El nuncio del Papa se destapa: «detrás de la exhumación de Franco hay una ideología que quiere de nuevo dividir a España»

Ha dicho el ex nuncio del Papa Francisco en España, que en el proyecto de exhumación de los restos del dictador Francisco Franco «hay detrás una ideología con la que algunos que quieren de nuevo dividir a España». La verdad es que no me entero.¿A qué ideología se referirá este príncipe de la Iglesia? ¿Al antifascismo que lo quiere sacar de allí? ¿O al fascismo que con las bendiciones de la Iglesia lo enterró en ese arquitectónicamente horrible mausoleo?, se pregunta el autor de este artículo, nuestro colaborador Aday Quesada.

El representante del Papa Francisco en España, el italiano Renzo Fratini, que acaba de cumplir 75 años, dice estar muy  descontento con la exhumación de los restos del «Caudillo».

    «Sinceramente, – declaró a  Europa Press–  hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil».

Según él, personalmente ha «intentado mediar» en el asunto de la exhumación de Franco desde  el momento en el que Pedro Sánchez dio a conocer el proyecto de traslado, «ya que la tumba de Franco se encuentra en la Abadía del Valle de los Caídos, donde viven los monjes benedictinos».

El alto dignatario de la Iglesia agregó que la Santa Sede «ha tenido una posición neutral», pues  se trata de  «un problema más de la familia Franco y del Gobierno».

Resulta curioso que su eminencia  afirme a estas alturas  que detrás del proyecto de sacar los restos del dictador del llamado Valle de los Caídos hay «motivos, sobre todo políticos e ideológicos…»

Por si le resultara poca la osadía, Frattini se atrevió a afirmar que detrás de todo este follón de la exhumación del «caudillo», 

«hay detrás una ideología con la que algunos que quieren de nuevo dividir a España«.

La verdad es que las afirmaciones del que hasta ahora fuera  representante del Papa en España, son para  agarrarse un soberano cabreo.  A estas alturas afirmar que detrás de la  desastrosa y pusilánime operación de la exhumación de los restos del dictador existen motivos ideológicos es una perogrullada. Es innegable que  detrás de la voluntad  de aquellos que no desean que el mausoleo de Francisco Franco no continúe siendo un homenaje permanente a su dictadura, hay fundados motivos ideológicos: el antifascismo.

Como, igualmente, los hubo también en aquellos que se mostraron muy complacidos en su día para que el dictador  fuera enterrado  en ese lugar. Entre ellos, por cierto, se encontraba gozoso todo el cuadro jerárquico de la Iglesia Católica, guiados por otra ideología: el fascismo. Una ideología que personajes del rango del mentado Fratinicontribuyeron con sangre y fuego a imponer en España durante la friolera de cuatro décadas. Y de la que – hay que recordarlo- no dejaron de obtener unos suculentos réditos, tanto idelógicos como económicos

No obstante, este distinguido príncipe de la Iglesia no se conformó con formular las declaraciones citadas. Fue mas allá. Con el cinismo que suele caracterizar a algunos purpurados de la Santa Madre, aseguró que la figura de Franco

    «se ha enaltecido mucho más después de que se anunciara esto, porque las visitas han aumentado, el problema ha regresado, mucha gente no sabía que Franco estaba en elValle de los Caídos.

Y para rematar, este fascista añorante y emboscado, añadió que

«las personas son facciosas e intentan juzgar los eventos según su ideología actual… Es peligroso juzgar la historia con nuestra mentalidad de hoy, porque podemos condenar a los inocentes o podemos exaltar a los culpables».

El nuncio papal, – que  preciso es recordarlo fue discípulo obediente del cardenal Ángelo Sodano, íntimo amigo del general Pinochet–   dejó caer en su arenga una frase que necesariamente hay que interpretar, – teniendo en cuenta las declaraciones anteriores- , como una velada amenaza:

   «hay que olvidar el mal  porque si no, regresa la pelea, laGuerra Civil..

Y  ubicándose en una supuesta posición de supuesta «neutralidad«, que Iglesia que él ha  representado jamás tuvo durante los 40 años que duró la  dictadura,  concluyó diciendo:

    » A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una Guerra Civil, que ha solucionado un problema. No continuemos peleándonos sobre si tenía razón o culpa» .     A estas alturas, uno, que ha leído un poco sobre la historia de laIglesia, no tiene más remedio que preguntarse si este tipo espontaneas  manifestaciones de «sinceridad» y de diáfana «franqueza» por parte de  altos dignatarios eclesiásticos, no tendrá mucho que ver con el giro copernicano hacia la derecha que se viene observando internacionalmente  en el curso de los últimos años.

Y es que la Iglesia, maestra milenaria en el arte lampedusiano de adaptarse oportunamente a los vientos de la historia  , -cualesquieran que estos sean-,  está tratando ahora de evitar que los remolinos la puedan  pueden sorprender  con el paso cambiado.

http://canarias-semanal.org/art/25541/el-nuncio-del-papa-se-destapa-detras-de-la-exhumacion-de-franco-hay-una-ideologia-que-quiere-de-nuevo-dividir-a-espana

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS