El negocio de la sanidad privada frente a la crisis del coronavirus

Publicidad

El sector de la sanidad privada movía, en 2016, 28.858 millones de euros frente a los 71.477 millones de la pública en el mismo año. Un 2,6% frente a un 6,4% del Producto Interior Bruto (PIB), según señala el informe de la Fundación IDIS de 2019. La diferencia: la sanidad privada tiene como objetivo el reparto de beneficios.

Solo en 2018, el Grupo Quirón —propiedad desde el pasado año del gigante alemán Fresenius—, el que más camas acumula en España del sector privado, obtuvo 413 millones de euros en beneficios. Ahora, en plena crisis sanitaria provocada por el coronavirus, las empresa sanitarias solicitan al Gobierno, a través de la Alianza para la Sanidad Privada Española (ASPE), medidas de apoyo para su viabilidad económica, las cuales van desde el no pago de tributos a líneas de financiación y subvenciones. Mientras, en algunos de los centros han propuesto expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) e incluso han presionado a sus trabajadores para que tomen vacaciones durante la crisis sanitaria.

“El problema de la sanidad privada es que las plantillas están recortadísimas, un trabajador de la privada equivale a tres o cuatro en la pública”, explica Samuel Mosquera, portavoz de CCOO Sanidad Privada en Madrid y trabajador en uno de los centros sanitarios privados madrileños. “En una epidemia en la que faltan tantas manos, ¿cómo es posible que se prescinda de trabajadores sanitarios?”, continúa. Y es que varios de estos grandes grupos están despidiendo, acogiéndose a ERTE —sobre todo en el caso de las clínicas dentales— o presionando a sus trabajadores a tomar vacaciones. Uno de ellos es HM Hospitales, el peor en cuanto a actuación ante la crisis, según Mosquera, quien señala que, por el otro lado, Quirón “lo está haciendo más o menos bien” ya que no ha mandado a nadie a casa.

El principal peligro que soportan los trabajadores de la sanidad privada es, sin embargo, y al igual que los de la pública, la falta de material de seguridad. “No te puedes ni imaginar cómo estamos trabajando por la falta de EPI, los profesionales nos estamos arriesgando día a día para atender a los pacientes”, lamenta. “La Comunidad de Madrid tiene que brindar soluciones, si no ¿cómo prohíbe iniciativas? En muchos hospitales se trabaja con bolsas de basura atadas al cuello”, señala en referencia a la anulación de la validación por parte de la Consejería de la Comunidad de Madrid del material para proteger a los sanitarios fabricado por organizaciones civiles y particulares.

Hacemos un repaso de cuáles son las principales empresas el sector, cómo funcionan y cómo se trabaja en ellas en tiempos de coronavirus.

GRUPO QUIRÓN
Presidente: Víctor Madera.
Matriz: Fresenius (alemana)-Helios. Hasta septiembre de 2019 su accionista mayoritario era CVC Capital Partners.
Centros: 50 hospitales en toda España, 11 de ellos en Madrid, entre los que se incluye la gestión de la Fundación Jiménez Díaz, el Hospital General de Villalba, el Universitario Infanta Elena y el Rey Juan Carlos, todos ellos de propiedad de la Comunidad de Madrid. También cuenta con otros 90 centros y más de 500 unidades de cuidados intensivos.
Camas: 7.126 en todo el Estado.
Beneficios en 2019 de Helios España: 413 millones de euros en beneficios.
Facturación en 2019 de Helios España: 3.000 millones de euros.

Es el grupo de sanidad privada con más presencia y facturación en España,según la Fundación IDIS, y tiene un suspenso en transparencia al no publicar buena parte de su información económica. Pero su matriz, la alemana Fresenius, que se hizo con Quirón en septiembre de 2019, sí la tiene. Ya entonces, cuando pasó al grupo alemán —poco antes de que comenzara la crisis del coronavirus—, los trabajadores del Grupo Quirón denunciaban las malas condiciones laborales que sufrían, tal y como publicaba El País.

El 13 de marzo, mismo día en que comenzó el estado de alarma, su centro privado de Pozuelo recibió a los primeros 18 enfermos de coronavirus derivados de la sanidad pública. El viernes 20, la matriz alemana comunicó que ponía a disposición de Sanidad 400 camas de UCI repartidas entre sus 50 centros, según recogió PlantaDoce. Sin embargo, por política de comunicación adoptada por la empresa, el grupo rechaza dar datos sobre los casos de coronavirus que se están tratando actualmente en sus centros, cuántos de estos son derivados de la sanidad pública y cuántos están en unidades de cuidados intensivos. “Con la crisis sanitaria remitimos a la información oficial”, afirman desde su departamento de comunicación a El Salto.

Desde Quirón destacan que no se han acogido a ERTE ni se están haciendo despidos. “Al revés, estamos reforzando plantilla”, afirman, aunque tampoco han dado informaciones más concretas sobre nuevas incorporaciones. Mosquera, trabajador en uno de los centros de Quirón, lo confirma: “Han redistribuido el personal, disminuyendo las urgencias convencionales y aumentando las relacionadas con el covid19. Lo han hecho bastante bien”. Sin embargo, las denuncias de los trabajadores por falta de plantilla vienen de antes. Hace poco menos de un año, trabajadoras del Hospital de Quirón en Albacete se quejaban de la sobrecarga laboral que sufrían al no cubrirse las bajas laborales y excedencias. Hace tan solo cuatro meses eran los trabajadores de Quirón en Villalba (Madrid) los que denunciaban su situación en una movilización que acabó con el despido trabajadores por su actividad sindical.

VITHAS SANIDAD
Presidente: José Gallardo Piqué.
Matriz: Vithas Sanidad SL.
Centros: 19 hospitales en toda España y 28 centros médicos.
Facturación en 2018: 538 millones de euros.

El segundo grupo de sanidad privada más grande del Estado, por detrás de Quirón, es de la familia Gallardo, también propietaria de la farmacéutica Almirall. Tiene tres hospitales en Madrid que, afirman desde la empresa, están al 110% de capacidad. También dicen estar buscando personal sanitario “con urgencia” para contratar, según aseguraron a El País.

A fecha 23 de marzo, su director cifraba en 500 los pacientes de coronavirus atendidos por el grupo, 60 de ellos en UCI —sin especificar si eran propios o derivados por la sanidad pública—, según informaron en una entrevista para La Voz de Galicia en la que señalaba la infrautilización de este tipo de centros sanitarios. En Islas Canarias, la Consejería de Sanidad ha intervenido una de las clínicas de Vithas en Santa Cruz de Tenerife para atender a casos que no sean de coronavirus y aliviar así la ocupación en el Hospital Universitario de Canarias, según publica Mirame TV.

“Vithas tiene una plantilla bastante limitada y, salvo excepciones, ha mantenido a sus trabajadores”, afirma Mosquera, quien señala que sí tiene noticias de que a algunos trabajadores de este grupo se les ha presionado para que se cogieran días de vacaciones, sobre todo, auxiliares administrativos y técnicos de radiología ya que las pruebas de diagnóstico de este tipo han disminuido. “Son pocos pero, aún así, insisto en que nunca se debe mandar a casa al personal, deben reforzar el resto de unidades”, subraya.

RIBERA SALUD
Presidente: Ramón Mas Sumalla.
Consejero delegado: Alberto de Rosa.
Matriz: Ribera Salud SA.
Centros: Seis hospitales en España en concierto o bajo gestión con las administraciones públicas, de los cuales tres están en Alicante (Torrevieja, Elche y Dènia), uno bajo gestión en Madrid (Hospital Universitario de Torrejón), uno en Vigo y otro en Badajoz, a los que se suma otro en Perú. También es parte de BR salud, gestora del Laboratorio Clínico Central del Hospital de San Sebastián de los Reyes que da cobertura a seis hospitales públicos madrileños, por mandato de Esperanza Aguirre.
Camas: 772 entre los hospitales de Alzira (cuya gestión perdió), Torrevieja y Elche. 58 de ellas de cuidados intensivos.
Facturación en 2018: 342 millones de euros.
Beneficios en 2018: 31,1 millones de euros.

La empresa encargada de la gestión del hospital de Alzira, que sirvió como modelo de la privatización sanitaria, es una de las cuatro empresas —junto a Asisa, Unilabs y Capio— que resultó adjudicataria en el primer proceso de intento de privatización sanitaria que impulsó Esperanza Aguirre en 2003 y también la que gestiona el hospital Povisa, al que toca acudir a la mitad de la población de Vigo y cuya concesión fue salpicado de múltiples irregularidades. Es en un 90% propiedad del grupo estadounidense Centene y en un 10% de Banco Sabadell. Según afirma Samuel Mosquera, de CC OO Sanidad, también ha reclutado a todas sus fuerzas”.

Desde el grupo empresarial afirman a El Salto que han contratado a 448 profesionales, 150 de ellos en el Hospital de Torrejón, en Madrid

HLA HOSPITALES
Presidente: Francisco Ivorra Miralles.
Matriz: ASISA.
Centros: 15 hospitales (seis en Andalucía) y 36 centros médicos.
Camas: 1.600 en 2016.
Facturación en 2018: 307,9 millones de euros.

HLA es la línea hospitalaria de Asisa, la mayor aseguradora sanitaria de España, con hasta 15 hospitales de los que uno de ellos, el Hospital Universitario de Moncloa, en Madrid, está al límite de su capacidad, según señalan a El Salto desde la empresa. Afirman que han tratado a pacientes desde el principio de la crisis, en todos sus centros, tanto en planta como en UCI, que en su centro de Madrid está siendo utilizada al completo, pero no han recibido hasta ahora derivaciones de la sanidad pública aunque señalan estar a la espera de que se lo soliciten. Tampoco dan cifras concretas, indicando que estas están centralizadas por el Ministerio de Sanidad, pero en el Hospital de Moncloa disponen de 234 habitaciones y 13 boxes de UCI.

HM HOSPITALES
Presidente: Juan Abarca Cidón.
Matriz: Profesionales de la Medicina y de la Empresa, S.A.
Centros: 16 hospitales en toda España, siete de ellos en Madrid. También cuenta con cuatro centros integrales y 21 policlínicos en propiedad o en gestión.
Camas: 1.468 en todo el Estado.
Beneficios brutos en 2018: 61 millones de euros.
Facturación en 2018: 415 millones de euros.

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, HM Hospitales ha cerrado nueve de sus centros policlínicos en la Comunidad de Madrid “por tiempo indefinido”. Según publica El País, para ahorrar gastos. También ha presionado a los trabajadores para que se tomen vacaciones rotativas mientras dure la crisis sanitaria. “En fisioterapia, en radiodiagnóstico, en atención al paciente, están presionando para que cojan vacaciones rotativas de una semana. Esas personas podrían ser necesarias para otras cosas ya que el hospital lo tenemos hasta arriba”, explica uno de los miembros de la sección sindical de CNT, que trabaja en el Hospital Universitario ubicado en Conde de Suchil.

La sección sindical de CNT en HM Hospitales ha denunciado ante Inspección de Trabajo que la empresa no está facilitando medidas de protección suficientes a los trabajadores sanitarios. También aseguran que la empresa está considerando las bajas que han ocasionado esta falta de medidas de protección como enfermedades comunes en vez de como accidente laboral —en contra de lo dictado en el Real decreto 7/2020— y que, para hacerse las pruebas del coronavirus, tienen que trasladarse a otros centros, aumentando las posibilidades de contagio. “Tenemos muy pocas medidas de protección y cada vez son menos. Denunciamos eso y que la gente atendida aquí tiene derecho a tener un acompañante y eso puede ser un gran foco de infección”, señalan desde la sección sindical de CNT en HM Hospitales.

El 16 de marzo, los centros de este grupo empresarial recibieron los primeros pacientes de coronavirus derivados de la sanidad pública. Una semana después la empresa contaba 37 enfermos de coronavirus en UCI, según publicaba entonces PlantaDoce.

“Estamos a plena capacidad, pero que vengan de la sanidad pública hay muy poquitos pacientes”, afirman desde CNT. Desde HM afirman que en sus centros en Madrid han contratado a 20 médicos, 85 enfermeras y 60 auxiliares de enfermería, números que dicen esperar aumentar según lleguen más candidatos. Sin embargo, desde CNT detallan que en el Hospital Universitario de HM los nuevos médicos contratados son cuatro, y 12 la suma de nuevos auxiliares y enfermeros. Paralelamente “han ido echando, por ejemplo a un compañero que estaba con contrato de obra y servicio como celador”. También denuncian que enfermería y auxiliares de enfermería no están cobrando los pluses de peligrosidad.

 

El Salto

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More