El otro 11 de septiembre

El pasado 11 de septiembre, como cada año se recordó el golpe de estado de Pinochet y la muerte de Salvador Allende; el atentado de las torres gemelas; se celebró una Diada multitudinaria en Cataluya recordando al Gobierno español que las gentes de Catalunya desean ser dueñas de su futuro. Pero este 11 de septiembre ocurrió algo más, algo que ocurre cada año desde la Edad Media: la celebración del Torneo del Toro de la Vega en Tordesillas (Valladolid).

Este torneo es un evento taurino con siglos de antigüedad que consiste en una lucha entre el toro y cientos de personas a caballo armadas con lanzas. Esta batalla desigual acaba con la muerte del toro, alanceado salvajemente.

Este 11 de septiembre murió el toro Volante en Tordesillas, pero cada año muere un toro en este Torneo. No solo eso, sino que cada año mueren más de 10.000 toros en eventos taurinos en el Estado español. Y esto sin señalar los que son maltratados y torturados para el disfrute de la gente, alrededor de 60.000 según la Asociacion Nacional para la Proteccion y el Bienestar de los Animales (ANPBA).

Todas estas muertes se realizan en nombre de las tradiciones y de la cultura, muertes que son subvencionadas con dinero público, en nombre de todas y todos.

Los aficionados a las corridas de toros cada vez son menos, con lo cual la mayoría de plazas son deficitarias y se nos impone a toda la población la obligación fiscal de contribuir a cubrir este déficit. La mayoría de plazas son propiedad de instituciones públicas, tales como ayuntamientos o gobiernos autonómicos. Por ello la organización de encierros y corridas de toros sólo es posible gracias a los 564 millones de euros que reciben en forma de subvenciones cada año.

Con todo este dinero se financian escuelas taurinas, compra de los animales, sueldo de los toreros, publicidad de corridas, etc., pero no incluye las subvenciones que reciben los ganaderos que crían toro de lidia, lo cual significa que, en realidad, el mundo taurino todavía se lleva más dinero público. No hay que olvidar tampoco que el PP ha catalogado la tauromaquia como “Hecho cultural” y su IVA se ha quedado en el 10%, contrastando con el 21% del resto del mundo de la cultura, además que se gasta dinero en fomentar la tauromaquia en los colegios de Madrid y Valladolid, entre otros lugares, para que la juventud se anime a ver estos espectáculos en vez de “perder” el tiempo viendo teatro u otros eventos culturales.

Por otro lado, la contestación popular en contra de este torneo y de todos aquellos en los que se tortura y asesinan animales cada vez es mayor. Las corridas de toros son un resquicio brutal de barbarie en nuestra sociedad. Este espectáculo, absolutamente anacrónico, todavía es una lacra de la sociedad española por culpa de los intereses económicos de unos pocos, sin olvidar el beneplácito de iglesia católica hacia este tipo de actos.

Organizaciones como Partido Animalista, Pacma, CAS International, Humane Society International, entre otras muchas, luchan para terminar con esta matanza, no solo en el Estado español, sino en todo el mundo. Sin olvidar a los cientos de activistas que se desplazan a este tipo de actos, como los que fueron el pasado 11 de septiembre a Tordesillas a boicotear el torneo y fueron expulsados de allí por la Guardia Civil de muy malas maneras.

Gandhi recordaba en una frase que “la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en que se trata a sus animales”. Y verdaderamente un buen revolucionario no será tal si no trata a los animales como seres vivos y no como esclavos.

Sergio Loris(@slb80z) es militante de En lluita / En lucha

Artículo publicado en el Periódico En lucha Diari En lluita

http://enlucha.org/site/?q=node/17722

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS