El poder de las multinacionales se amplía en la actividad mundial

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) informó ayer de que los flujos de inversión extranjera directa a nivel mundial aumentaron, por tercer año consecutivo, un 38% hasta alcanzar los 922.060 millones de euros (1.306 millardos de dólares), lo que pone de manifiesto, a juicio de esa organización internacional, «la solidez de la economía en muchas partes del mundo», ya que el crecimiento «se dio en los tres grupos de economías: los países desarrollados, los que están en vías de desarrollo y las economías en transición de Europa sudoriental y la Comunidad de Estados Independientes».

Las multinacionales de los países desarrollados movieron el 84% de las inversiones en el exterior en 2006. El informe reconoce el trato de favor que tienen esas empresas a nivel fiscal y en materia de inversión, aunque reconoce que «está surgiendo un rechazo, que está encabezado por Venezuela y Bolivia», precisa el informe.

Entre las razones del fuerte crecimiento de los flujos mundiales de inversión extranjera se encuentran, según ese organismo internacional, «los beneficios cada vez mayores de las empresas en todo el mundo y el consiguiente incremento del precio de las acciones, que elevó el valor de las fusiones y adquisiciones transfronterizas».

El secretario general de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi, asegura que en el primer semestre de este año ya se ha producido un incremento del 66% en las fusiones transfronterizas. La duda principal en estos momentos se encuentra en el efecto que tendrá la crisis financiera. Aunque desde ese organismo no se presta demasiada atención, sí se reconoce que puede producirse «un ligero parón inversor».

Según el informe, la actividad económica que generó la inversión extranjera y la propia actividad de las multinacionales en todo el mundo ascendió el año pasado a más de 8,4 billones de euros. Esa actividad económica la movieron 78.000 empresas transnacionales de todo el mundo que son propietarias de unas 780.000 filiales extranjeras.

Se calcula que, en 2006, las ventas de las grandes empresas supranacionales crecieron un 18%, el valor de su actividad se elevó en un 16% y las exportaciones de esas filiales aumentaron en un 12%.

Países desarrollados

Según detalla el organismo internacional, los flujos de entrada de la inversión extranjera directa en los países desarrollados aumentaron en un 45% hasta alcanzar 605.055 millones de euros (857.500 millones de dólares). La inversión en los países en desarrollo y las economías en transición alcanzaron sus niveles históricos más altos: 267.580 millones de euros (379.100 millones de dólares), lo que supuso un incremento del 21% respecto a la actividad económica de un año antes.

Estados Unidos recobró su posición como principal país receptor de inversión extranjera, seguido por Gran Bretaña, el Estado francés, el Estado belga y China, que frenó «un poco la acumulación de inversión externa durante el año pasado».

Un dato destacado en el informe muestra que en 2007 se produjeron 172 «megatransacciones», una actividad que no se conocía desde 2000. Según ese organismo de la ONU, esas operaciones empresariales están valoradas en más de 1.000 millones de euros, lo que representa ya dos terceras partes del valor total de las fusiones y adquisiciones transfronterizas.

Se prevé que en 2007 y en años siguientes se mantendrá la tendencia al alza de la inversión extranjera, «si bien a un ritmo algo más lento que en 2006». Esta previsión, según UNCTAD, está confirmada por el aumento de fusiones y adquisiciones transfronterizas mundiales, que ya suman 410.195 millones de euros en el primer semestre.

Fondos privados

Otra tendencia notable en la actividad mundial de fusiones y adquisiciones fue la creciente importancia de los fondos privados de inversión en acciones y otros fondos colectivos de inversión. En 2006, dichos fondos participaron en fusiones y adquisiciones transfronterizas por un valor de 158.000 millones de dólares, lo que representa un aumento del 18% respecto de 2005. «El deseo de obtener mayores beneficios y la gran liquidez existente en los mercados financieros mundiales contribuyeron a impulsar esas adquisiciones. Cada vez en mayor medida, las sociedades privadas de inversión en acciones están adquiriendo grandes sociedades admitidas a cotizar en bolsa, lo que difiere de su estrategia anterior de invertir en activos de gran rendimiento y alto riesgo o en empresas privadas», según explica el secretario general de ese organismo internacional.

Otro dato que incorpora el informe de 2007 es que «en contraste con el auge de las fusiones de los años noventa, esta vez las transacciones se financiaron principalmente con efectivo y deuda y no mediante un intercambio de acciones».

78.000

Según los datos que maneja el organismo dependiente de la ONU, existen 78.000 transnacionales en el mundo, que disponen de 780.000 filiales en el extranjero. Su poder es enorme, porque controlan el 84% de la inversión extranjera, que genera un actividad económica inmensa.

Controlan la producción de minerales, de gas y petróleo en casi todo el mundo

El informe oficial reconoce que las multinacionales controlan la producción de materias primas y de la energía que «son esenciales para el desarrollo de la actividad económica». En este sentido, la UNCTAD señala que «los elevados precios de los metales, del petróleo y del gas natural han llevado al aumento de las actividades de las empresas transnacionales en las industrias extractivas».

Además, expone que 15 de las 25 empresas productoras de minerales metálicos tienen su sede social en países desarrollados. Otras 8 eran de países en desarrollo y dos de la Federación de Rusia. «Las tres principales son BHP Billiton (Australia), Río Tinto (Gran Bretaña) y CVRD (Brasil). En esa lista figuran también tres compañías estatales : Codelco (Chile), Alrosa (Federación de Rusia) y KGHM Polska Miedz (Polonia). El trabajo muestra que tras la compra de la canadiense Inco por CVRD, se estimó que ésta era la empresa mayor en producción de mineral metálico. En el caso del petróleo y del gas, las compañías privadas continúan siendo las empresas más grandes desde el punto de vista de sus activos en el exterior.

Diez de esas empresas figuraban en la lista de las mayores transnacionales del mundo por sus activos en el exterior, aunque ya no son las mayores productoras de gas y petróleo. Según el informe, las principales son las estatales Saudi Aramco (Arabia Saudí), Gazprom (Federación de Rusia) y National Iranian Oil Company (República Islámica de Irán). En este caso, el secretario general de la organización internacional, Supachai Panitchpakdi, reconoce que «que la producción anual de Saudi Aramco fue más del doble en 2005 que la del mayor productor privado de petróleo y gas, Exxon Mobil (Estados Unidos). Sin embargo, las grandes productoras estatales no tienen propiedades en el extranjero, las compañías privadas sí. «El 70% de la producción de las tres principales compañías privadas productoras de petróleo se realizó en el extranjero», según se expone en el informe internacional . J. BASTERRA

46.221 millones de inversión vasca

Según los datos oficiales del Ministerio español de Industria, en los últimos quince años empresas vascas de Hego Euskal Herria han invertido en el exterior 46.221,80 millones de euros y, por el contrario, ha llegado al suelo vasco una inversión que no supera los 5.171,41 millones de euros.

Las empresas de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa desde 1993 hasta junio de este año 2007 prefirieron las inversiones en Europa, ya que acumulan el 56,7% del total, es decir en torno a los 26.200 millones de euros. En Latinoamérica invirtieron 11.602,92 millones en ese período de quince años y 851,26 millones se destinaron a los paraísos fiscales. Hacia Asia se han propiciado inversiones por valor de 610,48 millones.

Por el contrario, la mayor parte de las actuaciones empresariales del exterior Hacia Hego Euskal Herria han procedido de la UE de los Quince, con 4.241,15 millones, 417,44 millones llegaron de América del Norte y 49,11 millones entraron desde los paraísos fiscales. En conjunto, lo que se demuestra que la actividad vasca hacia el exterior es más intensa que las inversiones que llegan al suelo vasco, aunque el peso de las multinacionales en la actividad industrial es importante y supone también un claro chantaje para los trabajadores, como ocurre en Volkswagen, Michelin y Daimler.

Por otro lado, un informe de La Caixa destaca el papel de Irlanda en la atracción de inversión extranjera para destacar en el desarrollo económico, mientras que no ha ocurrido así en el Estado español, a pesar de que los salarios en Irlanda son mayores que en el Estado español. J. BASTERRA

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS