El Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, acusa y amenaza a Kaos en la Red y a FRENADESO (vea video)

El Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, acusa y amenaza a Kaos en la Red y a FRENADESO

Luego de las denuncias aparecidas en el diario digital tico, “Nuestro País”, sobre los vínculos del Presidente Ricardo Martinelli con sus dos primos y otros dos copartidarios presos en México por lavado de dinero proveniente del narcotráfico, concretamente del resultado de las operaciones del poderoso Cartel de los Beltrán Leyva, éste se apareció en el programa matutino del periodista Alvaro Alvarado en Canal 13, para intentar defenderse de estas acusaciones luego del bajón que sufriera en una encuesta.

Martinelli acusó a Kaos en la Red y a FRENADESO de divulgar estas informaciones, y amenazó además con demandas legales y el decomiso de computadoras.

Al día siguiente, “Nuestro País” amplió sus reportajes y publicó fotos sumamente comprometedoras de Martinelli con sus familiares y copartidarios presos en México en una fiesta antes de las últimas elecciones presidenciales. &nbsp

Se tratan de Ramón Ricardo Martinelli Corro (primo de Martinelli), César Enrique Fábrega&nbsp (también primo de Martinelli y del llamado Zar Anticorrupción, Fernando Núñez Fábrega), Jorge Álvarez Cummings y Ninoska Escalante Paredes

Todos aparecen con las camisetas de Cambio Democrático bordadas por la empresa que confeccionó las camisas que usan los ministros y el resto del equipo de Gobierno, es decir, “Borda Imagen, S. A.”, de propiedad de familiares del mandatario panameño, lo cual ya había originado uno de los primeros escándalos de corrupción surgido de las compras directas al inicio de su gestión.

El diario El Panamá América informó que luego de la publicación de las fotos de Martinelli y los panameños detenidos en México por sus vínculos con uno de los más peligrosos carteles de droga, no pudo lograr una reacción de la Presidencia.

La Estrella de Panamá, el único diario que se atrevió a publicar las fotos, indicó que “el Gobierno opta por desestimar las fotografías” y presenta reacciones de Ricardo Quijano, miembro del Comité Político Nacional del partido Cambio Democrático y Viceministro de Comercio, quien aseguró que las fotos aparecidas en el medio electrónico “pudieron haberlas tomado en cualquier momento durante la campaña y no tienen ninguna relación con la actual acción de gobierno”.

Quijano indicó que el material gráfico no implica nexo alguno del mandatario con algún asunto turbio…

Por su parte, el secretario de Comunicación del Estado, Alfredo Prieto, coincidió con Quijano en cuanto a la procedencia de la publicación.

“Es una nota plantada”, aseguró. A su juicio, son fotografías que pudieron haberse dado en cualquier momento, durante el recorrido de más de un año de Martinelli por todo el país, durante la campaña política.

¿Sabes con cuánta gente se habrá tomado fotos Martinelli en ese tiempo y a cuántas personas le habrá dado la mano? cuestionó Prieto.

Lo que no parece casualidad es que las fotos sean con la totalidad de los panameños integrantes de una banda perteneciente al Cartel de los Beltrán Leyva y de la que formaba parte nada menos que el ex tesorero de Cambio Democrático, ex diputado al PARLACEN, primo del Presidente, Ramón Ricardo Martinelli Corro, quien ya había sido acusado por cobrar cuotas de manera forzosa a empleados del IDAAN en el 2000 para las arcas del partido.

A pesar de que Martinelli busca desligarse de quien llamó la “Oveja Negra” de la familia, las fotos muestran su relación a los pocos días de celebrarse las elecciones del 3 de mayo de 2009.

No mencionó nada de su otro primo, César Enrique Fábrega, también detenido.

Hoy, el Ministro de Comercio, Roberto Henríquez, señaló a los medios que el diario cibernético "El País" de Costa Rica, “plasmó insinuaciones y mentiras en contra del Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, no tiene firma responsable”.

“Henríquez señaló que actualmente cualquier persona puede crear una página web y publicarla a nivel mundial, y que la persona que la creó está tratando de desprestigiar al Presidente y a sus gremios, ya que lo único que ha hecho la actual administración es realizar un buen trabajo en beneficio de los panameños.”

A manera de aclaración, reproducimos notas en Internet sobre la historia del medio y una entrevista a su director y periodista de larga trayectoria, con más de 46 años de experiencia, Marco Aurelio Salazar Chinchilla.

FRENADESO, junto a Kaos en la Red y otros medios alternativos, seguiremos difundiendo estas informaciones, pese a las bravatas y amenazas del Presidente y su equipo de Gobierno, hoy presos del pánico.

El pueblo se merece una explicación, los medios no deben ocultar estas noticias y las autoridades deben desarrollar las investigaciones correspondientes dada la gravedad de los hechos.

Nota tomada de Internet

El Diario Digital elpais.cr, es un medio de comunicación costarricense, independiente en su línea editorial, que brinda una versión alternativa de la realidad que vive el país y el mundo.

Este diario está diseñado para que los usuarios se informen de una manera ágil y rápida del acontecer noticioso nacional e internacional.

El diario digital nuestro país es un diario nacional gratuito que nació el 28 de junio 2008&nbsp y se dio luego de que se llamaron http://www.notlc.com/&nbsp y quedaron con la espinita de seguir el medio pero con otro nombre y de ahí&nbsp el diario digital.

Aparte de eso este diario digital se mantiene de una sociedad anónima donde la mayoría de los socios según nos cuenta don Mauricio Salazar fundador, estas personas pertenecen igual al Movimiento No al TLC&nbsp por eso algunas notas se escriben como lo dicen ellos del centro a la izquierda en lo que&nbsp a política se refiere.

Luego con seis meses contaba con medio millón de lectores en ese momento y hoy día cuentan con diez y ocho mil visitas diarias y es el primer medio que sus notas pueden ser comentadas, el medio cubre noticias nacionales, internacionales, económicas, tecnológicas, culturales y ambientales, además cuenta con una sección de opinión y otra de humor para el que quiera mandar sus anécdotas y chistes a estas secciones.

Las noticias del diario se publican a manera de resumen y si el usuario tiene interés en la nota puede leerla completa por medio de un click y además pueden ser enviadas a otras personas por medio de correo electrónico.

El diario cuenta con una gran interactividad con sus lectores ya que no solo le permite al lector enviarla por correo a otros lectores, también le permite comentar las notas, cuenta con distintos blogs sobre temas actuales dirigidos por expertos con temas políticos y de empleo, entre otros

También esta ligado a las redes sociales donde los podemos seguir en su espacio en facebook que ponen las noticias más relevantes del día y grupos a los que pertenecen entre otros.

Por otra parte cuenta con galerías fotográficas en las noticias y de forma independiente con lo más importante del día.

A continuación una entrevista con su director

Marco Aurelio Salazar Chinchilla, es un periodista con una gran alegría y sentido crítico de la vida, a pesar de su abierta y constante denuncia social, nunca pierde el dulce sabor del humor.

Las oficinas de este se ubican en San Pedro de Montes de Oca y cuenta con el siguiente grupo de colaboradores.

Personal: Dirección editorial: Marco Aurelio Salazar Chinchilla,
Coordinador de Redacción: Carlos Salazar Fernández,
Asistencia de Redacción: Yamileth Angulo Rosales,
Mercadeo: Adriana Campos,
Finanzas: Ernesto Macaya Ortíz.

Don Marco Aurelio a pesar de estar jubilado, continúa con su gran pasión: el periodismo. Hoy día, dirige el periódico Chorotega, uno de los treinta y tres medios regionales, especializados y alternativos inscritos dentro del programa Sello de Garantía del Colegio de Periodistas.

Juan José Arce Vargas
pplana@colper.or.cr

_¿Qué recuerda de los primeros años de periodismo? ¿A cuáles colegas recuerda gratamente?

Comencé a emborronar cuartillas en La Prensa Libre en el mes de junio de 1962. Angel G. Penelas, era mi periodista tutor, a él fue llegué recomendado, desde mi pueblo Naranjo, me puso a prueba con una acta municipal de un cantón pequeño, para que le hiciera alguna nota informativa. Cuando le entregué tres, sorprendido me preguntó si ya había trabajado en algún periódico, mi respuesta fue no, pero le expliqué que tanto en la misma Prensa Libre, como en La Nación y El Diario de Costa Rica me habían publicado notas de corresponsalía ad honórem.

Al día siguiente, estaba como redactor de planta que era la denominación más usual para los periodistas, oficialmente no existían otra porque, tampoco había Colegio. Para las empresas resultaba mejor porque al redactor se le pagaba muy parecido al linotipista.

El pago era semanal, parecido más al histórico salario de las minas romanas que a un sueldo. A manera de anécdota puedo señalar que la fiebre me alcanzaba para todo, pero aún así cuando le ayudaba a Oscar “Chino” Montero -a cargo de la sección deportiva-, él me daba cinco colones para que pagara la entrada al estadio. Por algún temor infundado la empresa no me apoyaban con esa tares.

_¿Cómo fueron esos inicios?

Frente a una Remington (que decían había dejado olvidada Cristóbal Colón) y en medio de Rafael Angel Solís, -el chinito Solís, como le decía José María Penabad- y Ricardo Rojas Vincenzi. Con dos figuras como de aquella Prensa Libre, ¿quién no se iba a sentir periodista? ¿El sueldo?, sesenta colones por semana para comenzar, 75 al mes porque ya cumplía con la Galera, una columna diaria en broma y serio, 90 colones a los tres meses porque habían visto que hacía de todo.

Otro de mis mentores fue Jehudi Monestel Arce, quien me dejaba acompañarlo en sus salidas de reportajes sobre montañismo, vulcanología y toda la serie de temas que le salían, pero siempre de interés para los lectores.

Una tarde, nos llevamos un susto frente al cráter del Iraza, cuando se dieron las primeras explosiones, que luego llenaban de ceniza la capital y sus alrededores. Mucho antes de que se declarara como volcán al Arenal, anduvimos por allí para informar acerca de las fumarolas con gases y vapores que abundaban en sus faldas. Esos viajes resultaban fáciles por la amistad que me unía con Jeudy y el capitán Alejandro Romero, de Aerovías San Carlos, quien era el encargado de llevarnos hasta La Fortuna.

Años después, me correspondería ver la gigantesca explosión del Arenal, trabajando para La Nación, con el recordado, fotógrafo, Mario Roa y desde una avioneta pilotaba por el capitán Marcos Naranjo, quien no se cansaba de gritarle “apuráte con esas fotos que nos puede agarrar una piedra”. Esas fotografías aparecieron en la edición extra que sacó La Nación por la tarde.

En La Prensa Libre, aparte de los citados, también estaban Arnoldo Castro Valerio, José Joaquín Loría Ortiz, a cargo de Sucesos, Luis Durán Masís, el editorialista. Comenzaban a probar suerte Adolfo Ruiz Pacheco y Rubén Hernández Valle, quien ligero, se dio cuenta de que su vida estaba en el Derecho.

Como al año y medio de laborar en la Libre, adquirió “mi ficha” La Nación. Inicialmente mi obligación era viajar por los cantones preparando suplementos con motivo de alguna fecha importante para esas comunidades. Me acompañaba como gestor de anuncios y fotógrafo José María Pantoja Morales. Nos trasladábamos en cazadoras más modernas, todavía no se les llamaba buses, nombre que se popularizó cuando comenzaron a llegar los “school bus”, autobuses amarillos, usados para el transporte de escolares en los Estados Unidos que venían con ese rótulo.

Contactos hechos en esos viajes me sirvieron luego como corresponsales para La Nación, donde establecí el primer grupo de esos colaboradores desde las principales poblaciones del país, gracias al apoyo de los jefes, pero en especial de don Manuel Formoso Peña, un español que llegó a Costa Rica allá por los años treinta y se convirtió en uno de los más connotados periodistas del país.

No hice por mucho tiempo esa tarea, porque cuando faltaba alguno de los 14 redactores que había en La Nación, atendía su fuente, hasta que en una suplencia me dejaron por varios años solo la Asamblea Legislativa.

En la redacción de La Nación, en el segundo piso de su propio edificio situado donde hoy está el cine Ovni, recuerdo a don Ricardo Castro Beeche, quien era el director pero todos los días llegaba al mediodía y por la noche. Le sucedió Guido Fernández Saborío; estaban también Formoso, Adrián Vega Aguiar, Eduardo Chavarría Salas, Carlos Vargas Gené quien era jefe de redacción, José Joaquín Loría Molina, un periodista completo que murió una tarde al lado de su escritorio; Juan Antonio Sánchez Alonso, Fernando Naranjo Madrigal, Danilo Arias Madrigal, Bosco Valverde Calderón, Alvaro Madrigal Castro. Tiempo después llegó Carlos Morales Castro, Edgar Espinoza Rodríguez, Gaetano Pandolfo Rímolo, Manuel Zúñiga Quesada y Omar Gálvez González, ente otros que escapan a la memoria.

_¿Cuántos años de vida periodística tiene?

Recibiendo algo por trabajar sumo 46 años, porque cuando colaboraba como corresponsal era gratis. El periodismo es lo que ha llenado mi vida activa. Desde los 15 años siempre quería informar de lo principal que acontecía en el pueblo. Por algún tiempo hice El Fisgón, una vez a la semana y único ejemplar, que devoraba el pequeño grupo de amigos y conocidos que todas las noches nos reuníamos en el club del pueblo; escrito a máquina y con dibujos del amigo Antonio Ramírez Valenciano (qdDg).

La primera corresponsalía oficial fue a los 20 años con carné del Diario del Aire, el primer radioperiódico nacional que se difundía por La Voz de la Víctor. Lo había fundado el guatemalteco Ramón González Campo, pero en esos tiempos el director era Luis Castro Rodríguez. Les informaba mediante telegrama y mostrando la credencial solo pagaba la cuarta parte de la tarifa. En términos reales, como una peseta (25 céntimos) por envío.

_¿Qué recuerda de los inicios del Colegio de Periodistas?

La idea de crear el Colegio de Periodistas avanzó porque se contó con la aprobación de los mismos directores y empresarios de los periódicos, aunque pocos sabían que tendrían que reconocer mejor paga. Fueron necesarias muchas conversaciones pero el propósito se obtuvo, con amplia colaboración de la Universidad de Costa Rica. Al cierre de la aprobación de la ley, hubo que aceptar algunas inclusiones de gente que sabíamos nunca habían laborado a sueldo como periodistas, pero fue parte del costo y se sabía que tampoco figurarían –si cabe el término- por mucho tiempo.

_¿Por qué se decide por un medio regional?

Antes de crear El Chorotega junto a su propietario Minor Dinarte Guevara, en Guanacaste, ya había fundado La Tribuna Turrialbeña de Rafael Angel Velásquez Cubero, en la ciudad del mismo nombre. Ni él ni yo somos empresarios y se acabó. Pero esto lo he hecho jubilado, lo que significa que no debo preocuparme por mi arroz y frijoles.

Un medio regional presta un gran servicio a las comunidades que no tienen otro espacio donde dar a conocer sus logros, cuando estrenan calle sin presidente a la vista, o sus preocupaciones porque no hay puente. Es muy dura la tarea en un medio regional, pero en el caso de El Chorotega la satisfacción es grande por el respaldo de las comunidades a las que se sirve. Además, la experiencia que bien o mal adquirí, la aprovecho y la gente agradece ese esfuerzo en su beneficio. Bien lo dijo el actor cómico Jim Carrey, “todos deberían volverse ricos y famosos para que vean que eso no soluciona nada”.

_¿Considera usted que el medio local es una alternativa para los nuevos periodistas?

Si se trata de periodistas normales sí. Pero está de por medio el problema de que ahora ser periodista sale muy caro, porque como muchos quieren serlo sin tener vocación, la educación privada se aprovecha de esa debilidad. Como periodista siempre fue muy difícil hacer dinero; y desafortunadamente son legión quienes buscan eso. Los periodistas que hicieron dinero no fue haciendo periodismo.

_¿Cómo evitar el abuso de la nota roja en los medios de comunicación?

Es muy difícil para no decir imposible. La llamada nota roja vende y los medios pelean por el ranking. Además, la nueva política nacional, es que la gente pierda su tiempo en cosas inanes, desviar al pueblo de las medidas de control, son bien calculadas por los políticos para no perder poder, apoyados por quienes los mantienen.

Ver sangre y novelas chatarra no obliga a pensar. No estoy descubriendo los chorizos ticos, si digo que la droga llena las calles y que un celular robado se cambia por 15 piedras, de esas que matan a plazo. Pero ¿cuántos padres premian a sus hijitos con un celular para demostrarle que sí se puede? También es importante la educación. El Canal 13, se puede ver en casi todo el país -desmiento el dicho popular de que se parece a Dios porque nadie lo ve-. Sin embargo, para infortunio de Costa Rica, sus administradores –generalmente gente ligada al gobierno de turno- se especializan en quemarle chirraca publicitando hasta la saciedad cosas que el gobernante debe hacer por obligación; y hacen a un lado temas sobre los cuales el público debe estar informado.

Educadores, educandos y la ciudadanía común, serían los más beneficiados si apareciera alguien con interés en poner a funcionar la televisión estatal.

_¿Qué representa para usted ser parte del programa Sello de Garantía del Colegio de Periodistas?

El Sello de Garantía es un aval de mucho precio otorgado por el Colegio de Periodistas. Afortunadamente se logró culminar ese reconocimiento. Viene a poner orden, de tal manera que hará desaparecer a quienes engañan a sus anunciantes con publicaciones cuasi fantasmas, principalmente, nos obliga a superar el producto cada día.

_¿Falta mayor difusión del nuestras tradiciones en los medios?

Por supuesto que sí. Eso es muy importante para nuestros pueblos, víctimas casi mortales de la transculturación que sufren todos los días –desde hace años- con la ayuda del comercio; peor si está conectado a lo transnacional. Guanacaste tiene la suerte de que algunas firmas hoteleras ayudan en el rescate de las tradiciones, como es el caso de Península Papagayo que hasta ha creado el sello editorial En Guanacaste se financian obras de autores regionales. Justamente El Chorotega publica en todas sus ediciones una página con Al reencuentro de los ancestros, escrito por la arqueóloga Ana Yensy Herrera Villalobos.

_¿Cuáles podría ser temáticas alternativos en un medio regional?

Bien podría ser que dediquen algún espacio a información relevante del acontecer nacional, porque hay que reconocer que en la mayoría de nuestros pueblos la pantalla del televisor no se apaga. Y lamentablemente es muy poco, para no decir que nada, lo publicado de utilidad.

_¿Qué ha cambiado en el periodismo en estos años? ¿qué recomienda a las nuevas generaciones?

El periodismo siempre será el mismo, lo que cambia es el tratamiento que se le de a la información.
¿Qué se le puede recomendar a los interesados en llegar a ser periodistas?, que se preocupen por saber –con prioridad- cómo está formado nuestro país, historia, geografía, cultura en general. Su conocimiento local les evitará críticas. Si confunden Austria con Australia, o dudan a qué continente pertenece Turquía, no será tan criticable como decir Bagaces de Liberia, como le sucedió a una periodista de televisión.

Previo al día de las elecciones deben hacer un resumen de los presidentes que ha tenido el país, no saltarse los nombres de Otilio Ulate ni de Mario Echandi, según les ocurrió a destacados presentadores en televisión. Y punto, porque sería de nunca acabar.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS