El Proyecto Eucalipto de General Motors en Mariara

GENERAL MOTORS VENEZOLANA C.A. (GMV) montó una planta en Mariara, Estado Carabobo, bajo el triple auspicio de la Alcaldía del Municipio Diego Ibarra, la Superintendencia de Cooperativas (SUNACOOP) y el Ministerio del Trabajo y la Seguridad Social (MINTRABAJO). La planta requirió una inversión de 300 millones de dólares según Ronaldo Sinardsis, Presidente de GMV. La Alcaldía exoneraría de impuestos a fin de facilitar la creación de 600 puestos de trabajo.

La operación de la planta de ensamblaje de camiones se realizaría no bajo la típica relación de trabajo dependiente regulada por la Ley Orgánica del Trabajo (LOT), sino a través del trabajo independiente en cooperativas regulado por la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas (LEACOOP).

La formación de cooperativas se hizo mediante convocatoria de prensa hecha por GMV y su Departamento de Personal. Se inventó un tope de 12 asociados por cooperativa. Se fundaron 37 cooperativas a través de SUNACOOP, organismo oficial del gobierno bolivariano. De esas 37 cooperativas, una de ellas tiene carácter profesional y es la que administra a las otras 36. Las 36 cooperativas no redactan sus actas, no manejan fondos, no tienen autonomía que es uno de los principios del cooperativismo establecidos en la LEACOOP.

La cooperativa profesional o administradora hace todo el movimiento legal de las cooperativas dependientes y les cobra emolumentos superiores a 2 mil bolívares por mes a cada cooperativa administrada y no rinde cuenta de los reales. Retiene los aportes al Seguro Social, Paro Forzoso, Ahorro Habitacional del total de asociados los cuales no aparecen inscritos en el Seguro Social. Pero, además, esa cooperativa "matrona", por llamarla de algún modo, levanta actas de asambleas de las cooperativas administradas para retirar como socios a trabajadores que GMV considera como violadores de las normas disciplinarias.

GMV le paga a la cooperativa administradora y ésta cancela en forma semanal un llamado aporte societario que es como un anticipo de excedentes de la cooperativa. GMV paga, según el tipo de camión ensamblado, 0,50 o 1 bolívar a cada trabajador asociado que haya asistido al trabajo en horario fijado por la empresa contratante. Son de 2 a 4 mil mensual sin vacaciones, ni utilidades ni prestación de antigüedad. No puede constituirse sindicato ni hay contrato colectivo de trabajo ni derecho a huelga.

GMV no tiene obligación laboral con los trabajadores asociados en las cooperativas ni éstos son trabajadores de la cooperativa. En caso de enfermedad profesional o accidente de trabajo, no responden ni GMV ni la cooperativa administradora ni la administrada porque ellos no son patronos. En nombre de la revolución y el desarrollo social, el Proyecto Eucalipto le permite a GMV un recodo para evadir la legislación del trabajo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS