El regreso de Dillinger: respuestas de cine-forum

Creo que resulta interesante debatir sobre una película como esta, con tantas conexiones sociales e históricas, y que esta ya viendo millares de espectadores. Hablar del cine que es una práctica bastante perdida que habría que recuperar, permite muchas cosas. En las notas que siguen comento solamente algunas de las otras aparecidas en el “blog”, muchas las creo bien comentadas por otros “blogueros”, y otras porque seria muy largo detallar lo que ya suelo detallar en otros trabajos más específicos…En primer lugar creo que estamos hablando de una película superior que nos retrotrae a la tradición de mejor “cine negro” norteamericano… &nbsp

—1. “Michael Mann construye con Enemigos públicos un nuevo, intenso y deslumbrante thriller que reconstruye la vida y la muerte del popular atracador de bancos John Dillinguer. Filmado con cámara digital y un ritmo adrelanico, el cineasta no defrauda y consigue erigir, otra vez, una película magistral”, así comienza la reseña de Alejando G. Calvo sobre la película (El asesinato de John H. Dillinguer,&nbsp &nbsp “Dirigido por…, 391, julio-agosto, 2009, p. 34), con la que estoy fundamentalmente de acuerdo.

&nbsp &nbsp Creo que Mann es un maestro del thriller actual –de acuerdo en añadir Colateral a la lista de sus buenas películas, a mi me interesa de hecho toda su filmografía, y el “Dirigido por…” le estudio en un “dossier” no hace mucho-, aunque personalmente prefiero El dilema, seguramente por inclinaciones personales: en donde aprecio un alegato matizado pero extraordinario de la falta de escrúpulos de las tabacaleras…

&nbsp &nbsp En mi articulo trataba se subrayar un paralelismo entre el contexto de la depresión del 29 con el presente, de establecer una distinción entre la Cosa Nostra dedicada a expoliar a los mas débiles y a establecer conexiones con el aparato del Estado y los bandidos como Dillinger que atracaban a los grandes bancos, que respondían con las armas a la policía. El caso de Dillinger es además bastante especifico, y aunque la película no oculta su parte oscura y psicotica, la matiza: Dillinguer tiene un cierto código ético, conecta con la gente, desafía a las autoridades, actúa generosamente con la gente que conoce, escupe sobre el FBI y sobre todo, prefiere cualquier cosa antes que pudrirse en la cárcel. En su retrato, Mann nos deja claro que no había nada positivo en su actuación, pero que los “malos” se encuentran arriba, son gente como Hoover o sicarios como Purvis.&nbsp

Tomo nota de estas líneas: “Me parece que no se han abordado&nbsp las razones por la cuales las mafias, en particular las de origen italiano,&nbsp tuvieron tanta influencia en los EE.UU. de los años 20. Estas mafias emergieron a raíz del voto por el Congreso de&nbsp leyes&nbsp prohibiendo la venta&nbsp de bebidas&nbsp alcohólicas…Estas leyes se votaron bajo el impulso de las&nbsp influyentes&nbsp ligas feministas que protestaban por la violencia que el consumo del alcohol generaba en los hombres y de la que eran victimas las mujeres.&nbsp
El infierno puede estar pavimentado de buenas intenciones. En cuanto al cine norteamericano reconozcamos que algunos cineastas han realizado magnificas películas criticando la política y el comportamiento de los dirigentes estadounidenses. Lo que no han sido capaces de hacer los cineastas soviéticos, españoles, franceses, ingleses, etc Salvo pequeñas excepciones.”

Añado: El cine negro norteamericano ha representado la mejor tradición “marxista” o izquierdista-critica de la historia del cine, de ahí que la “caza de bruja” se centro muy especialmente en sus creadores. De ahí también que el mejor “cine de denuncia” se suela revestir de “thriller”. Esta tradición creo escuela en todas partes, con ejemplos muy incesantes en Francia y en Italia. En España también hubo sus excepciones, obviamente bajo formas encubiertas, dos buenos ejemplos de buen cine negro: A tiro limpio o Los atracadores.

