Publicado en: 15 marzo, 2019

El objetivo de la izquierda no debería ser blanquear al PSOE

Por Insurgente

El ciclo agotado de los socialdemócratas es, en términos histórico-estratégicos, una oportunidad para la izquierda, para dejar claro que esa ideología ha transitado por el siglo XX, y los años que llevamos del XXI, como sostén necesario del capitalismo. Su apoyo irrestricto a la economía de mercado, a la OTAN, a las monarquías, a los grandes lobbys, la ha colocado en la misma trinchera que a las fuerzas reaccionarias.

A la espera de lo que suceda en Grecia con Syriza (las encuestas dan un fuerte descenso de los de Tsipras) y en Portugal con el PS en el gobierno, el descenso de la socialdemocracia es una constante en toda Europa. En algunos lugares como Alemania se agarran a las poltronas aunque tengan que co-gobernar con la otra derecha, la de Merkel. Hay que salvar a la tropa como sea, y este batacazo parece haber llegado para quedarse.

El ciclo agotado de los socialdemócratas es, en términos histórico-estratégicos, una oportunidad para la izquierda, para dejar claro que esa ideología ha transitado por el siglo XX, y los años que llevamos del XXI, como sostén necesario del capitalismo. Su apoyo irrestricto a la economía de mercado, a la OTAN, a las monarquías, a los grandes lobbys, la ha colocado en la misma trinchera que a las fuerzas reaccionarias.

Algo que también parece estar ocurriendo en este país, donde desde el PCE, a IU, pasando por Podemos, han interpretado que sin el PSOE no se puede tocar poder. Se negocia con ellos en el Congreso, en las diputaciones, en el Parlamento regional y en el Ayuntamiento, porque sino no hay dinero para gestionar (y sobrevivir). El cortoplacismo no deja ver siquiera la Historia, que enseña que siempre que la izquierda apoyó al PSOE luego fue fagocitada. Y lo peor, que en su peor momento, se sale a su rescate para blanquearlos, para que sigan ahí. Los viejos del lugar saben que de aquellas palmaditas en la espalda de Carrillo y Felipe González y viceversa, vienen estos lodos de hacer amistad con el que debería ser el enemigo (de clase).

Unidos Podemos festejó como propia la llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez, sus señorías gritaban “Sí se puede” puño en alto en el hemiciclo, ante el estupor de la gente de izquierdas que veía (y ve) en el tal Sánchez una continuación de González y Zapatero, es decir, muy lejos de la izquierda. Luego vino aprobar los presupuestos y algunas medidas sociales para llenar el ojo y blanquear al partido de los GAL pero, sobre todo, para avisar que en las próximas elecciones lo importante es que la suma de PSOE y Unidas Podemos se acerquen a los ansiados 176 escaños que permitan gobernar. Esa es la opción progre-pragmática, porque la otra es la suma de PP, C´s y Vox, y el menosmalismo también es una ideología que llegó (como la fiebre electoralera) para quedarse.

Mientras, los que ubiquen al PSOE en particular y a la socialdemocracia en general, como parte del problema y no de la solución, no tienen cabida en el juego electoral. Observen con atención lo que dicen (y lo que no) las distintas marcas de izquierda que concurren a las elecciones sobre apoyar al PSOE tras ver los resultados. A ninguna le hace ascos. Sin ti no soy nada, dice la canción.

El objetivo de la izquierda no debería ser blanquear al PSOE

COLABORA CON KAOS