El recibimiento popular a la activista de DD. HH. Sultana Jaya se salda con numerosos civiles saharauis heridos

El Aaiun.- Durante el día de ayer, 18 de agosto, la policía marroquí “llevó a cabo una intervención brutal en los alrededores del aeropuerto de El Aaiún, capital del Sahara Occidental, par impedir el recibimiento popular que gran número de ciudadanos saharauis había preparado a la activista de Derechos Humanos Sultana Jaya”, que regresaba de España después de varios meses de tratamiento médico para las lesiones recibidas en Marrakech por las fuerzas de seguridad marroquíes el 9 de mayo de 2007 y que le provocaron la pérdida de un ojo, según comunicó el Comité para la Defensa del Derecho a la Autodeterminación para el Pueblo Saharaui (CODAPSO) en una nota remitida al Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias (SCSC).

La organización saharaui denuncia que “todos los accesos a la capital saharaui permanecieron bajo un estricto control policial, militar y de seguridad a lo largo del día en previsión de la llegada de Sultana” y lo mismo sucedió en Bojador, ciudad a la que pensaba trasladarse la activista de Derechos Humanos “y a lo largo de todo el trayecto que une ambos puntos”. Asimismo, “se produjeron varias cargas policiales con enorme brutalidad y se violó el domicilio de numerosos ciudadanos saharauis, especialmente, aquellos relacionados con la defensa de los Derechos Humanos en el territorio del Sahara ocupado por Marruecos”.

Entre los “numerosos heridos”, CODAPSO cita a los ciudadanos saharauis Fatma Amidan, Dhaiba Samhi, Izana Amidan, Sara Abdo, Abdelghani Kabdana, Saadani Olaya, Said Hadad y Salha Boutenguiza y denuncia que el hospital de la ciudad a la que fueron trasladados por familiares y amigos “se niega a proporcionarles certificados médicos de sus heridas para evitar que puedan llevar a los responsables ante la justicia”, indica el comunicado.

El caso de Sultana no es único. La mujer saharaui ha sido desde la ocupación marroquí del Sahara Occidental en 1975 la piedra piramidal sobre la que se ha asentado la resistencia de su pueblo. Violaciones, torturas, malos tratos, detenciones arbitrarias, abortos forzosos, asesinatos de bebés, secuestro de sus hijos o desapariciones son las armas que se despliegan contra ellas un día tras otro desde hace 33 años, tal y como confirman organizaciones internacionales de tanta credibilidad como Amnistía Internacional o Human Right Watch. Sultana es una de ellas, un caso que simboliza la tragedia de todas y cada una de las mujeres saharauis, sus madres, sus hijas y sus hermanas, una tragedia que apenas despierta el interés de la comunidad internacional y de aquellos gobiernos que se denominan democráticos.

El 9 de mayo de 2007, Sultana Jaya, una joven saharaui natural de Bojador “desterrada” por las autoridades de ocupación en el Sahara al territorio marroquí por su participación en manifestaciones pacíficas en defensa de los derechos humanos, participaba en una sentada junto con sus compañeros estudiantes de la Universidad de Marrakech. Súbitamente, centenares de unidades antidisturbios cargaban contra las pocas decenas de estudiantes saharauis que coreaban consignas y Sultana era “salvajemente golpeada”. Fruto de “la paliza” la bella joven saharaui perdía un ojo.

Sujetándolo en su propias manos, era trasladada a la comisaría de Jamaa Lafnaa. Sin recibir asistencia médica alguna, Sultana era interrogada durante horas al borde de la inconsciencia. Aún así, todavía recuerda a uno de los policías decirle a un compañero que le pegara más para que perdiera su entonces ya único ojo y le viene a su mente la imagen de los gatos de la comisaría lamiendo su sangre mientras permanecía tirada en el suelo. Hoy, recuperándose en España de las secuelas de la salvaje agresión, sólo espera volver al Sahara mientras intenta dar a conocer la situación que viven los saharauis en su propia tierra.

En noviembre de 2008, Sultana Jaya declaraba al SCSC: “Tenemos la suficiente convicción en la justicia de nuestra causa y podemos resistir cien años, la paciencia es un `defecto´ de los nómadas del desierto pero nunca nos van a doblegar”. (SCSC)

Saludos

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS