grande que la luz del sol. &nbsp

Poesía/ Perdóname por haberte ayudado a comprender/que no estás hecha sólo de palabras” Roque Dalton.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More