El PIB mundial y la miseria

Publicidad

&nbsp

Hambre y riqueza mundiales

La FAO, la organización mundial de la o­nU para la alimentación, ha declarado el 16 de noviembre pasado que no tiene ya posibilidades de atender la demanda de alimentos para los millones de personas que padecen hambre en el mundo y de forma muy grave en el continente africano. Están muriendo 17 mil niños diariamente y sin posibilidades de parar pronto este holocausto humano. Este drama, debe darnos las fuerzas para conmovernos más allá de nuestro propio drama personal de todos los días que, ante aquél, parece un juego de niños.

Lo que no dice la FAO en la declaración de su fracaso, es que el hambre mundial de miles de millones de personas en todos los continentes, se da en medio del progreso más portentoso de la riqueza mundial, que en los últimos 8 años, antes de la crisis financiera y económica que inició al mediar el 2008, tuvo un crecimiento sin precedentes como en ninguna otra década.

El indicador de la riqueza económica acumulada que es el PIB mundial, o Producto Interno Bruto, dio un salto enorme en la década del 2000, como nunca se había visto. Aquí aportamos un cuadro con datos tomados del Banco Mundial y de la OIT u Organización Internacional del Trabajo que hemos consultado en Internet, para que el lector tenga una idea del gran progreso hecho en la acumulación de riqueza económica, como para que la FAO y el mundo no estuviesen en estos problemones.

En el año 2000 el PIB mundial fue de 32 billones de dólares y en el de 2007 fue de 55 billones de dólares. O sea que la masa de riqueza mundial creció en más de dos terceras partes de lo que era. Y la OIT reportó que de un año a otro la población asalariada mundial, sólo creció de 1350 a 1500 millones de personas; creció sólo un poco más de la décima parte.

He aquí los indicadores que, en lo humano, se convierten en exceso de acumulación de riqueza económica del lado de los superpropietarios del capital y de miseria creciente en la población que les sirve. ¡Y que conste que no dudamos de la lucha a brazo partido de los propietarios contra la miseria y el hambre, pero… los números son los números y los reprueban hasta en sus aspiraciones más filantrópicas!

Con los datos del PIB mundial dados por el Banco Mundial para los años del 2000 y 2007 y con una plusvalía promedio de 3 billones de dólares para cada uno de los 8 años, tenemos una ecuación de la distribución del PIB (C o M, suma de valor del capital mercancías en la ecuación), que es igual a la cantidad de capital destinada a maquinaria, edificios y materias primas (c en la ecuación), más el capital salarios (v en la ecuación), más el capital plusvalía generado, que queda así, incluyendo su distribución porcentual y, a falta de cifras oficiales sobre salarios, asignamos 4 y 5 billones de capital salarios para el 2000 y 2007 respectivamente (que son más de dos salarios mínimos mexicanos) y dado el cálculo de la OIT que para el 2007 informó que la población asalariada mundial era de 1500 millones de personas:

(Billones de dólares)

Distribución de valor del capital Distribución Porcentual del capital

PIB =C=M= c + v + p % PIB =c&nbsp +&nbsp v&nbsp +&nbsp p

2000 32 = 25 + 4 + 3&nbsp 100 = 78 + 12 + 10

2007 55 = 47 + 5 + 3 100 = 85&nbsp +&nbsp 9 + &nbsp 6

En este cuadro se ve como el capital dedicado a máquinas, edificios y materias primas “c” crece desproporcionadamente casi al doble, comparado con el crecimiento del destinado a salarios “v”, que lo hace en un cuarto. Aquí hemos promediado la plusvalía, pero los mejores años para capitalizarla fueron los de 2005 2006 y 2007.

Y ni qué decir de la distribución porcentual del capital, los bienes de capital “c” crece en casi un 10%, en tanto que salarios“v” disminuye en un cuarto y hasta la plusvalía disminuye en dos quintos. Desde hace décadas se veía esta tendencia, pero en estos años se hizo más acusada, por tanto sus efectos sobre la población asalariada se han hecho más notables.

Hay que subrayar que la FAO es la organización de los gobiernos del mundo para atender a la planeación de las necesidades de la alimentación de la población mundial y que, obviamente, no desconoce las cifras del PIB mundial que aquí brindamos en números redondos. Y si, con todo y ello se declara en la impotencia para enfrentar el hambre mundial,… ¡entonces sí que la seguiremos teniendo buena y requetebuena! Algo debemos de hacer los más simples ciudadanos del mundo para buscar superar esta pesadilla mundial, pues para acabar de completar el tétrico cuadro, ya también la UNICEF declaró que hasta en EE.UU. hay 16 millones de infantes que padecen hambre y abandono.

Conclusión: deberemos derrumbar este mundo oficial que declara todos los días que vamos por buen camino, cuando en verdad nuestro entorno muestra que es el peor camino y hasta lo reportan los mismísimos indicadores oficiales de la riqueza y la miseria.

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More