Publicado en: 27 enero, 2019

El núcleo de hipermagnates de Occidente a la reconquista de Venezuela

Por Rómulo Pardo Silva

Los empresarios transnacionales no tienen ideales. Quieren ganancias.

www.malpublicados.blogspot.com

Ilhan Omar congresista de Minnesota al denunciar el reconocimiento de Washington a Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela señaló: “No podemos elegir líderes para otros países en nombre de intereses de empresas multinacionales”. Hispantv

Su instrumento es el aparato político estatal de Estados Unidos y la red occidental de medios de comerciantes.

El objetivo del día es la rica naturaleza venezolana. Petróleo, oro, diamantes, coltan, hierro…

Especialistas construyen las explicaciones de política, derechos humanos, democracia, legalidad. Se les paga. Periodistas difunden con pasión de idealista lo ordenado y reciben ingresos.

Detrás de Venezuela están la selva amazónica, las minas de cobre de Chile y Perú, los campos de cereales argentinos…, recursos occidentales a través de compañías propias o de compras. Que siempre deben reasegurarse con advertencias.

La lista de recursos naturales en agotamiento a controlar sigue en Nicaragua, Cuba, Bolivia, Siria, Corea del Norte, Irán, China, Rusia… El planeta.

26 sujetos tienen la cantidad de los bienes sumados de 3.500 millones de personas. El discurso no importa.

Esos negociantes saben que la crisis del sistema es inevitable, tienen expertos que se lo dicen. Se preparan para ese momento como siempre contra los otros. Ganan tiempo de privilegio para ordenar después a su conveniencia el decrecimiento. No pueden cambiar que la Tierra es finita.

El acoso a gobiernos soberanos va a continuar mientras los países en desarrollo tengan minimagnates orgullosamente subalternos.

La tarea de la propaganda es mostrar un conflicto interno que justifica la acción extranjera. La lucha de ideas solidarias es explicar la raíz de esa geopolítica.

Una izquierda del sistema es conservadurismo

Contacto romulo.pardo@gmail.com

COLABORA CON KAOS