El referéndum en Gran Bretaña y lo que se viene

Publicidad

La estrecha mayoría en el referéndum británico para salir de la Unión Europea fue un grave revés para los movimientos progresistas, socialistas y laboristas en Gran Bretaña y en toda Europa.
En primer lugar, se trata de un golpe a la conciencia política y la conciencia de clase de millones de trabajadores británicos, especialmente en las antiguas zonas industriales que estaban deterioradas por Thatcher y sus sucesores, tanto Tory como Laborista. Las grandes mayorías del Brexit fueron claramente vinculados a la falsa creencia de que hay una competencia entre los trabajadores migrantes extranjeros, que han conducido a puestos de trabajo precarios y bajos salarios para los trabajadores «nativos», y largas listas de espera para viviendas sociales y la presión sobre los hospitales y consultorios médicos. Cuando la verdad es que los planes de austeridad de los gobiernos laboristas y conservadores, han recortado los presupuestos de los servicios públicos, para sanear su propia deuda externa.
Estas mentiras habían sido bien preparado durante décadas por la prensa amarilla del Dalí Mail, Te Sun y el Daily Express. Y ha llevado a estallidos de crimen de odio y expresiones públicas de racismo contra los inmigrantes en las calles y en los lugares de trabajo. Se abre el camino para el desarrollo del populismo racista del UKIP, Partido xenófobo del Reino Unido que podría reactivar la violencia de los pequeños grupos fascistas. Por lo menos que podría terminar con su aislamiento.
El resultado abre el camino para impedir que los trabajadores de Europa busquen empleo en Gran Bretaña y los trabajadores británicos trabajo en otros países de Europa, una tendencia progresiva que históricamente, en el largo plazo, fomenta la comprensión y la solidaridad internacional.
El nuevo gobierno conservador, con la aplicación de Brexit, hará todo lo posible para restringir la inmigración. Esto afectará no sólo a los trabajadores de Europa del Este, sino también a los refugiados que huyen de las guerras en el Medio Oriente y África en la que las acciones belicosas de Inglaterra tiene enorme responsabilidad.
También intentarán eliminar los derechos ganados por los trabajadores británicos y de la UE (Unidad Europea) que están consagrados en diversas leyes y regulaciones de la U E. Al mismo tiempo, van a tratar de acelerar la privatización efectiva de la educación y el servicio de salud.
Se esperan a lo menos dos años de negociaciones con la Comisión Europea y los estados miembros, lo cual bajara la inversión y exacerbara el riesgo de recesión, catalizando las tendencias subyacentes hacia la crisis y el estancamiento. Esto golpeará los trabajadores y los pobres que no se han recuperado todavía de la última crisis. De hecho, ahora hay un mayor riesgo de que el colapso de la Unión Europea y su disolución en un paisaje fragmentado de las entidades políticas y económicas no coordinadas, lleve a fracturas nacionalistas y xenófobas. Una economía europea fragmentada con un aumento de la rivalidad entre sus estados aumentaría la posibilidad de conflicto y finalmente a la guerra, recordemos que en el siglo pasado dos guerras mundiales comenzaron en territorio europeo.
En general, Brexit es otro factor desorganizador de los esfuerzos para integrar el movimiento obrero europeo en un marco común para la acción revolucionaria. No se trata sólo de que Europa podría enfrentarse a la desintegración, pero el Reino Unido también. Se vuelve a abrir la posibilidad de un nuevo referéndum de independencia de Escocia y hace que la fragmentación del movimiento de la clase obrera británica más probable. Es una amenaza con la nueva re-construcción de los controles fronterizos entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un golpe a la minoría nacionalista, y los oprimidos que no deseaban ser incluido en Gran Bretaña.
El resultado de la votación es también un duro golpe a la juventud de Gran Bretaña. debido al aumento  de los trabajos temporales y mal pagados, la falta de una seria posibilidad de adquirir una casa, de educación, ya que con los prestamos convierten a los estudiantes en deudores de toda la vida, el resultado añade sal a la herida, amenazando el derecho de los jóvenes a estudiar, viajar y trabajar libremente en Europa, reduciendo aún más sus perspectivas y empobreciendo su cultura y sus experiencias y relaciones con diferentes nacionalidades y movimientos de masas.
Inmediatamente después de la votación desaparecieron de las bolsas de valores, $ 1.1 billones de dólares borrado del valor de las acciones en todo el mundo y la libra esterlina caída en picada a su nivel más bajo desde 1985, indicó que las advertencias de los efectos económicos de Brexit no fueron simplemente alarmismo, como Michael Gove y Boris Johnson afirmaron. Los bancos de propiedad extranjera en la ciudad de Londres han comenzado la elaboración de planes para trasladar oficinas y operaciones fuera de Londres y en estados miembros de la UE. Esto pone en peligro los medios de vida de decenas de miles de trabajadores oficinistas. Algunos izquierdistas se alegraran de esto, pensando que simplemente golpea los banqueros y financieros, pero se olvidan que el capital puede siempre moverse y atravesar fronteras, pero para los trabajadores esto es mucho más difícil, sobre todo si se suprime la libre circulación de mano de obra.
No cabe duda de que esto tendrá un poderoso efecto negativo sobre las finanzas del gobierno conservador de la nueva Mrs. Tatcher, la Primer Ministro Teresa Muy, lo más probable es que a finales de este año va a imponer la austeridad y mas reducción de los servicios públicos.
A largo plazo, la ruptura de los enlaces internacionales de producción e intercambio, forjada a lo largo de cuarenta años, por la nueva re-construcción de los controles fronterizos y la imposición de aranceles aduaneros, tendrá efectos profundos en el empeoramiento de las crisis y estancamiento, con un  capitalismo  que descargara sus costos de importaciones en la clase trabajadora. Tenemos que pensar que si los capitalistas han reducido o suprimido las fronteras, ¿por qué nosotros deberíamos tratar de volver a subir o reforzarlas? Esto sólo puede conducir a la regresión económica, un mayor sufrimiento para los trabajadores y los pobres y más paro, y mas dificultades para trabajar junto a los trabajadores europeos por un salida revolucionaria a las crisis.
La ruptura o desintegración de la UE en estados capitalistas aislados será un paso atrás para la clase trabajadora internacional. El impulso progresivo de la UE no eran sus instituciones políticas burocráticas, sino los procesos subyacentes de integración económica que les dan origen. La expansión y la integración del comercio y la industria a través de fronteras, a escala regional y global, aumenta la productividad, la cultura de la humanidad y, sobre todo, la conciencia internacional y la coordinación de la clase obrera. El fracaso de capital internacional para liberarse de y trascender los límites del Estado-nación es una debilidad paralizante de la clase burguesa.
Trotsky, cuando comentaba sobre la perspectiva de la unificación europea, incluso bajo la hegemonía alemana durante la Primera Guerra Mundial escribió:
«Sin [la consigna de la clase obrera europea] o sea la disolución de la coalición europea y el retorno de todos los pueblos bajo el techo de los Estados nacionales aislados? O la restauración de las tarifas «autónomas», monedas «nacionales», la legislación social «nacional», y así sucesivamente? Ciertamente no. El programa del movimiento revolucionario europeo sería entonces: La destrucción de la forma antidemocrática obligatoria de la coalición, con la preservación y el fomento de sus bases, en forma de aniquilación competitiva de las barreras arancelarias, la unificación de la legislación, por encima de todo de las leyes laborales y así sucesivamente «.
En otras palabras, frete al referéndum la respuesta a las instituciones democráticas no era dar la bienvenida a la desintegración de las economías supranacionales integrados, sino luchar para que  la clase trabajadora se ponga a la cabeza del proceso de unificación política y económica a través de una Asamblea Constituyente Europea y los Estados Unidos Socialistas de Europa.
Mientras que el gran capital favorece la globalización, no puede liberarse de la ideología del Estado-nación, sin correr el riesgo de derrota política a manos de los políticos oportunistas como Johnson y Gove, que están dispuestos a recurrir a la retórica nacionalista para sacar provecho político inmediato. En todo el mundo hoy en día, agitadores populistas reaccionarios como Donald Trump están perturbando las desacreditadas élites. Es la masa de la clase media baja y los propietarios de pequeñas empresas orientadas al mercado interno, que pueden proporcionar una base de masas en la sociedad para la difusión del crudo nacionalismo y las ideas xenófobas que se oponen al desarrollo de la economía internacional. La larga campaña de décadas para llegar a que Gran Bretaña a saliera de la UE movilizó a los que sueñan recrear el imperio británico, a atacar a base obrera en sus zonas centrales del Norte de Inglaterra.
La votación ha arrojado el propio Reino Unido, y sus dos principales partidos políticos, en una crisis profunda. David Cameron, presento su dimisión como líder del partido conservador, y fue reemplazo en corto tiempo por Teresa May, sin que hubieran elecciones. De esta manera, las rutas alternativas que Gran Bretaña podría tomar para salir de la UE, incluida su posición de negociación, van a ser decididos solo por la directiva del partido conservador, no por el pueblo británico.
Está claro que los duros del Brexiteers argumentaran favor de una estrategia que ayudaría a romper la propia UE, posiblemente, absteniéndose de servir a la notificación mencionada en el artículo 50 que articula la salida de la UE en conjunto. En su lugar, podrían abogar leyes de ruptura de la UE, obligando así a la UE para expulsar a Gran Bretaña. Esto para exacerbar las divisiones entre los estados miembros y proporcionar una llamada a reunión a los demagogos nacionalistas y xenófobos en otros estados miembros. La prensa amarilla ha vomitado sin cesar la histeria chovinista contra Alemania o Francia y el populista UKIP y sus compinches fascistas llamaría, sin duda, a la expulsión de todos los trabajadores migratorios y de ciudadanos de la UE.
Algunos conservadores favorecen que Gran Bretaña siga la «ruta de Noruega», conservando todas las obligaciones y la mayoría de los beneficios de la adhesión a la UE. El hecho es que los líderes de la UE, a pesar de enfoque cauteloso del canciller alemana, Ángela Merkel, se preparan para jugar un partido de futbol muy duro con el Reino Unido en las negociaciones. Todas las organizaciones claves de la UE tienen previsto reunirse para planificar su reacción, sin representación del Reino Unido, en las próximas semanas. Ellos están pidiendo que el proceso del artículo 50 que se invoque inmediatamente y quieren dejar claro que no habrá renegociación de los derechos de los tratados.
En el campo laboral el movimiento obrero se manifiesta en defensa de Corbyn para derrotar la rebelión de la burocracia traidora, que tiene por objeto obstaculizar toda posibilidad de un resurgimiento de las políticas reformistas socialistas o de izquierda dentro del Partido Laborista.
Corbyn estaba claro que apoyaba un voto para Permanecer desde el principio. Con razón, se negó a ir junto con la campaña dirigida por los Tory y sus argumentos a favor de los negocios. En lugar de ello, defendió incondicionalmente la migración y advirtió sobre el efecto que tendría una Brexit en el empleo y los derechos laborales. Por el contrario, sus rivales en el Partido Laborista, al igual que Harriet Harman y Sadiq Khan, que aparecieron junto a Cameron se disolvieron con los conservadores.
A los militantes laboristas ahora no les queda mas que pasar a la ofensiva, derrotar el intento del golpe de  derecha laborista burocrática, afirmar que el derecho de los militantes para elegir al líder es sacrosanto y poner fin a la larga demora desde la elección de Corbyn, del pasado mes de septiembre para lanzar una campaña coordinada para cambiar la políticas y personas que dicen representar el laborismo.
La abrumadora votación en Escocia para permanecer en la UE plantea claramente, una vez más, la cuestión de un referéndum sobre la independencia de Escocia. El resultado de la votación es un cambio material profundo en de la situación y, teniendo en cuenta los deseos del pueblo de Escocia, que tienen derecho a una nueva votación, sin ningún tipo de obstáculos. En cualquier votación, sin embargo, se le van a hacer concesiones al nacionalismo escocés. la retirada de Escocia del Reino Unido no sería más progresista que la retirada del Reino Unido de la UE y por las mismas razones. La creencia, pregonada por algunos que se consideran revolucionarios, que los escoceses se conformarían con el capitalismo, o al menos reconstruir un capitalismo de bienestar más rápido, si fueran libres del Inglés y el galés, es sólo vanidad nacional.
Esta vez, sin embargo, el laborismo debe evitar cualquier pacto con los conservadores, cualquier campaña conjunta, y hacer campañas no sobre la base del nacionalismo británico, pero sobre la base de una unida de todo el Reino Unido en lucha contra la austeridad, contra los nuevos misiles atómicos Trident, contra el veneno de nacionalismo, que divide un grupo de trabajadores unos contra otros, por los derechos de los migrantes y contra el cinismo del SNP (Partido Nacionalista Escocés), que se plantea como la izquierda del centro, al mismo tiempo que intentará dividir y romper las organizaciones de la clase obrera a lo largo de las fronteras nacionales. Al igual que la defensa del NHS (Servicio Nacional de Salud) ha sido un tema clave del referéndum sobre la UE, que debe llegar a serlo en cualquier nuevo referéndum escocés. Los laboristas deben señalar que el NHS existe en todo el Reino Unido y debe ser defendido a través de todo el Reino Unido con acción política y huelgas. Esto creará una clara diferenciación tanto con el SNP y los renacientes conservadores escoceses.
Sin embargo, existe claramente una fuerte probabilidad de que, en un nuevo referéndum escocés, la mayoría de la gente escocesa podría votar para abandonar el Reino Unido con el fin de permanecer dentro de la UE. Si lo hacen, el derecho de retirada debe ser reconocida inmediatamente.
La Ministro de Irlanda del Norte, Teresa Villiers, era una partidario vocal de votar por irse de Europa. Ella mintió en repetidas ocasiones sobre el efecto que un voto Brexit tendría en la frontera entre Irlanda del Norte y la República  en el Acuerdo de Viernes Santo. Los ciudadanos de la República de Irlanda siempre han tenido la libertad de viajar al Reino Unido, y esto va a continuar. Sin embargo, la frontera entre la República y los seis condados se convertirá ahora en la frontera de Gran Bretaña con la Unión Europea. Dado el enfoque reaccionario en el control de la migración, es imposible imaginar que un régimen post-británico Brexit permitiría a los trabajadores migrantes de Europa del Este y otros para migrar libremente en el Reino Unido a través de la frontera terrestre con la República de Irlanda. No creemos, estrictos controles fronterizos serán implantados, en violación del Acuerdo de Viernes Santo.
La mayoría de los ciudadanos de Irlanda del Norte votó a favor de permanecer en la UE. El Sinn Fein está explotando este hecho llamando a un referéndum en toda Irlanda por una Irlanda unida, con la esperanza de dividir el monolito Unionista y captar el apoyo de pro-Permanecer de los protestantes. Los socialistas deben apoyar la convocatoria de un referéndum en toda Irlanda por una Irlanda unida, poniendo fin a la partición antidemocrática y el veto político unionista en Irlanda, y por la  autodeterminación nacional.
La situación de los migrantes de la UE que viven actualmente en el Reino Unido cambiara bajo un régimen Brexit, existe un riesgo grave de que los controles de inmigración sean mucho más estrictos con toda la miseria que implica. De manera más inmediata, como partidarios enfurecidos del voto Irse, lentamente se dan cuenta de que la migración y la presencia de trabajadores extranjeros no van de repente a terminar, seguramente hay un riesgo de que se inflamen por las fuerzas aún más siniestras que argumentan a favor de la acción directa. Por tanto, la construcción de un movimiento antirracista de masas, basado en el movimiento obrero, los jóvenes y las comunidades de migrantes es una necesidad apremiante. En el caso de la violencia, la autodefensa organizada tendrá que ser un componente de la respuesta del movimiento obrero. Los conspiradores contra-Corbyn en el Partido Laborista, sin duda trataran también de utilizar la retórica anti-inmigrante. La defensa de la libre circulación y robusta postura a favor del derecho a la migración de Jeremy Corbyn será fundamental para derrotarlos.
Los resultados del Referéndum británico, muestran una vez mas que la demagogia populista, la inflamación en base a miedos irracionales y la desviación de los movimientos de masas, a través de demandas imposibles de realizar, y los objetivos reaccionarios del aislamiento insular son de nuevo replanteados. El hecho de que un movimiento de masas se ha construido de tal manera en Gran Bretaña, hoy en día es una señal de que hemos entrado en un nuevo y peligroso período de la política en Europa, tal como la candidatura de Donald Trump lo muestra, para todo el mundo.
El equilibrio no puede mantenerse, cuando el equilibrio ha fallado de forma tan manifiesta. La crisis de 2008 llevó a una gran recesión; y el consenso globalista neoliberal fracasó totalmente para superarla o configurar el mundo en el camino hacia una nueva y sostenible recuperación. Por lo tanto, surgen nuevas fuerzas: de derecha en Austria, Hungría y Suecia; demagogos de derecha en los Países Bajos, Italia, Francia y Gran Bretaña ahora. Pero también existe la esperanza, como la crisis que también da  lugar a nuevos movimientos de masas de la izquierda, incluso en el Partido Laborista británico y en otros lugares.
En la Europa mediterránea, donde la crisis fue mucho más intensa en los últimos cinco años, ha habido intentos del espectro político de la izquierda, para construir nuevos partidos políticos o coaliciones comprometidas a rechazar la austeridad, en particular Syriza en Grecia, el Bloque de Izquierda en Portugal y Podemos, en España. En Gran Bretaña, la lucha para crear un instrumento para la lucha contra la austeridad fue abierta el año pasado por el liderazgo de la campaña Jeremy Corbyn. Esta es una lucha que ahora tiene que ser repetida, dado el intento de derecha a quitarle el puesto, y ahora producto de esa maniobra derechista, Jeremy tiene de nuevo que ir a las elecciones internas del Partido Laborista, para poder fortalecer su dirección.
En todos estos países, es evidente que las nuevas iniciativas de izquierda van tener problemas graves si se detienen a mitad de camino, si buscan compromisos con las viejas fuerzas «sociales liberales», socialdemócratas y los partidos laborista en la década de 1990 y principios de 2000. Sin embargo, el populismo de izquierda, la izquierda laborista y el Neo-keynesianismo no pueden encontrar respuestas viables a la gravedad de la crisis que aflige al capitalismo global. Por lo tanto es vital que los socialistas revolucionarios se unan a la lucha contra la derecha, abogando por una lucha por imponer gobiernos que se comprometan a rechazar la austeridad y, al mismo tiempo, la movilización de los trabajadores para defenderse contra la resistencia del vicioso del sistema capitalista.
En toda Europa, la austeridad continúa. La resistencia de los trabajadores franceses durante los últimos meses, con millones en la calle desafiando el brutal ataque de las fuerzas de policía, armados por el presidente socialista con un estado de emergencia, muestra lo que los trabajadores pueden resistir si luchan. Ya han resistido a las políticas de desregulación neoliberales implementadas en Gran Bretaña y copiados por las autoridades de la UE. Los trabajadores griegos también, entre 2009 y 2015, libraron repetidas huelgas generales y manifestaciones de masas. En España y Portugal, la juventud ocupó las plazas. Si estas luchas no fueran tan a menudo aisladas y dejadas sin la solidaridad organizada en todo el continente, habría más victorias y derrotas menos brutales como la de Grecia.
Para ello, la izquierda socialista tiene que concentrar sus fuerzas, en lugar de adaptarse  infructuosamente y peligrosamente a las divisiones nacionalistas, como lo hizo el campo de la izquierda Salir. Necesitamos una unión de partidos de la clase trabajadora en torno a un programa socialista consistente, que pueda abrir la lucha por los Estados Unidos Socialistas de Europa, lo que puede poner fin a la decadencia económica, la desigualdad, la austeridad, el racismo y la amenaza de una nueva guerra fría convirtiéndose en una que podría de nuevo incinerar Europa.
Tal estado podría abrir sus fronteras a los refugiados y para todos aquellos que deseen trabajar aquí. Pero también podría ayudar a los compañeros trabajadores y agricultores pobres de África, el Oriente  Medio y más allá aún, para mejorar masivamente sus infraestructuras, viviendas y lugares de trabajo y, lo mas importante expulsar al imperialismo y los gobiernos títeres, para que no se vean obligados a correr el riesgo de perder la vida al intentar entrar en Europa.
El hecho de que una gran mayoría de los jóvenes votaron en contra Salir, denunciando el odio de la derecha a los migrantes y contra la Eurofobia ignorante, debería darnos esperanzas. Existen las fuerzas en gran número para una remontada contra un gobierno Brexit y la miseria que tratarán de imponer. Estas luchas  despertará a muchos de los que fueron engañados por los tabloides amarillos y los demagogos populistas, siempre que exista una fuerza socialista seria, un partido laborista socialista, que lleve a la clase obrera a un programa para una revolución política y económica para permitir a la gente común poder ejercer funciones sobre todos los ámbitos de la vida social, política y económica.
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More