El personal de extinción de un incendio en Burgos recibió dos bocadillos para trabajar 18 horas seguidas

Publicidad

El sindicato CGT denuncia el «escaso avituallamiento» del personal de extinción de incendios que durante la noche del domingo al lunes luchó contra el fuego declarado en Castañares (Burgos), que según la televisión local sigue activo pero controlado durante la mañana del lunes. Los trabajadores recibieron, en principio, un bocadillo de 12 centímetros de longitud y agua. Ante las protestas, se les facilitó unas horas después otro bocadillo similar y dos piezas de fruta. La organización critica la actuación «tan rácana y roñosa» de la Junta de Castilla y León y el delegado sindical Miguel Álvarez asegura que la consejería de Medio Ambiente les trata «como escoria».

Sobre las 15 horas de este domingo se declaró el incendio en una empresa del municipio. Dadas las condiciones climatológicas «extremas», como explica CGT, el fuego se empezó a propagar con gran velocidad, poniendo en peligro varias urbanizaciones. El personal de extinción estuvo trabajando, argumenta Álvarez, desde las cinco de la tarde como mínimo hasta las 11 de la mañana del lunes. «Subiendo y bajando montes, cargando con maquinaria pesada… Y no te creas que hacer guardia de noche es quedarte en el coche. Es andar por el monte controlando que no se produzca ningún rebrote», incide el delegado sindical. «Es un esfuerzo físico y mental importante yse juegan la vida«, añade.

Según el sindicato, es la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León la que se encarga de coordinar la extinción de incendios en la región, a través de trabajadores públicos contratados por el organismo y a través de brigadas privadas contratadas a tal efecto. Todos reciben el mismo avituallamiento. «La actuación de ayer fue simplemente vergonzosa y dice muy poco de la empatía que tiene esta administración con sus empleados públicos», critica CGT en un comunicado. Álvarez señala que la cantidad de comida que reciben estos trabajadores es habitualmente igual de escasa.

El sindicato se queja de que, según el movimiento Viernes Negro de Burgos, la Junta se gastó 20 millones de euros en la utilización de coches oficiales y en el pago de dietas para que, entre otros usos, los representantes acudieran a las distintas fiestas patronales de las localidades de la comunidad. Para eso «sí tiene fondos públicos», denuncian.

Agencias/Prensa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More