—2. Al tratar una película como esta, también se aborda la situación concreta, el presente marcado por la agravación de la crisis capitalista, y plantea diversas lecturas sobre la mayor potencia de nuestro tiempo. No hay héroes, hay malos y peores, y el pueblo asiste mayoritariamente al enfrentamiento desde sus conversaciones y desde los diarios. Por entonces, el cine y la cultura se implicaron en la denuncia de los hechos, recordemos títulos como El pan nuestro de cada día, de King Vidor, y algo de eso esta haciendo cierto cine norteamericano. Baste anotar un detalle: Arrástrame al infierno es una película de terror cuya trama viene desencadenada por algo tan común y familiar como la “mano dura” de los bancos con la gente de a pie.&nbsp Es una lastima que señores como Botín (¡que nombre tan veraz¡) no puedan conocer experiencias como las de la modesta pero efectivo filme de Sam Raimi…

—3) El articulo trata de la Película, así como también de otras variaciones sobre el personaje, anotando el magnifico precedente de John Milius, del que se indica que igualmente fue responsable de títulos tan nauseabundos como Amanecer rojo…Aprecio la nota que hace “referencia a la magnifica Película, de John Milius. Es curiosa la influencia Pechkimpahniana, quizás porque, el protagonista Warren Oates, era un actor fetiche del director de origen indio-americano. Como lo demuestran sus obras maestras: Quiero la cabeza de Alfredo García y Grupo Salvaje. Vivimos épocas de crisis, como en la gran depresión. Sin embargo los forajidos de hoy en día, no tienen el glamour, de los: Dillinger, Ma Baker o Bonny and Clyde. No, difícilmente los Madoff, banqueros y demás forajidos de hoy en día, tengan el glamour de los de entonces. Quizás, por que les falte humanidad…” Creo que Milius tenía Grupo salvaje en la cabeza cuando hizo su mejor pelicula.

El cine es un buen ejemplo de la complejidad del arte y la vida, porque muchas veces los autores bienintencionados no logran hacer películas tan buenas como la mala gente…

En cuanto al “glamour” de la época, todo ha cambiando, ahora se dan nuevos fenómenos de “expropiación", de hurtos de alimentos de primera necesidad, son otros tiempos, no parece que la clase obrera vaya a transigir con una nueva caída en la indigencia, y con la perdida de mas y mas derechos…&nbsp

—4. El artículo informaba también de la última película que vio Dillinger, el gangster cinéfilo, Manhattan Melodrama, un “thriller” bastante convencional con algunas singularidades. Una de ellas era sin duda la insólita aparición de Leon Trotsky del que estos dias se cumple el 69 aniversario de ignominioso asesinato…La conexión con Dillinger venia dada por un artículo escrito por Teresa Pàmies, comunista histórica y compañera de Gregorio Lopez Raimundo, de alla por la mitad de los años setenta en la emblemática revista Triunfo. Lo que hago un tanto sumariamente es retomar una polémica con ella –que tuvo la gentileza de tomar parte en la presentación de mi primer libro llamado Conocer a Trotsky y su obra…Se podrá discutir la oportunidad, pero por lo que veo nadie me ha objetado un argumentación reprochable…

El hecho de que nuevamente se haya desatado una irrupción tribal en el “blog” forma parte ya de la mera cotidianidad; también hubo otra irrupción en la evocación de Cromwell que, por cierto, fue rodada en Navarra con la tropa del ejercito como extras…Como suele suceder pues, dicha irrupción no muestra el menor interés por el tema tratado, ni tan siquiera por lo que hizo Ramon Mercader. No más que por la biografía de otro personaje siniestro como Vishinsky.&nbsp Mucho menos la hay por cualquier documentación o estudios. Se trata de de atribuirme un papel relevante en la banda rival llamada sin mayores precisiones, “Trotskista”.

El tratamiento&nbsp resulta ser una mera prolongación del axioma: la URSS fue la primera experiencia socialista, se hizo gracias al genio de Stalin, gano batallas tan decisivas como la librada contra los nazis, y si todo acabo cambiando fue por un proceso de traiciones…A partir de ahí todo lo demás viene por añadidura, no hay que buscar nada mas alla de una “guerra santa” en la que todo vale…

&nbsp —Leo: “Se echan en falta artículos de cine, sobre directores, actores, guionistas etc. comunistas o simpatizantes del comunismo. Hay para dar y tomar. Recientemente murió Jules Dassin, ni una reseña. ¿Que pasa?, con Costa-Gravas, Pasolini, Visconti, Renoir, Bertolucci, etc. Un artículo sobre Solo ante el peligro, que es una alegoría contra la caza de brujas de MacCarthy. Sobre los guiones de Dalton Trumbo y demás. O sobres las tres Bes del cine estatal. Una de esas Bes, el militante comunista Bardem, murió en la miseria y el ostracismo. Algo que no se merecía el director, de Calle Mayor”.

Respuesta: He escrito en Kaos sobre casi todos ellos, En concreto en las series Cine e historia social y Cine y revolución. Hay al menos dos artículos sobre Dassin, y otros dos sobre Bardem.

—Leo: “Hace tres dias fue destrozado el monumento a la mayor fuga que se produjo en la historia de este país, fue en mayo de 1937 en un fuerte-prisión cerca de Pamplona, 870 presos republicanos, salieron por los montes hacia Francia, solo 4 lo consiguieron…es la tercera vez que lo destrozan, dejan pintadas de la falange y vivas a cristo rey…en los últimos meses han echo lo mismo con el resto de monolitos y placas que recordaban los fusilamientos franquistas, nadie se hace la idea lo que ha costado que unos pocos ayuntamientos permitieran estos reconocimientos, la alcaldesa de Pamplona continua manteniendo nombres franquistas de calles y plazas saltándose al pleno del ayuntamiento y a la pobre ley de memoria histórica y como con los fascistas, la impunidad es absoluta…Mientras todo esto ocurre los muy concienciados de este foro no tienen otra fijación que Stalin, parece que de por vida…igual cambian pero me temo que será para hablarnos de Pol Pot…ya vale…”

Respuesta: Primero agradecer la información…Esta claro. Pero no creo la barbarie de la derecha, la que se hace en nombre de Dios y de España, sirva para justificar la que se pueda hacer y se ha hecho en nombre del “socialismo”. Justamente lo contrario: nosotros no podemos meter “nuestras” miserias bajo la alfombra. Sobre todo porque las principales victimas de Stalin y de Pol Pot, y otros, fue el pueblo, y en la URSS especialmente la gente que había vivido la historia revolucionaria.

–Leo: “… ¿Y quienes fueron los asesinos de los marinos de Kronstadt? Trotsky el “Gallifet de Kronstadt” y Toukhatchevski el comandante en jefe y sus tropas mandadas por oficiales del régimen zarista.&nbsp En cuanto a los soldados encargados de la represión los asesinos los trajeron de regiones rusas lejanas. Por si las moscas los soldados de Petrogrado hubiesen fraternizado con los marinos que fueron la vanguardia de la revolución de 1917…De nada les sirvió a los Trotsky y Tukhatchevski&nbsp asesinar alevosamente a los “bandidos de Kronstadt”. Años más tarde los dos fueron fusilados y asesinados, con otros muchos, por “traición” y “colaboración con el enemigo”.

Respuesta: sobre Kronstadt he publicado varios artículos bastante detallados, acotando diversos historiadores (sobre todo Paul Avrich), desde luego, no resulto tan simple. Decir Trotsky=Kronstadt=Stalin me parece una tremenda barbaridad. Básicamente: a) en 1921 los marinos no eran los de 1917; b) existía una amenaza real de una reanudación de la guerra civil que había destrozado el país; c) los bolcheviques trataron de llegar a un acuerdo; d) media un abismo entre 1921 y los años treinta…Con todo, la polémica sigue abierta de manera que desde la Fundació Andreu Nin hemos contribuido a la edición del libro de Victor Serge, Destino de una revolución (a aparecer en Libros de la Frontera), con el “Testamento” de Serge que es muy critico con los bolcheviques.

—Leo: “Yo no aplaudí el fin de la URSS. Tenía 10 años entonces. Un estalinista cualquiera hubiera aplaudido o hubiera echado pestes por la boca según las instrucciones del Altísimo; hubiera sido igual que tuviera 10 años o 80; el cerebro en este caso no tendría aquí ninguna función…Siento no estar de acuerdo con que fue el "estalinismo" quien acabó con la URSS. Fueron fallos del propio sistema, que los hubo y graves, pero principalmente fueron traidores junto al imperio quienes acabaron con la URSS. Yo tenía 8 años cuando la URSS se fue al carajo. Por aquel entonces mi novia y su familia vivían en la URSS. Su abuela, que todavía vive, "sufrió" el "estalinismo" de niña. Gracias a ello tengo acceso a testimonios directos de lo que ocurrió allí. Y fue por esos testimonios por lo que llegué a interesarme por el comunismo, y a darme cuenta que la mayor parte de lo que se cuenta es falso o media verdad, y además descontextualizado. Y ahora, cuando los "izquierdistas" occidentales no paran de echar pestes contra la URSS, los que han vivido allí empiezan a añorarla y a darse cuenta de cómo les estafaron. De esto último doy fe”.

Respuesta: La corriente mal llamada “trotskista” (no quiero reiterar lo que he escrito en decenas de articulo), se distinguió siempre por defender la URS (y por extensión los países que habían aliado de la orbita imperialista y que se encaminaban hacia una economía planificada), sin dejar por ello de criticar la burocracia, la misma que se ha mutado en clase dominante en connivencia con el imperialismo, cierto. desde la izquierda marxista No se “echa pestes sobre la URSS”, sino contra la burocracia que se apodero del poder en nombre de la revolución soviética, de los soviets compuestos por los obreros de todas las tendencias…Mi experiencia viene a través de varios amigos comunistas finlandeses (los mismos que han traducidos algunos de mis artículos al finlandés, por ejemplo, uno dedicado a la revolución húngara de 1956) que trabajan y viajan a Rusia casi cada día, y que testimonian que la restauración capitalista ha significado un desastre para la inmensa mayoría de la&nbsp población…Mi amigos tienen claro que no se trata de regresar a un tiempo pasado insostenible, sino en una nueva alternativa socialista que sea igualitaria y también lo mas democrática posible.

—Leo: "Y ante eso nadie puede replicar nada, por eso el pueblo soviético no movió un dedo por salvar aquel régimen" Siguiendo tus tesis, podríamos concluir que los haitianos o los mejicanos o los marroquíes están muy a gusto en el capitalismo porque no mueven un dedo para cambiarlo. Para empezar, no es cierto que nadie hiciera nada. Sí que hubo protestas, hasta el señor Boris tuvo que cañonear el parlamento y hubo manifestaciones. Sí, las hubo, y a palos. De todas formas, por todos es sabido que en muchas ocasiones el pueblo no se mueve. En el caso de la URSS mucha gente creía que iban hacia el lujo, al chalecito adosado con BMW. Esto es así”.

Ni en la URSS ni en los países del llamado “socialismo real” hubo movilizaciones en defensa de un sistema desacreditado. No estamos hablando de algunas manifestaciones aisladas, ínfimas ante la magnitud de lo que estaba sucediendo. No es lo mismo soportar el capitalismo (contra tantos pueblos se han movilizado, por ejemplo en Francia-Italia desde el 68), con la defensa de lo que se vendía como “socialismo real”. La inmensa mayoría de los “cuadros” del partido único estaban por aprovechar las prebendas que ya tenían para convertirse en capitalistas. El pueblo militante había dejado de pesar ya en 1921, con la guerra civil que acabo con la industria y extenuó a toda una generación…

—Leo: “Al margen de&nbsp tu artículo que no comentaré porque veo que sigues igual señor Pepe diré que acabo de leer un libro de Orwell "que no muera la aspidistra" y me gustaría que dieses tu opinión, la mía la reservo”.

Repuesta: Nunca he creído que Orwell fuese de los mejores novelistas de su tiempo, obras como esta y otras no merecen apenas atención. Esto lo explico con mas detalle en mi libro La cuestión Orwell (Sepha, Málaga, 2008).&nbsp

Un saludo afectuoso

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS