El poder nos ciega y atonta mediante las novelerías literarias que patrocina

Publicidad

Por Arturo Garcés

Según la mitología cristiana el más sabio de los hombres: El rey Salomón, escribía lo siguiente: “Cuanta más sabiduría tengo, mayor es mi desconsuelo; aumentar el conocimiento solo trae más dolor”, tiempo después   Aristóteles nos dejó dicho al iniciar su obra ‘Metafísica’ que todos los hombres desean por naturaleza saber.  Cuál es este saber que se persigue pero que trae consigo dolor: Es la lectura errónea e inútil.

En primer lugar soy un lector, pero no de libros de narrativas descriptivas, aburridas y aletargadas, libros de ficción, de fantasías, novelas policíacas y literatura de aventura, este tipo de literatura de la distracción y evasión, que hoy  nos aliena, que no tienen ningún tipo de utilidad,  la he sustituido de hace mucho tiempo atrás  por  ensayos, artículos y teorías, que  traten temas científicos, filosóficos, literarios, políticos, psicológicos  o históricos,  para  profundizar más en el conocimiento invierto también  tiempo de   lectura en conocer  la biografía de algún personaje.

En esta crítica, sin embargo, no estoy para dictar cátedra sobre este asunto, sino que nada más lo manifestado es como librepensador en este tema que soy. Hay lecturas que no sirven de mucho en la vida, muchas veces ni siquiera causan placer, sino por el contrario como diría el rey Salomón traen consigo dolor, puede inclusive perjudicar a la salud, porque leer, muchas veces, es una actividad desgastante.

Desarrollo  esta crítica contra  la literatura simplista y  fofa,  de  temáticas que no añade un contenido, sustanciado, a la vida, es un tiempo perdido que se desaprovecha que  se podría dedicar a pasear, a estar más tiempo con la familia, a practicar algún deporte, a  cuidar del cuerpo y la salud ,en definitiva dedicar más tiempo a cuidar más de uno; de su aspecto físico, con ejercicios, ten presente  que una hora en el gym  son días más de vida; también abogamos por mejorar  la condición mental, con buena lectura en primer lugar; tener más tiempo de la relación familiar; en lo social, mejorar las relaciones interpersonales asunto que no se logra con esta clase de literatura que denunciamos.

Están los que quieren ser considerados como lectores expertos que no desmayan en leer todo lo que el poder quiere que leas, estas personas más pronto descuidan la salud en su vida.

Mucho es lo que se ha escrito, se hace obvio que no podemos leer todo el material que hay, mi sugerencia es que se puede tener hasta virtud literaria, leyendo pocos peros buenos libros, más que muchos libros, pero malos, el desgaste de esto último es considerable para los que aspiramos como proyecto de vida a vivir plenamente

Con esto no estoy diciendo que no se debe leer, no he dicho semejante atentado contra la naturaleza de la vida misma, pero lo que, si trato de plantear, en este artículo, es que se lea con mayor inteligencia, por la brevedad de la vida porque hoy estamos y mañana no.  No hay que abusar con estos géneros de novelerías que gastan nuestros restantes días, porque 5Horas de lectura son 5horas menos de vida.

Les he dado mis gracias a las obras vitamínicas de la filosofía de Kant y Unamuno por regalarme tantos momentos de felicidad, quizás también lo logró Kafka, pero este último ¿Qué me aportó? Pues nada mas entretenimiento y gasto de tiempo, mientras que los primeros mi hicieron reflexionar los libros de este último nada más me sirvió para perder más pestañas y para entretenerme, como lo hace el cine o la telebasura con su programación diaria.

Esto lo cuestiono sabiendo que sobre los gustos,  las variaciones son variopinta  y existe la heterogeneidad, en estos están  aún incluso todos los extremos como los  que son felices siendo franciscano, mientras que están los otros, los que su felicidad esta en aparecer en la revista de Forbes como   multimillonarios, están los que son felices viviendo en la iluminación budistas o los que como Maradona su felicidad es el fútbol, expongo estos ejemplos porque sé que existen todos estos matices, pero lo que no podemos equiparar, a mi consideración,  es cultura  con mucha de la novelería que hay  en el campo de las letras, por más que hay quienes no quieren hacer pensar lo contrario.

Cómo llegar a estas conclusiones no teniendo estudios formales de  literatura, menos  soy filósofo,  no me considero ni  escritor, así que por qué voy a andar criticando lo establecido, cómo  denunciar a Borges, Kafka y Dostoievski, Proust, Joyce,  Conrad, Musil, Sábato, es porque   en contraposición,  los títulos que  están en los estantes de mi librerías,  que son los libros de algunos de los autores que me interesan a mí:  Sloterdijk, Vattimo, Bauman, Habermas, Lipovetsky, Chomsky, Ziegler,  Covey, ,  Hawking y Michio Kaku, me he encontrado en el grupo de estos últimos autores y en asociados intelectuales  semejantes,  la refinación del gusto literario que me ha llevado a una  construcción de una  mejor experiencias en el saber.

Esta también el poder   que ‘mediatiza’ los productos que se venden, mucho del propagandismo de  esta clase de literatura está controlada por el poder, están influenciadas por el  poder de instituciones financieras, empresa y  magnates ultraricos algunos de ellos propietarios de estas  tienda, librerías y restaurantes, donde se venden libros,  son quienes invierten en  este márquetin  que abarrotan con obras de Coelho y autores símiles como Deepak Chopra, Dan Brown y etc…, que son libros solicitados con tremendas ventas, por su publicidad de vértigo,   libros en los que no hay ideas ni concepciones sobre el mundo, ni  introspecciones profundas sobre el ser humano, ni nos hacen plantear ideas o reflexiones.

Mientras tanto   los autores de lectura obligatoria para el saber quedan escasos en estas estanterías no tienen espacio, los poderes colocan sus libros que por lo general no son tan buenos, en la mejor visibilidad de la estantería, así muchos buenos libros no están en la escena del mundo literario, porque también mantener a las personas en la ignorancia, les interesa a los poderosos, es así como pueden lucrar con la ignorancia que también se vuelve un negocio

También hay que tener algo de cuidado con lo leído, es muy peligroso por ejemplo leer a Cioran o demás autores desprovisto de cierta moralidad, cuando estas falto de tener un criterio formado sobre lo que es y debe ser la vida

Se acepta leer con naturalidad cualquier libro por más mediocre que sea, porque la literatura es como la democracia que nadie la discute.  Sé que habrá personajes profundamente intelectuales que quizás piensen los contrarios a lo expuesto en este artículo, por mi planteamiento de tratar de evitar la literatura efímera, al menos a mí me parece un planteamiento interesante, pero que finalmente cada quien saque, como yo, sus propias conclusiones

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More