El PP de Barberá compró dos trituradoras de papel para la destrucción masiva de documentos ligados a la ‘caja B’ tras las elecciones que perdió en 2015

Por Post Digital

Los últimos movimientos del antiguo gobierno del PP en Valencia parecen haber estado centrados en la destrucción masiva de documentación comprometedora, tal y como desvela un informe de la investigación del ‘caso Taula’ que recoge facturas de la compra de dos máquinas trituradoras de papel realizada tan solo un mes antes de las elecciones locales de 2015, unos comicios que supusieron, como se veían venir en el PP, el fin de la era Barberá.

Además de las máquinas, dos Rexel Auto+500X, el PP también contrató a una empresa destructora de papel, Destrupack, para la eliminación de 263 kilogramos de documentos separados en 24 cajas poco después de las elecciones, cuando empezaba a producirse el cambio de gobierno.

Estas operaciones se realizaron a través de la fundación pública Turismo Valencia Convention Bureau (TVCB), investigada por su relación con la empresa Laterne Product Council, sospechosa de haber sido utilizada para la financiación ilegal de la campaña electoral de la exalcaldesa Rita Barberá en 2007.

La imposibilidad de encontrar facturas e información contable y fiscal del contrato de 600.000 firmado con Laterne apunta al uso que se le dio a las dos trituradoras compradas.

El informe solicitado por el juez fue remitido al juzgado el pasado 18 de enero por TVCB y firmado por su actual subdirector, Joan Carles Cambrils. En él se señala, además de la búsqueda infructuosa de esta información sobre Laterne, que quienes daban las órdenes en la fundación para la destrucción de los documentos o su traslado eran el anterior director general de la Fundación Turismo Valencia en la época del PP, José Salinas, y la subdirectora de Administración, Loles Edo, actualmente adjunta a la subdirección, según informa el diario Valencia Plaza.

Al ser interrogada para la redacción del informe sobre la documentación requerida, Edo respondió “que no había tenido tiempo suficiente para buscar en los archivos digitales, y que desconoce dónde puede estar la documentación física en relación a la empresa Laterne. Y preguntada por dónde guarda la información y por qué no aparece, afirma que no lo sabe. Preguntada sobre si se destruyó, no lo recuerda”.

Además, tres palets con documentación salieron de las oficinas de Turismo Valencia y su destrucción fue ordenada en octubre de 2016 por la jefa de contabilidad, Eva García. Los documentos que han sobrevivido a la trituradora consisten en extractos bancarios, procesos internos de compra y facturas. Los investigadores creen, por tanto, que la documentación que falta es la relativa a Laterne.

Tras ser preguntada al respecto, el informe expone que García respondió “que ella no ordenó el traslado” y que la orden “la dio o bien el propio Salinas o bien Loles Edo, que las órdenes de destrucción de la documentación contable y fiscal la daban ellos, aunque la orden de los palets la diera ella”.

El caso de la documentación extraviada no es exclusivo de la Fundación Turismo Valencia. La desaparición de numerosa documentación de los archivos administrativos de diversas entidades valencianas ha sido denunciada repetidamente por sus nuevos dirigentes tras el cambio de gobierno, y el actual alcalde, Joan Ribó, ha comparado el triturado de papel en Valencia con la destrucción de los discos duros de los ordenadores de la sede del PP en Madrid.

enlace

-->
COLABORA CON KAOS