El PSOE, el partido de los valores republicanos que protege a la monarquía

Publicidad

Por: Sara Montero

Consultas en barrios como Vallecas, proclamas como ‘Asturies nun tien rei’ en el Principado, una resolución del Parlament reprobando al Rey, otra en el Parlamento de Navarra pidiendo un referéndum sobre la forma del Estado… Las iniciativas republicanas avanzan, tímidamente, por el Estado. La degradación institucional de los últimos años, la entrada de nuevas formaciones a los parlamentos y los últimos acontecimientos han hecho que las críticas a la Corona se multipliquen y, en algunas pocas ocasiones, se eleven a estos organismos. Sin embargo, el PSOE, ahora en el Gobierno, actúa de cortafuegos contra toda iniciativa que perturbe a la monarquía junto a PP y Ciudadanos.

En los últimos meses, partidos como ERC, PDeCat, Izquierda Unida o Podemos han vertido críticas contra el Rey tanto fuera como dentro del Congreso. Todos suman un buen número de diputados en la cámara cuestionando, con más o menos beligerancia, el papel de la Monarquía. El bipartidismo, sin embargo, considera que el debate sobre monarquía o república quedó zanjado hace más de 40 años. Primero con el referéndum sobre la Ley de la Reforma Política, que sirvió de puente hacia la democracia, y después con el amplio respaldo de los españoles a la Constitución en 1978. En ambos casos, los ciudadanos tuvieron que opinar sobre una legislación que ya ligaba la Democracia Española a la figura del Rey y le asignaba funciones dentro de ella. El propio expresidente Adolfo Suárez le confesó a la periodista Victoria Prego que “la mayor parte de jefes de Gobierno extranjeros” pedían ese referéndum entonces, una consulta que él no convocó porque “hacía encuestas y perdíamos”, tal y como afirma en un vídeo rescatado por el programa La Sexta Columna en 2016. Suárez no se arriesgó.

El republicanismo ha permanecido en el ADN de partidos como Izquierda Unida o Esquerra Republicana de Catalunya, pero no ha sido un objetivo político prioritario, sino más bien aspiracional, evocándose muchas veces la república con más nostalgia que pragmatismo. Sin embargo, durante los últimos años de reinado de Juan Carlos I y la sucesión de escándalos, desde Botsuana a las grabaciones de Corinna, pasando por el proceso contra Urdangarin, han deteriorado la imagen de la institución y, sobre todo, han abierto las primeras grietas en el muro de metacrilato que protegía a la monarquía. La crisis catalana y el discurso de Felipe VI el 1 de octubre de 2017, que fue criticado incluso por Podemos,rompió también algunas simpatías hacia el Rey.

republicanos confesos, a la hora de la verdad el partido se suele alinear con PP y Ciudadanos para proteger a la Corona. En su 39 Congreso Federal de 2017, que dibujó las líneas maestras del partido, Juventudes Socialistas llevó una propuesta a comisión que pedía “avanzar e implantar la república como modelo de estado”. Finalmente, y tras una negociación, la fórmula se diluyó hasta insertarse en el documento como una promesa de fortalecer “los valores republicanos”.

Ya este año, el último portazo a una iniciativa republicana se ha producido en el marco de la crisis catalana. El Parlament aprobó hace unos días una resolución política en la que se reprobaba al Rey y se abogaba por “la abolición de una institución caduca y antidemocrática”. Como respuesta, el Gobierno ha decidido recurrirlo al Tribunal Constitucional, previo dictamen del Consejo de Estado. A pesar de que era una iniciativa de En Comú Podem, y no de un partido independentista, Sánchez cree que es “inadmisible” y que la cámara autonómica no tiene estas competencias.

Más difícil aún parece investigar en el Congreso los negocios del Rey Juan Carlos I a pesar de que han saltado a los medios de comunicación en repetidas ocasiones. El partido de los “valores republicanos” se alió el pasado septiembre con PP y Ciudadanos para, amparándose en un informe de los letrados, no tramitar una comisión de investigación pedida por Unidos Podemos sobre las posibles actividades irregulares del Rey, a raíz de unas grabaciones de Corinna con el excomisario Villarejo.

La misma triada de partidos había impedido en julio que compareciera la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para saber si su departamento investigaría algunas de las acusaciones contra el emérito en las grabaciones de Corinna. En esta ocasión, el Congreso se amparó en la inviolabilidad del Rey y en el carácter reservado de los datos fiscales.

Más allá de la actitud del PSOE, investigar las actividades del Rey sigue siendo difícil. Incluso, para dar contestación a algo tan rutinario en la vida política como las preguntas parlamentarias. Pese a las múltiples cuestiones que Izquierda Unida formula por escrito al Gobierno sobre el monarca, muchas se quedan sin responder, al amparo del artículo 66 de la Constitución, en el que se atribuyen las funciones a las Cámaras y en las que no está el control a la Corona.

https://www.cuartopoder.es/espana/2018/10/22/el-psoe-el-partido-de-los-valores-republicanos-que-protege-a-la-monarquia/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More