El Rock en Olavarría y en el Mundo, cumple su función de siempre. Recaudar y alejar la juventud de la política

Publicidad

 

Olavarría le viene bien, al gobierno de patrones de Macri, para desviar la atención sobre las huelgas, y la rebeldía todavía muy confundida de los trabajadores. Mientras tanto, los medios hegemónicos buscan culpables, para esconder que el Rock además de negocio, es funcional al capitalismo.

Este articulo pretende en su modesta medida, romper el silencio mediático, que acompaña desde hace décadas a la así llamada “cultura” del Rock.

Aprovecho, lo sucedido en el show del Indio Solari en Olavarría, porque pese a la brutal explotación insensible del negocio, constituyo un toque de atención y la posibilidad de un quiebre, sobre la cristalizada y dormida opinión pública, sobre el Rock en la Argentina.

Es que impresiona la concurrencia de más de 300.000 personas, a un evento musical en una localidad situada a 350 Km del centro de Buenos Aires,

Piensen que es un numero bastante parecido o quizás un poco menos, de la cantidad de trabajadores, que asistieron a la manifestación organizada por la CGT en la Ciudad de Buenos Aires, el 6 de Marzo, trabajadores empujados por los acuciantes problemas, de sueldos de hambre, falta de trabajo, despidos, etc.,

El Rock organizado para el negocio en el mundo entero, que es el Rock oficial y dominante, al igual que el Futbol, es un arma poderosa del sistema capitalista, para distraer a los jóvenes de la actividad política en general, y de su necesaria solidaridad con la Clase Trabajadora.

El exclusivo apoyo que recibe, desde hace décadas en la esfera internacional, de todos los medios e instancias publicitarias oficiales del sistema capitalista, la difusión entusiasta de los recitales, donde se nuclea a masas de jóvenes…no es casual.

Tampoco lo es la construcción forzada, del mito de la ” cultura del Rock”, como una cultura exclusiva de los jóvenes, fomentada por todos los medios hegemónicos, a través de periodistas” especializados”, bien pagos por tales medios y las disqueras usufructuarias del negocio.

Comenzaron en los 60 de la posguerra, con la explosiva aparición en Inglaterra de los Beatles y los Rolling Stone, cuyo éxito entre los jóvenes, fue aprovechado por los ideólogos del sistema capitalista, para alejarlos de los intereses políticos e intelectuales, que comenzaban a demostrar , preguntándose muchos de ellos, sobre las verdaderas razones de la Guerra Fría, recién lanzada por el Imperio Anglo yanqui contra la URSS .

Eran conocidos en aquellos años, las inquietudes y discusiones entre los estudiantes ingleses, sobre el maoísmo, el comunismo, el guevarismo, y la URSS.

David M Fowler, (1) conocido historiador inglés y profesor de su especialidad en la Universidad de Cambridge escribe…

Los Beatles y los Rolling Stones, no fueron héroes de la contracultura, sino capitalistas que explotaron cínicamente la cultura juvenil de los años sesenta, con fines exclusivamente lucrativos.

Eran jóvenes capitalistas que, lejos de desarrollar una cultura juvenil, explotaron a los jóvenes promoviendo una cultura de ciega adoración de los fans, griterío insensato y consumismo pasivo entre los adolescentes»

Los jóvenes bailaron siempre, desde las danzas tribales, casi instintivas trasmitidas desde el principio de la historia, pasando por las danzas acartonadas de la aristocracia, compartiendo su época con las folklóricas que bailaban los pobres, siervos miserables del feudalismo y la época de los reyes.

Luego junto al nacimiento del Romanticismo, la aparición de la pareja individual, con la melodiosa avanzada del vals, y entre muchas otras danzas, la apretada y sensual figura del tango.

Bailaron siempre… hasta la aparición del Rock.

Con los multidinarios recitales del Rock, dejaron de bailar y se limitan a escuchar y moverse al ritmo de los “ pogos” , las antiguas danzas de los esclavos alrededor del fuego y el brujo protagonista que la dirigía. El fuego que se usa ahora son los encendedores.

Vueltos así a la época tribal, pero ahora apretados en multitudes, como en un subterráneo japonés, vienen a escuchar obnubilados por el alcohol y las drogas, las letras disléxicas que en confuso mensaje, huyen de los problemas reales, en las voces roncas y chillonas de los malos cantantes sin escuela , del Rock , acompañados por la pobreza tonal de apenas 3 instrumentos, que reproducen el ruido de motores y máquinas de las ciudades.

Muchas voces opinan que el Rock en realidad es la música –ruido, o el ruido–musical como se quiera, que corresponde a las ciudades modernas.

Ese ruido al que llaman Rock, es el que muchos periodistas e intelectuales comercializables, nos dicen que es “revolucionario”, cuando en realidad es uno de los mas importantes mecanismos de dominación , aculturación y acriticismo de la juventud en los últimos 50 años.

Es que al comenzar la posguerra y ya en los 60, el Mercado capitalista descubrio un nuevo nicho, en su necesidad de incrementar el consumismo… “la juventud” .

Contrariamente a lo que bombardean permanentemente, los publicitarios del Rock “ revolucionario”, sus letras no tienen contenidos que expresen alguna ideología concreta, contra el sistema de la propiedad privada irrestricta, o contra la explotación de la clase trabajadora por los capitalistas , por lo contrario concilian, con todas las subjetividades de la ideología dominante.

El tango o el folklore, con letras mucho más cercanas a las realidades sociales, carecen del apoyo que los medios hegemónicos brindan entusiastamente al Rock.

Coincido con el conocido criterio que expuso Mercedes Sosa, de que las letras del Indio Solari son incomprensibles , yo las llamo disléxicas pues esa es la impresión que me dan , y en ninguna de ellas se plantea alguna reivindicación social significativa. Todo ello independiente de que carecen de poética y ritmo.

Sin ir más lejos “Imagine” de Lennon( desde luego no quiero ofender a Lennon comparándolo con Solari), que tiene el prestigio publicitario, de ser la canción más “revolucionaria” del Rock, es simplemente una invitación a “soñar”, sin proponer acción alguna, contra la injusticia del mundo de los pocos ricos y millones de pobres. Mundo en el que Lennon mismo, era un millonario.

Frente a estas letras ”seudo revolucionarias“, observen como ejemplo, el carácter educativo , la simpleza y contundencia, de aquellas del folklore argentino, que Atahualpa Yupanqui dejo para los pueblos

Las vaquitas y las penas, se van por la misma senda …Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas”,.

Y como esas, las encontramos en muchos tangos y canciones folklóricas, de poetas como Discepolo, Viglietti, Guaraní. Zitarrosa etc. Nunca en el Rock

El Rock no es una cultura, es un gran negocio y como tal sigue la suerte y las reglas, de los emprendimientos capitalistas modernos.

Por ejemplo, el Rock tiene múltiples variaciones , son decenas de subtítulos . Heavy, Dark, Punk, Metal, Gothic,  Retro, Tecno, Trash, Gungre, Hard, Happy, Pop ,etc .

Esto que parece absurdo, en una música que se ejecuta con mínimos instrumentos y variaciones melódicas, no lo es tanto, si ustedes lo comparan a las tantas marcas y tipos que se ofrecen en los jabones, los tampones, el papel higiénico, los yogures y los múltiples productos que el marketing comercial inventa cada día, para vender y atraer nuevos clientes.

Del Rock se desprenden múltiples negocios, que hacen prosperar a las multinacionales de discos , que venden millones de unidades, a las multinacionales de la cerveza , las de bebidas gaseosas como la Coca Cola , la Pepsi , las de las bebidas alcohólicas.

Todas ellas apoyando publicitariamente los eventos del Rock en el mundo.

Los narco traficantes, operan en ese mundo con toda comodidad .Y son socios o directos dueños, de las empresas que organizan tales eventos , dado que los conciertos de Rock multidinarios, son los mejores medios para lavar dinero de las drogas.

El sistema que emplean es conocido, solo que las leyes y los funcionarios que controlan la recaudación de dichos eventos, son claramente impotentes o “comprados”.

Los empresarios declaran oficialmente, mucho más espectadores y recaudación que la concurrencia real. Y pagan los pequeños impuesto que rigen sobre estos espectáculos, pues el Rock pasa como” evento cultural “, incluso en muchos lugares está exento del IVA . Y se quedan con la diferencia del dinero recibido por la venta de la droga, como dinero legal.

Pero la explotación de los jóvenes no termina allí, sigue diariamente en los boliches bailables de las ciudades, donde por las madrugadas se destruye a una juventud alcoholizada y degradada ,

Y cuando suceden las tragedias, como las de Cromañón, ya se ocuparan las Radios y la Televisión, en distraer a los jóvenes y a sus padres, para disimular los verdaderos culpables y seguir haciendo el negocio de la publicidad y las comisiones que pagan las compañías disqueras.

Lo más triste es la existencia de un grupo de periodistas e intelectuales, que viven también del negocio del Rock comercial, pretendiendo venderlo como una Cultura .

El Rock, como la orquesta del Titanic , sigue sonando mientras demasiados jovenes, neutralizada su fuerza y su porvenir, se hunden en el mundo decadente del Capitalismo.

Les dejo una cancion, que se canta con ritmo de Rock y que creo, expresa mejor que este articulo la realidad del Rock.

Pertenece a la Comedia musical “La vuelta a casa de O. Bender”( traduccion J,Rozansky)

La inmovilidad del Rock

Somos revolucionarios, contestatarios

Corrosivos y peligrosos

Formados de a cuatro marchamos

El mundo a conquistar

Somos revolucionarios, contestatarios

Los jóvenes nos siguen

Del compact disc al Festival

Del Festival al boliche

Del boliche a la disquería,

Es la revolución permanente.

Estamos desde hace 40 años revolucionando al mundo

Fíjense como lo hemos cambiado

Los presidentes y los reyes

nos aman

Los dueños de la televisión y la industria musical

nos adoran

Los fabricantes cerveza, y los traficantes de drogas

nos idolatran

Las multinacionales de gaseosas y teléfonos móviles

nos veneran

Somos punk/somos/heavy /somos dark//somos metal

Somos /100 marcas diferentes

Como los desodorantes,

y el papel higiénico

Postmodernos /globalizables

Y por los sponsors

utilizables

PERO……

Nuestros enemigos nos llaman

Los inmóviles del rock

Dicen que estamos quietos,

Que no avanzamos un paso

Espásticos quietos,

Los dueños del ruido aburrido y el bla bla

Soldados del sistema

Que volvemos estúpidos a los jóvenes

Y frenamos sus luchas

Por derechos a alcanzar

DICEN QUE

con los teléfonos móviles,

y auriculares del rock en los oídos

Cultivamos el individualismo,

Y solo en los Festivales y en los boliches

Ya mareados por las drogas y el alcohol

los reunimos con los demás jóvenes

Y que aunque hacemos mucho ruido

nuestras ideas revolucionarias

no se alcanzan a escuchar

POR ESO

Les propongo socios, que reaccionemos

Ante estas injustas criticas

Quizás los jóvenes son sordos ¡!!!

No importa

Seguiremos revolucionando el mundo

Y para efectuar las correcciones necesarias

Reconozcamos que algo anda mal

Sin embargo socios, la solución está a la vista

Cual ¡!!!

Aumentemos nuestro gasto publicitario

Si ¡!! Más publicidad /Mas publicidad /Mas publicidad

Afectuosamente

Hersh Zakheim

(1)David M Flower es un historiador ingles , especializado en la historia cultural británica del siglo XX y ha publicado entre otros, «Radicalismo en las universidades de Campus de Gran Bretaña de los años 60: Dons y estudiantes».La más reciente es “ la Cultura Juvenil en Gran Bretaña Moderna: De la Torre de Marfil al Movimiento Global-Una Nueva Historia” (Macmillan, 2008)

  

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More