El Poeta y los Niños

El poeta y los niños.

&nbsp

A veces, hay lugares vacíos

entre la noche y los sueños.

Y es, a veces, que hay seres arrojados allí.

A veces, es el alma inquieta de los hombres…

A veces, es el alma inquieta de un solo hombre…

El poeta

ramificado

en las estentóreas luchas de los humildes,

en el cálido abrazo de los hijos iluminados.

Es el poeta,

un solo hombre,

pero es mil veces mil hombres,

es mil veces El Poeta

repartido

el que se extiende

en tentáculos invisibles

que sortean

el amanecer absurdo de pronta sangre,

el anochecer inútil de sordo estruendo.

Se expanden, sus tentáculos

se expanden,

sortean las costas,

salvan las fronteras con extremo amor delicado,

penetran en las fábricas y los campos

con la soltura legítima y orgullosa

de quien pisa el umbral de la casa

que lleva su propio apellido antiguo.

Y otro corazón es alcanzado

en su pequeña cavidad reservada

para un llanto ultramarino.

Es, a veces, estas cosas El Poeta.

Es a veces,

desde las trincheras azules de España

sobre un azul de mar

hasta los cielos azules de Valparaiso.

———————————————-

Niños.

Niños de un ayer que volvió del revés

el entrecortado aliento del Hombre.

Niños de una olvidada y fabulosa historia.

Nunca fue igual La Poesía caminando

detrás de vuestros pies descalzos.

Ahora hay un ir y venir que lo arrastra todo.

Y os recuerdo a vosotros…

Vosotros, niños duros,

estabais despiertos antes de que el sueño se cayera a la tierra.

Vosotros, niños de todo lo impávido,

decidme cómo se alargó el tiempo en la silenciosa espera,

cómo los segundos, las horas, los días, hasta los meses y los años

doblaron su valor categórico en los alejados extremos del mundo.

Vuestras lágrimas en la nieve penetraron toda La Tierra

para buscar un fuego del color de la sangre.

Está temblando la aurora en este precioso momento de vértigo,

y es roja,

y es vuestras lágrimas alzadas,

y es en vuestro nombre,

y en nombre de todas las razas fieras de los planetas.

Y El Poeta la está mirando.

————————-

Y fue entonces…

El Hombre reunió a su prole,

cerró las puertas de la casa en llamas

y echóse a un camino de llanto.

Y El Poeta dormía junto al volcán dormido.

Y fue entonces que rugió el vientre profundo de La Tierra.

Y en el estruendo de un Mundo que termina despierta El Poeta.

¿Dónde irán ahora los sueños claros, la sonrisa lacerada del niño muerto?

¿Es que vamos a olvidarlos? ¿Es que vamos a dejarlos solos?

Si fueron ellos…

y son ellos…

los que señalaron a la vida su amplio y obligado abanico.

Sólo ellos.

Y en los barracones de los campos de Francia lloraba España desnuda.

Y El Poeta descendido del sueño salió a la noche a buscar alguna hermosa piedra,

hombres caídos,

mujeres de armas,

niños de frío y lluvia,

cimientos de España, aquella.

Y era que todos guardaban silencio. Y era entonces que El Poeta habló:

¡Vosotros! ¡Cómo dejaros solos! ¡Irredentos por desviar el camino recto del Mundo! ¡Irredentos por llenar de luz nueva el nacimiento de los niños nuevos!

¡Irredentos porque un día dicen que os vieron educando al sable y al hacha!

No estáis solos porque aquel día os ganásteis El Mundo.

No estáis solos porque aquel día heredásteis La Tierra.

América no puede más que abrir más aún sus abiertos brazos.

América, reserva una virgen constelación,

un pozo de pura agua fresca,

una nueva leyenda de ocultos tesoros intactos

un sueño incólume para los hijos de los héroes.

————————————–

Pero no duerme El Poeta.

Aún no duerme El Poeta.

No se detuvo el rumor

que irrumpe en su sueño.

Aún la noche no se ha levantado de la tierra.

Niños,

no fue suficiente con vuestro ejemplo sagrado.

ninguna imagen se ha borrado

y en los adoquines hay manchas como aquellas

y en el aire… vuestro llanto.

Niños,

el henchido discurso sale de la boca

como una nube negra.

Y el hacha de España

es la hendidura del Mundo.

Y los niños de España

son los niños del Mundo.

Y la vida el mismo aguijón

que continúa arañando

las piedras de un palacio de mármol blanco.

Todo lo elevado de una Regencia.

Todo lo íntegro de un gesto.

Todo lo frágil de una ensoñación

que encumbra como a un dios

lunas de papel lacónicas.

No duerme El Poeta.

No entra a La Tierra.

Está en su puesto de vigía inmensurable.

Está en su puesto de Guardián Alado.

Centinela de la Luz

Cuyas palabras llaman con nombres nuevos a las cosas del Mundo.

————————————

Niños, reid.

Fuera de los márgenes del tiempo, reid.

Gritad.

Gritad vuestro alto nombre, escondidos.

Gritad.

Como una arenga que anuncia a millones de seres.

Como un enjambre de aves amenazantes

que traen consigo

ansiosas banderas vírgenes.

Mirad.

Mirad, niños.

Está sangrando la roca por el hueco que dejásteis.

Está el mar en lo alto sin bajar al fondo.

La suave escena de las praderías no se soporta.

Todas las cosas están ensalzadas, soliviantadas, enardecidas.

Salid ahora, niños.

Salid afuera.

Fuera de la tumba improvisada en cualquier parte,

fuera de la última molécula de todos los gusanos y buitres,

fuera de la fosa de tierra común donde

esperasteis que la madre herida se levantara.

Niños, bajad.

Bajad ya

de la nube más inquieta

de la flor más alta,

del más olvidado sueño.

Hoy los campos son vuestros

y nada,

nada camina sin vosotros

este suelo dolorido.

¡Niños,…!

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp A.V.G. El Contuberniu

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS