El precio del ‘milagro’ de IFEMA: 19 millones y contratos que triplican el coste sanitario

Publicidad

El hospital de campaña de IFEMA se vendió como el hospital milagro, un centro para la esperanza levantado con la coordinación entre varias administraciones. Pero además de eso, la gesta se obró con el esfuerzo de cientos de sanitarios y 19,4 millones de euros de dinero público en contratos de la Comunidad de Madrid. Y eso solo en adjudicaciones directas en infraestructuras y servicios generales como la comida o la limpieza. En total, algunos contratos llegan a triplicar el coste de los servicios en otros hospitales. Como ejemplo del gasto público, la Comunidad de Madrid licitó un contrato para 14 portes de material sanitario desde el aeropuerto de Barajas hasta el hospital de campaña. ¿El precio? 130.680 euros que fueron contratados con la firma DHL. La distancia entre los dos puntos es de 6,4 kilómetros y el precio por cada traslado estimado es de 9.285 euros.

Sin embargo, el contrato más importante fue el de la comida,con 4 millones de euros de presupuesto y concedido a una empresa de catering llamada Eurest Colectividades, del grupo Compass. El pliego de condiciones especifica que el precio será de 18,5 euros + IVA por paciente y día y 10,56 para la media pensión de los sanitarios. ¿Eso es caro? ¿Es barato? El contrato casi dobla el licitado por ejemplo en el Hospital de El Escorial, donde el coste de la pensión completa es de 10.58 euros con IVA incluido, y triplica el del Hospital Niño Jesús, que asciende a 6,79 euros. Alguien podría pensar que esta rebaja en los datos se debe a que es un hospital infantil. Pues bien, el menú completo para los sanitarios está presupuestado allí en 7,71 euros.

 

 

El pasado 30 de mayo fue la diputada autonómica de Más Madrid Mónica García la que puso el foco sobre estos contratos en la Asamblea de Madrid. García llegó a cifrar en 40 euros por paciente el menú que había pagado la Comunidad de Madrid. ¿De dónde sale entonces esa cifra? De dividir los cuatro millones totales por los que se licitó el contrato con los cerca de 25.000 pacientes/día que ha atendido el hospital de campaña durante esta pandemia.  ¿Y se ha pagado esa cuantía íntegra a la empresa? En el contrato firmado de urgencia se habla de realizar una “imputación presupuestaria”, es decir: un tope de gasto que la empresa proveedora tendrá que justificar según los precios unitarios firmados de antemano. Sin embargo, el gobierno autonómico todavía no ha rendido cuentas sobre el resultado final de estos contratos y sobre la cuantía final entregada a cada concesionaria.

Fuentes de la Administración matizan que en ocasiones, este tipo de contratos funcionan con la fórmula de un crédito presupuestario. Es decir: que se contempla una partida determinada que se va gastando en función de unos parámetros establecidos previamente (el precio de un menú, el salario de un operario o el coste por el kilo de ropa lavada). Por lo tanto, aunque se liciten cuatro millones, eso no significa necesariamente que sea el pago final alcanzado por la empresa. En estos casos concretos, no hay datos todavía sobre el destino final de los fondos.

 

La cifra de la limpieza

 

El segundo contrato más suculento por volumen, de 3,9 millones de euros, fue el de limpieza, que quedó en manos de la empresa Clece, filial de la constructora ACS. El contrato contempla un precio de 15 euros por hora para el personal que atienda la limpieza del hospital y 18 para el turno de noche, además de un incremento del 25% para el personal que trabaje festivos o fines de semana. ¿Está ese contrato dentro de mercado? Para eso, es importante atender al cómputo global del mismo y tener en cuenta que la superficie a limpiar en el hospital de campaña de IFEMA es de 35.000 metros cuadrados. Así, el precio del metro cuadrado limpiado sale prácticamente a 1 euro por día. 35.000 euros por jornada, siempre que ese sea el coste final abonado a la empresa.  De nuevo, es importante comparar este contrato con otros de los licitados en la Comunidad de Madrid. Según los datos que maneja el partido de Iñigo Errejón, el coste por ejemplo del contrato para limpiar el Hospital Clínico es de 0,21 euros por metro cuadrado y día. Cinco veces menos que el firmado en IFEMA, si tenemos en cuenta la totalidad del servicio presupuestado.

Otro importante contrato se dio con el montaje de la instalación de gases medicinales. Antes de que el hospital de campaña abriera sus puertas, la Comunidad de Madrid publicitó la instalación como una obra de solidaridad de decenas de instaladores que de forma altruista habían puesto sus soldadores al servicio del interés general en esta pandemia. Pero parece que no todos. La empresa Sociedad Española de Carburos Metálicos cobró 1,7 millones por hacer una instalación de ese tipo. Y luego hubo otro “montaje complementario” a la instalación de gases que costó otros 786.671 euros, esta vez adjudicados a Air Liquide Healthcare España, proveedor además de las botellas de oxígeno.

La gestión del almacén costó 1,2 millones y quedó en manos de una empresa de logística llamada Severiano Servicio Móvil, una firma con fuerte presencia también en el sector público gallego, otros 659.000 euros costó la gestión de residuos sanitarios, medio millón de euros gastó la Comunidad de Madrid en camas y cuadriláteros que fueron adquiridos a una empresa que de forma tradicional es un proveedor veterinario, 11.400 euros en perchas, 49.000 euros en flexos y relojes de pared y 39.700 euros en 29 frigoríficos que fueron comprados a la empresa Fagor.

 

Un mantenimiento que cuesta el doble

 

Otro contrato con cifras dispares es el del montaje y mantenimiento de las instalaciones. Cabría esperar que el montaje del hospital de campaña fuera más caro que el mantenimiento de una instalación ya preparada, pero según las partidas presupuestarias es todo lo contrario. Así Ferrovial se llevó un contrato de 176.000 euros para el montaje del hospital de IFEMA, y otra partida presupuestaria de 395.000 euros -casi el doble- para su “mantenimiento” durante tres meses. Ambos contratos reflejan el pago de 33 euros por hora a la categoría de “maestro industrial” y 27,90 al oficial de 1ª. Lo que no estipula el documento publicado por la Administración es cuánto personal participaba en cada uno de los dos contratos y las labores concretas que ejercían.

En su intervención en la Asamblea de Madrid la diputada Mónica García cuestionaba además el contrato de lavandería. El documento estipula un precio de 0.7 euros por kilo de ropa lavado para todo el complejo: 1,3 millones de euros en total. Si tenemos en cuenta que el hospital de campaña tenía un aforo de 1.100 camas pero muchos de los 41 días que estuvo operativo tuvo una ocupación que rondaba la mitad, el coste de limpieza de cada cama sale a cerca de 53 euros. Eso, si la empresa recibe finalmente el volumen completo del contrato y no se liquida según el coste real del servicio pactado. Con esos condicionantes, la cuantía sería notablemente superior a los 3,3 euros por cama y día que cobra esta misma empresa como concesionaria de la lavandería central que da servicio a 16 hospitales públicos de la Comunidad de Madrid.

 

Fuente

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More