El papel de la conciencia en la crisis mundial


Si trasladamos estas conclusiones al terreno social presente, y partimos de la base de que nuestros pensamientos y emociones son energías (y ninguna energía se pierde) lo que nos sucede proporciona muchas pistas para saber lo que nos pasa y cómo podríamos evitarlo con ayuda de la conciencia como generadora de energía.

En cuanto nos detenemos a mirar en nuestro interior, descubrimos que la mayoría de nosotros vivimos en una especie de penumbra emocional, un estado de indefinición mezcla de diversas sensaciones que forman como una nebulosa compleja que define nuestro carácter, y en la que de vez en cuandose producen explosiones debido a detonantes situados en el exterior, en el mundo que nos rodea. Estas explosiones, cualquiera que sea su signo -positivo o negativo- son posibles porque poseemos en nuestranebulosa interior la “pólvora” adecuada, de lo contrario no podrían tener lugar, por muchos detonadores ambientales que existieran.

La crisis económica, como las sentimentales,es una de esas explosiones que fácilmente alcanzan de lleno nuestra existencia toda.Entonces nos hacemos todo tipo de preguntas porque queremos comprender, queremos defendernos de lo negativo que se vuelca sobre nosotros, y sobre todo queremos saber el modo de escapar de todo esto.

En el mundo físico, cualquier fenómeno es posible sólo en el caso de que exista una energía que lo provoque. Igual que sucede en el terreno emocional. Cabría preguntarse ante la crisis mundial que nos afecta cual es la “pólvora” que la ha hecho posible. Sabemos de los ríos y cascadas de tinta que se vienen derramando sobre este tema, pero si queremos profundizar en él, nos encontramos con la nebulosa del principio. Metamos dentro la cabeza y veamos qué contiene y si tenemos algo igual o parecido. Entonces no solo tendremos una visión del por qué, sino del para qué y de la solución, si es que la tiene. Por tanto este es un ejercicio de comprensión tanto como desinceridad consigo mismo.

Deseo contarles la siguiente anécdota: cada jueves, un grupo de personas de variada edad y nacionalidad, pero sin trabajo y con aspecto de necesitarlo en extremo, montan una especie de mercadillo donde venden las cosas más inverosímiles. El top manta a su lado parece una diversión de ricos snobs. Y cada jueves se repite la misma escena: llegan varios policíasy sin consideración algunadesbaratanel mercadillo de estos pobres, los dispersan con malas maneras y requisan todo cuanto se disponían a vender. Y allí montan guardia hasta que aparece un camión donde todo eso que podía darles algunos recursos para comer en ese día es cargado, y presumiblemente arrojado en algún vertedero…Hasta el jueves siguiente. Entonces se repite la escena. He observado que algunas veces no acude la policía. Pienso la grandeterminación que produce el hambre, siempre superior a la que viene de los reglamentos policiales.

Viendo hoy esta escena, no podía dejar de preguntarme cómo era posible cerrar las puertas siempre a los mismos, mientras recordaba haber escuchado ayer que los robos de comida habían aumentado un40 por ciento en España. Sinduda algo esencial está fallando. Si queremos llamarle injusticia social, no nos equivocaremos, pero su gravedad nos obliga a mirar con más aumentos, porque a la vez que sucede el desalojo de los pobres por la policía no existe ninguna otra policía capaz de detectar dónde se encuentran todos y cada uno de los ladrones ricos (pues son muchos más que mister chivo expiatorio Madoff,)que utilizaron el juego sucio de las finanzas mundiales para hacerse con el suficiente montante como para poner patas arriba la economía global.

Nohay suficientes recursos en los bancos, nos dicen, debido a este atraco planetario. Entonces nosanuncian planes de rescate mundial para los usureros. O sea: usted y yo tenemos que sacarlos del apuro con nuestro dinero para poder ir enseguida a pedirles prestado algo de lo que les dimos entre todos teniendo que pagarles ahora los intereses que les parezca. Esto no es ya que sea injusto, absurdo y desproporcionado: es que roza el esperpento y la crueldad más surrealista que se pueda concebir…Y con el apoyo de nuestros gobiernos

¿Quién nos rescata a nosotros de todos ellos?

¿Quién tiene la llave de las cuentas opacas todas, la que abre los paraísos fiscales todos?

¿Dónde están las inspecciones para saber quiénes han invertido, a nombre de quien y dónde?

Todas estas preguntas deberían responderla los gobiernos, si es que pueden, pero los pueblos no les van a exigir que lo hagan. Los pueblos han sido domesticados hasta un punto peligroso, hasta el punto de no preguntaral administrador, aun viendo que este le deja sin comida en su plato y encima le exige que rescate a quien se la quitó.

¿Qué hay tras todo esto, tras esta nebulosa? Miedo, pasividad, exceso de confianza, credulidad, ignorancia, inseguridad, desorganización social del colectivo de los ciudadanos, desamparo institucional, desde luego. Pero existe algo más: lo que hace posible esto, la pólvora que ha producido la explosión.

Como se ha dicho, los fenómenos sociales no son una excepción a los físicos, y al igual quea través de la energía solar puede manifestarse la vida, cuando toda una sociedad mundial entra en semejante estado crítico, ¿qué energías se mueven en su interior para haber dado lugar a este microclima catastrófico? Sin duda que esta pregunta es esencial para acercarnos al último por qué de este timo mundial.

Si las energías que se movieron en este juego sucio hubiesen sido positivas, tales como impulsos cooperativos para el bien general, deseos de hacer a otros el mismo bien que nos deseamos a nosotros,¿habríamos llegado a la situación que tenemos? Sería impensable. Pero esa sería la solución a escala universal si cada uno se la aplicara a sí mismo. Este sería el proceso positivo, la buena energía para el rescate personal y social.

Ahora observemos el proceso negativo: unos bancos mienten a otros sobre la garantía de las hipotecas en base a la queunos prestan dinero aotros, ycuando descubren esto se pierden la confianza y dejan de prestarse entre si. A la vez se producen agujeros negros de dimensionesaún desconocidas que desatan todas esas restricciones de préstamos a industrias, todo ese cortejo de despidos,EREs y todo este malestar social que no se sabe solucionar o no se quiere hacerlo por una vía legítima, que sería rescatar por los gobiernosel dinero robado y restaurar su propia credibilidad en entredicho .Sin embargo los gobiernos no cesan de darles de nuestro dinero sin garantía alguna de ser utilizado para el bien común en lugar de usarlo paratapar sus agujeros.

Este negro nubarrón tiene, pues, una gran carga deenergía negativa formada de mentiras, disimulos, trampas, zancadillas, hipocresía, avaricia, envidia, egoísmo, deseos de lo ajeno, falta de respeto y más aún de amor al otro, insensibilidad social, desprecio al más desfavorecido, desfachatez, competencia salvaje y otras cosas por el estilo.

En definitiva podemos concluir que el origen de esta explosión social de crisis, la energía que la movió, es de una negatividad sin precedentes usada a escala mundial y no por casualidad por fuerzas oscuras Esta es la clase de energía que mueve este mundo y lo lleva al desastre.

¿Es también la nuestra? Porque si lo es, no tenemos por qué quejarnos, ano ser que seamos uno de los provocadores. En este caso, ya nos llegará el turno, porque la ley de causa y efecto no hay nadie quela burle. A la justicia, muchos. Lo estamos viendo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS